El desplome de Iván Moreno y Uribito

26 de julio del 2011

Iván Moreno “el jefe” -como lo señala  Inocencio Meléndez- confesó la semana pasada ante el Consejo de Estado que el exgobernador, excontralor departamental, y entrañable amigo del general Rojas Pinilla, Emilio Tapia Moreno -padre del controvertido contratista Emilio Tapia Aldana, a quien se le imputa  recibir parte de las comisiones que habrían del clan Moreno […]

Iván Moreno “el jefe” -como lo señala  Inocencio Meléndez- confesó la semana pasada ante el Consejo de Estado que el exgobernador, excontralor departamental, y entrañable amigo del general Rojas Pinilla, Emilio Tapia Moreno -padre del controvertido contratista Emilio Tapia Aldana, a quien se le imputa  recibir parte de las comisiones que habrían del clan Moreno por el “cartel de la contratación”-, fue  el jefe de su campaña  en Córdoba, en las elecciones de 2010, pasando de 39  votos en el 2006 a 5.514. De ser cierto, quizás serian los votos mejor pagos del país –vía cartel de la contratación- en toda  su historia; cerca de 100 millones de pesos  por voto, conforme a las  imputaciones  de los Nule en su contra.

Iván Moreno igualmente  confesó cómo su esposa,  Lucy Luna –a quien no le gusta que le llamen “de Moreno”-, asistida por su asesora empresarial en hidrocarburos,  Luz  Stella Alzate, contactaron el consorcio Bogotá-Girardot del que hacían parte los Nule, con miras a hacerse a las dos estaciones de servicio, una  frente a Piscilago y otra en inmediaciones de El Espinal, durante el 2008 y 2009. Pero no solo esto, realizaron estudios de prefactibilidad, y finalmente establecieron que dicho proyecto no contaba con los permisos y licencias de ley, es decir,  tenían diseños pero no la autorización. Al parecer, Lucy Luna de Moreno tiene estaciones de gasolina no solo en Bucaramanga sino en Barranquilla, siendo reconocida empresaria del sector de distribución de combustibles, como lo aseguró Alzate. Iván Moreno aceptó que su esposa se reunió con miembros del consorcio del que hacían parte los Nule, como lo confirmó Rosemberg Granados, otro funcionario de la concesión, quien personalmente las atendió.

El contratista Emilio Tapia, de 34 años, sin título profesional alguno, quien aparece como dueño de un emporio empresarial –no solo en Colombia sino en Ecuador y Perú- que hoy por hoy se lo envidiarían los propios Nule, también hizo parte del desfile para reiterar la cada vez más dudosa ajenidad a los hechos, e intentar una frustrada defensa al estilo Caribe de los Moreno. Asegura que la relación con los Moreno la tienen especialmente sus padres,  por la afinidad generacional, que a su vez se explica por la venta de una des sus fincas que sus padres le hicieran décadas atrás al general Rojas. Claro, no hace mucho énfasis en que su tía también es concejala en la controversial Sahagún. Dice que solo ha contratado a nivel nacional no en Bogotá, a lo que parece contraer su defensa simplista.

El muy esquivo contratista Héctor Julio Gómez González, resulta el más hermético de todos, estaba más asustado con los medios que con la diligencia judicial… se presentó incluso dos horas antes, a mi parecer, tratando exitosamente de esquivarlos… se me ocurre que presiente que su próxima morada estará  a cargo del Inpec; vi en Julio Gómez el mismo susto invasivo de Moralesrussi, o de Olano cuando los citamos ante el Consejo de Estado y declararon días antes de su captura, o de Samuel Moreno antes de su suspensión por parte de la Procuraduría. Palabras más,  palabras  menos, dijo algo así como: no declaro porque la Fiscalía me investiga… cualquier cosa que diga puede ser usada en mi contra… no he tenido relaciones  comerciales ni personales con el senador Iván  Moreno. Aquí había desaparecido por completo la calidez que usaba en sus parrandas vallenatas con ocasión de las cuales dice Emilio Tapia haberle conocido…

En medio de todo esto me dolió la suspensión de Carmen Lopera, ordenada por la Contraloría.  Al salir de la diligencia a altas horas de la noche  la esperaba su anciana madre y una tía. Creo en las sinceras lagrimas de Lopera – en ocasiones  estas son un recurso como en el caso de Javier Cáceres- La Contraloría, creo injustamente, la había suspendido –injustamente y de manera “indefinida”-, después de más de 14 años  de impecable servicio al IDU. Carmen es una modesta funcionaria víctima de los capos de la contratación, una técnica juiciosa, creo que tal decisión debía ser revisada por el ente  de control.

Pdta. Uribito y otro premio de periodismo investigativo pendiente. Precedida de la Procuraduría  General – con su tajante decisión-, la Fiscal General por fin bien se hizo sentir con lo de Agro Ingreso Seguro, y el ministrico fletado Andrés Felipe Arias,  pero a quien no puedo dejar de elogiar es al equipo periodístico de la Revista Cambio, y en particular al incisivo periodista Harold Abueta, hoy en Kienyke,  quien hizo parte del quipo investigativo que recabó las evidencias del tema, el cual se enlista entre escándalos de corrupción más importantes de los últimos tiempos…ellos se ganaron un premio de periodismo investigativo, pendiente,  no otorgado. El descubrimiento alcanzó entre muchos otros a un exministro, excandidato presidencial, un uribista 1-A, fletado con recursos del erario público y enlistados por cuenta de la misma orgía con el erario público muchos otros corruptos de cuello blanco… una clara evidencia de cuanto el periodismo serio puede y logra…y la gran necesidad de estimularlo,  si de luchar contra la corrupción en verdad se trata…

veedoressinfronteras@gmail.com
reddeveeduriasdecolombia@gmail.com

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO