El asqueo de la política colombiana

El asqueo de la política colombiana

5 de diciembre del 2018

En qué momento perdimos el norte, como una sociedad unida en sus diferencias.

La política es el instrumento fundamental, por el que el hombre a través de su historia se ha desarrollado en sociedad, alcanzando los más nobles logros, valores que hoy posee gran parte de la humanidad. La libertad, la posibilidad de elegir y ser elegido, la igualdad, la equidad, la libertad de expresión, entre otros, representan victorias, en diferentes tiempos, de hombres y causas que hoy tenemos el privilegio de gozar.

En qué momento como país perdimos la altura en los debates. En qué momento nuestra colombianidad se supeditó a las posiciones políticas de unos pocos, sobre la unión de todo un país. La política colombiana hoy, a diferencia de toda nuestra historia, representa un proceso de déconstruire o deconstrucción, en el que la idea de nación es tergiversada para beneficios individuales. En el debate político de hoy, la verdad es más una utopía que realidad.

Afirmaciones sin fundamentos, ataques sin contemplar las consecuencias, verdades a medias, carencia de argumentos sólidos en los debates públicos, son el titular de medios de comunicación, cuentas en Twitter y Facebook, que día a día sugieren una grave enfermedad de toda una sociedad, que sigue en contra de sí misma, envenenándose y absorbiéndose. Lo que determina un pronóstico reservado, asqueando a la mayor parte de la sociedad colombiana.

En qué momento el debate de lo público empezó a servir de escenario para ataques que demuelen nuestra sociedad y no para construir una Colombia más desarrollada y más justa.

Trato de imaginarme lo que nuestros abuelos o grandes próceres como Jorge Eliecer Gaitán, Luis Carlos Galán o Álvaro Gómez Hurtado, apasionados por el quehacer político y los debates con altura opinarían de este capítulo en nuestra historia como país.

La política es más un arte que una ciencia, y los que la hemos hecho de forma transparente me entenderán.

No puedo terminar este análisis sin hacer una pequeña pero necesaria asimilación de la agonizante situación de la democracia en nuestro país con el sistema democrático en Estados Unidos. Y es que este, representa un equilibrio perfecto, casi sublime, entre Demócratas y Republicanos, que ahora, al igual que en sus más de 200 años de historia, continúan construyendo juntos, Unidos, el futuro de esa gran nación. Y si, ese es su secreto.

El día en que entendamos que, en el quehacer político, las instituciones son más importantes que los hombres, Colombia avanzará hacia un beneficio real para todos, y no para unos pocos.

Debemos detener esta carnicería pública en la que se está convirtiendo la política colombiana. Es responsabilidad de cada uno de nosotros. Ya que nuestra sociedad en su totalidad la padecerá o la disfrutará.

“Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo”. Abraham Lincoln.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.