El cobarde señor Ovidio González

25 de abril del 2017

Esconderse detrás de Mariana Pajón debe darle vergüenza.

El cobarde señor Ovidio González

Foto: Youtube

Mariana Pajón le hace un comentario a su papá, Carlos Mario Pajón, vocal de la Federación de ciclismo, y éste se lo envía confidencialmente al presidente, José Ovidio González, para darle una palmadita de solidaridad, tras las críticas recibidas de Nairo Quintana.

–Pretendía subirle el ánimo, dice el señor Pajón, en tono casi paternal.

Y en manos de González se filtra la grabación, en la que la campeona de bicicross considera triste que una persona como Nairo pretenda destruir la Federación de su deporte. Nairo tiene que medir sus palabras, que se dedique a pedalear, comentó privadamente Mariana,

Privadamente, eso creía, porque su padre –por generoso y amable- le confió sus palabras a quien las hizo públicas para defender su gestión y produjo un enfrentamiento entre dos figuras del deporte, que no quiere el país y seguramente tampoco los dos ciclistas, sobresalientes en el mundo.

Si la voz de Mariana no la filtró Mariana. Si tampoco lo hizo su padre, aunque confiesa que se la dio a conocer a González, a manera de respaldo personal, el responsable de la filtración es uno solo, a no ser que salga a decir que se la envió por equivocación a un periodista o que lo tienen chuzado.

Puestas así las cosas y sin pretender asumir la condición de jueces penales, la conducta de González es cobarde. O incluso es cobarde el señor González. Por publicar la grabación y por no tener el valor civil para explicar que lo hizo, por la razón débil de sentirse atacado y encontrar en su naufragio una tabla de salvación.

Tonto sin embargo porque habría podido valerse del señor Pajón para que a su vez convenciera a su hija de una declaración pública que le favoreciera, lo cual también es cobardón.

O, mejor aún, debió haber salido a la opinión pública a informar sobre su gestión, no a desestimar las críticas formuladas por Nairo, de quien dijo “está mal asesorado y no sabe cómo se administra el deporte” (lo leo en versiones periodísticas).

Estuve pensando largamente el calificativo para el señor González –deslucido en su forma y su carácter- pero opté por el escogido. Me pareció más acorde para señalar a quien no tiene el valor civil de admitir un error, negar una acción, y abusar del amigo que le confía nada menos que un secreto de una hija. Yo de Pajón-papá  le diría otras cosas más duras, pero allá él si quiere mantener su relación cordial con el presidente de la Federación, por el bien de su puesto y de Mariana.

Los otros calificativos que contempla el Wordreference son variopintos y los pongo a consideración: Miedoso, medroso, tímido, temeroso, pusilánime, acoquinado, achantado, amilanado, gallina, cagón, caguetas.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO