El fútbol como terapia

El fútbol como terapia

3 de diciembre del 2018

Son tiempos convulsos de impostores o caraduras. Los medios escupen confrenético interés información  sobre la debacle del estado y la justicia. Nada sorprende porque corrupto es el gobernante, el gamonal, el banquero, el contratista; investigados y enjuiciados por fiscales sin moral y jueces sin escrúpulos.

Son políticos en pelota, ante  una consternada sociedad que clama probidad administrativa 

Por eso, el fútbol como terapia de choque para un país deprimido. Lerdos o apasionados, los partidos son una ventana abierta a la alegría. Con técnica o sin ella, con valoraciones subjetivas al esfuerzo y a la calidad, nos sacan de la alcantarilla informativa del día a día.

Que bello es el juego, que seductora es la pelota entre las piernas de aguerridos luchadores, no exentos del contagio de la corruptela que sacude todos los sectores.

El fútbol visto con los ojos y  con la conciencia.

Lo mismo el ciclismo  y otros deportes que permiten ver un país distinto, con raciones permanentes de triunfos, nacidos en el sacrificio y el compromiso. Que edificante sería que tantos políticos perversos tomaran el ejemplo de nuestros atletas,relevando con ello el escarnio público al que a diario son sometidos.

Deportistas como Nairo, Mariana, Caterine o Rigoberto que expresan cariño y compromiso, sin esperarréditos distintos al calor y el amor del pueblo. Les nace del corazón.

Mención especial para la inconclusa final River- Boca, con la incontinencia parlanchina desde los medios, que reduce un espectáculo deportivo a su mínima expresión, en ridículo mundial, por laprovocación extrema de hinchas virulentos y la incapacidad  de los dirigentes para frenar la crisis. Y a la espera impaciente de la final de la Suramericana en la que Junior busca su coronación con justificado protagonismo. Ademas el cierre del torneo doméstico, como ración final, con el Medellin como actor de primer orden ante los tiburones. El fútbol y el deporte en general, no son la solución para la crisis de las instituciones en Colombia, pero si un buen recurso para sobrellevarla, con temporal alivio. 

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.