El cambio climático llegó para quedarse

El cambio climático llegó para quedarse

10 de junio del 2019

Ya no hay duda de que el cambio climático es una realidad que llegó para quedarse y que requerimos pasar de programas coyunturales a permanentes para lograr convivir de la mejor forma con esta realidad que incrementa la frecuencia e intensidad de diferentes fenómenos climáticos.

Empezando el año, las tradicionales cabañuelas con sus días continuos de altas temperaturas y heladas en las madrugadas, ratificaron una vez más la llegada del Fenómeno de El Niño que trajo consigo la amenaza del desabastecimiento de agua, incendios forestales, disminución de los niveles de los embalses para la generación de energía eléctrica, entre otras situaciones preocupantes.

Andesco, gremio que agrupa empresas de servicios públicos y comunicaciones, comprometido con las mejores prácticas ambientales y consciente de la responsabilidad que implica la actividad de este sector para Colombia, terminando el 2018, en reunión con el Ministro de Ambiente, Ricardo Lozano, planteó la necesidad de una campaña conjunta para promover el ahorro de energía y una reingeniería del manejo de los recursos hídricos, incentivando el cuidado de nuestras cuencas y fortaleciendo las políticas de reforestación y lucha contra la deforestación, temas clave para adaptar al país y a la infraestructura del sector de los servicios públicos a esta nueva realidad.

Somos un país de coyunturas, de momentos, de tendencias. Insistimos en empezar de cero para no perder gobernabilidad e independencia, en nuevos modelos con equipos de trabajo distintos e incurrimos en costos superiores que podrían ahorrarse si construyéramos sobre lo construido y por esto nos alejamos de una adecuada preparación frente a la variabilidad, el cambio climático y sus impactos.

El uso eficiente de agua y energía, debe ser un imperativo. De hecho, no son necesarios más decretos y leyes porque ya contamos con instrumentos legales y regulatorios suficientes, pero lo que sí se requiere es voluntad política y ciudadana para implementarlos, premiando el ahorro y castigando fuertemente el despilfarro y la contaminación; la eficiencia energética debe consolidarse como parte de la estrategia empresarial y ciudadana, contemplando una estructura de costos más racional que facilite la competitividad del aparato productivo nacional.

El agua y la energía son necesarias para subsistir; los bosques y páramos son esenciales para que esa agua se convierta en salud, bienestar y desarrollo para todos y no en un factor de incertidumbre y tensión. No nos equivoquemos, si no cuidamos los bosques no tendremos agua, aumentarán los conflictos por la escasez del preciado recurso y se encarecerán los servicios públicos por las leyes de oferta y demanda.

Posdata: Andesco y sus afiliados, abanderados de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y conscientes de la necesidad de implementar mejores prácticas ambientales, hacen un llamado al ahorro de agua y energía, no como un tema de tendencia o apariencia, sino por convencimiento y por la necesidad que se refleje en bienestar y menores costos.

No es que la hora de un racionamiento de recursos haya llegado, es que ya no puede pasar más tiempo sin que entendamos que usarlos de manera adecuada debe ser una filosofía y compromiso de vida.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO