El boga de la libertad, escultura universal

15 de agosto del 2011

La cuna de la humanidad está en el continente africano, confirman los hallazgos de paleontólogos y arqueólogos desde principios del siglo pasado. En la National Geographic, que ha realizado amplias investigaciones sobre el tema, escribía Jared Diamond, en la edición de septiembre de 2005, “Fue el único territorio que habitaron nuestros antepasados hasta hace unos […]

La cuna de la humanidad está en el continente africano, confirman los hallazgos de paleontólogos y arqueólogos desde principios del siglo pasado. En la National Geographic, que ha realizado amplias investigaciones sobre el tema, escribía Jared Diamond, en la edición de septiembre de 2005, “Fue el único territorio que habitaron nuestros antepasados hasta hace unos dos millones de años, cuando el Homo erectus se expandió hacia Europa y Asia”, pero, “los africanos evolucionaron en una especie singular, Homo sapiens. En algún momento, de 100 mil a 50 mil años atrás, nuestros antepasados africanos experimentaron un cambio ulterior profundo; no sabemos con certeza si se trató del desarrollo del habla u otro factor”.

Lo anterior para corroborar las palabras del Maestro Manuel Zapata Olivella en la inauguración de la escultura “El boga de la libertad”, del maestro cartagenero Héctor Lombana, que ha tenido desde su época de inauguración hasta hoy, diversos críticos, pero sin fundamentos.

La obra se encuentra en la rotonda del El Carmen, en la ciudad de Honda, en la vía principal entre Bogotá-Medellín-La Costa, y según el maestro Lombana, él se inspiró en el soneto Negroide de Candelario Obeso, al boga ausente: “La pieza fue planeada en Barranquilla cuando todavía existía  Álvaro Cepeda Zamudio, compañero de García Márquez y nuestro en la Cueva, pero por enfermedad y fallecimiento del hombre no llegamos a colocarla”.

Agrega Lombana, “yo tuve la pieza guardada años, me fui a Europa y 32 años después -fue hecha en el 60- se me ocurrió traerla aquí, por la inquietud de varias personalidades de Honda. Esto tiene un costo aproximado de unos 17 millones de pesos –Honda aportó cinco millones– es un obsequio mío a la ciudad de Honda, y exigí a la alcaldía de Honda que reconociera parte de los materiales y mano de obra. El arte no es popular, es el pueblo el que tiene que forzarse en ser artista. Ese es el dilema”.

Y como algunas personas se atreven a comentar que la escultura debe ser retirada de ese sitio que es la puerta de la ciudad, opinión sin fundamentos como hemos dicho desde el comienzo de la nota, pues bien, esto fue lo que dijo Manuel Zapata Olivella, quien fuera figura internacional en temas de las negritudes. Ese día, 3 de abril de 1992, afirmó “La historia de África es muy compleja y no es el momento de recordarla acá, pero también es tradicional como la historia de América. Para muchos África es más que el continente de los negros, en realidad de verdad África es la cuna de la raza humana. Los fósiles más antiguos que se han encontrado en los continentes, se han encontrado en África, nadie pone en duda la semilla humana nació en África, y todos los antropólogos están de acuerdo de que esa semilla primigenia es la de los pigmeos también llamados Boskimanos; es la etnia por excelencia de donde se fueron generando todas las otras etnias africanas y todas las otras etnias de la humanidad.

En la escultura del Maestro Lombana, su inspiración lo lleva más allá. Cuando contemplemos mañana a la luz del sol la escultura, encontraremos como ese hombre a partir de esas extremidades pequeñas se agigantan”. “Es muy fácil esculpir a un hombre guardando las dimensiones correctas, entre la pierna, el cuerpo, el dorso y los brazos, pero es muy difícil, se necesita un genio, un artista y del creador para convertir un cuerpo que a todas luces no guarde las proporciones naturales, en un emblema de belleza, de fuerza y de poderío. Nadie nos va a decir que ese boga no es poderoso, nadie va unir el criterio de sumisión de esa estatua y esto va acorde también con la historia de Onda, con la historia de los descendientes de los Ondas y con la historia de los descendientes africanos, y con la historia también de los descendientes de los europeos que se fundieron en este mestizaje que hoy en día caracteriza a nuestro pueblo”.

Y agregando un toque más de la  importancia de esta escultura, transcribimos apartes de  la entrevista de la periodista María Isabel Rueda, revista Semana enero 7-14 del 2008, a la alcaldesa de Cartagena Judith Pimiento, donde la  alcaldesa afirma que en Cartagena, “no tenemos estatuas sino de los conquistadores, ni siquiera un reconocimiento a quienes hicieron las murallas de Cartagena”, “Pero hasta los referentes de las estatuas son de desigualdad”, “El negro cartagenero desde hace apenas muy poco siente orgullo de su afrodescendencia, porque era una historia que no podía ser contada”.

Por eso y muchos más, como lo corrobora el maestro Zapata Olivella, quien afirma, “Es posible que la gran parte de los habitantes del río Magdalena de descendencia negra como lo soy yo, no se sientan identificados en este monumento, y no se sientan identificados porque se miran todos los días en el espejo y miran que su cara es diferente, porque tienen una concepción que se la han imbuido en este continente, que el negro es el atlético, siempre es el campeón. Pero vuelvo y repito, el pigmeo es el hombre primigéneo  de la raza universal; para mí es más importante un pigmeo que un gigante de los coquicuyas en Kenia, porque es la raíz, la raíz del hombre africano del hombre universal”.

Y aquí, en Honda, se encuentra la escultura de “El boga de la libertad”, una escultura de transcendencia universal.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO