Economía naranja rural y agrotecnología (II)

1 de agosto del 2019

Opinión de Enrique Herrera

Economía naranja rural y agrotecnología (II)

En la anterior columna partí de la siguiente afirmación: Es claro qué, en los tiempos de la revolución tecnológica la inversión en tecnología, inteligencia artificial, digitalización y en sistemas asociados a la misma definirá el grado de desarrollo no sólo de los  países sino también de las empresas y culminé sugiriendo que la puerta de entrada en lo rural podría ser la Economía Naranja Rural o también lo que técnicamente se denomina como Agrotech.

De acuerdo con la ley 1834 de 2017, la Economía Naranja se basa en siete íes: información, instituciones, infraestructura, industria, integración, inclusión e inspiración. Esto concuerda con las nueve áreas de innovación tecnológica que, según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), tienen un enorme potencial para incrementar la productividad del sector agrícola:

  1. Nuevos sistemas de producción
  2. Mecanización y automatización de labores
  3. Genética y protección de cultivos y animales
  4. Big data y agricultura de precisión
  5. Software de gestión y servicios de información y educación al productor agropecuario
  6. Productos y servicios alimentarios innovadores
  7. Bioenergías y biomateriales
  8. Plataformas innovadoras de compra-venta, servicios tercerizados y financiamiento
  9. Tecnologías en el procesamiento, logística y distribución de alimentos

Y en Colombia la productividad del café, arroz, maíz, yuca, leche y carne está disminuyendo y la importación de alimentos aumentando. Mejorar la productividad es un reto inaplazable y para ello la innovación, la tecnología, el extensionismo agropecuario y los subsidios condicionados son fundamentales. 

Por lo mismo, la implementación de la tecnología si es impulsada con programas especiales para el agro contribuirá a mejorar los rendimientos del negocio agrícola,  aumentaría los ingresos de sus pobladores, generaría valor agregado y capital humano, social e informativo, disminuiría la desigualdad y la intermediación y sería un instrumento de equidad dado que, por ejemplo, tal y como lo afirma el BID se incursionaría en: 

Big data y agricultura de precisión: La digitalización de datos sobre los suelos, los cultivos y el clima permite a los productores agropecuarios alcanzar un mejor entendimiento sobre la variabilidad de los suelos y adecuar sus prácticas agronómicas para maximizar la productividad. 

Software de gestión y servicios de información y educación al productor agropecuario: La digitalización de los procesos de gestión, así como de la información de mercados permite a los productores agropecuarios contar con mayor información para la toma de decisiones. 

Plataformas innovadoras de compra-venta, servicios tercerizados y financiamiento: La digitalización de los mercados agropecuarios promete mejorar las condiciones comerciales y financieras a los productores a través de la mayor velocidad, transparencia y competencia en los mercados.”

Pero para ello,  por lo menos se necesita tal y como afirma el BID, agencias públicas de promoción de la innovación e incubadoras y aceleradoras que faciliten y consoliden las ideas y los negocios.  Al igual se requieren inversionistas y una red de fondos de inversión en capital de riesgo y, por supuesto, conectividad en las áreas rurales.

Pero todo proceso al ponerse en marcha tiene obstáculos y tropiezos. En nuestro contexto las principales dificultades son el mal estado de las vías de acceso, los problemas en la formalización de la propiedad rural, la deficiente conectividad rural, el bajo porcentaje de bancarización de los agricultores, la alta edad promedio del poblador rural, su baja escolarización y la escasez de smartphones entre ellos. Sin embargo, a favor está la disposición por superar estos escollos y la certeza de que nada detendrá la implementación tecnológica.  

Justamente por eso, ya existen ejemplos como AtlántiCocrea, un novedoso modelo que impulsa la innovación y que lo componen, en su estructura 1 empresa ancla, 2 compañías co-credaoras y 1 generador de conocimiento e innovación.Actualmente, ya está llevando a cabo tres interesantes proyectos:

  • “Acércate, de la Región para ti” busca acercar a los productores con las grandes empresas comercializadoras a través un plataforma digital; 
  • Una solución logística móvil que facilita el mantenimiento preventivo de maquinaria pesada en sitio
  • Una apuesta que propone disminuir los costos de la construcción utilizando el yeso de Monomeros Colombo Venezolanos para estabilizar los subrasantes de las vías y viviendas rurales.  

El camino está, ahora es preciso comenzar a recorrerlo con prisa y sin pausa.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO