El Hacker y la campaña que se robaron

El Hacker y la campaña que se robaron

19 de noviembre del 2016

El periodista Gustavo Rúgeles, independiente y valiente , mediante una investigación profunda desnuda el mas grave escándalo de corrupción en la historia electoral del país. Una vez leído lo publicado por este joven periodista, la conclusión es ostensible e incontrovertible, a Óscar Iván Zuluaga en 2014 le montaron un video-escándalo con la participación del mas alto estamento de inteligencia estatal ( DNI) y lo peor con conocimiento del presidente de la república. Escándalo  que calculado por los malhechores implicados llevaría a romper la tendencia ascendente que llevó a Zuluaga a ganar en primera vuelta.

Gran calculo, pues así sucedió, el país inmerso en el escándalo mediático, (valga decir que los medios fueron irresponsables y parcializados )  inutilizó su capacidad de raciocinio votando equivocadamente por Santos, consecuencias que estamos pagando hoy. Nuestra volátil opinión publica mordió el anzuelo y dejó de lado que el video había sido editado antes de publicarse por revista semana.

Antes de votar nunca se preguntó nadie ¿por qué se escogió publicar el video una semana antes de las elecciones y quien lo filtró?, ¿el hacker lo grabó por orden de quién y por qué?, ¿era testigo protegido de la Fiscalía al momento de la grabación?,  todo se configuraba en un claro acto de saboteo a la democracia, con la solitaria intención de robarse unas elecciones que tenían perdidas.La pregunta magna a solventar en ese momento era ¿quién era el titiritero que dirigía la obra? Años después como dentro de cielo y tierra nada esta oculto , surge como un signo de esperanza en la verdad la pluma independiente e investigativa de Rúgeles,  que fue capaz de develar el contubernio del alto estado contra una campaña ganadora.

Y la historia verdadera es contada brevemente así: al perder Santos la primera vuelta, el Almirante Echandía previendo el revés definitivo fabrica un salvavidas, el cual venia elucubrando premeditadamente, un plan B en caso de perder, bajo este propósito Echandía le ordena al Hacker Revert quien laboraba para la oficina del hacker Sepúlveda, (recomendado laboralmente o infiltrado allí mucho antes por un agente de la DNI “Bambino”, protegido de Echandía),  grabar a Óscar Iván Zuluaga cuando fuese a comentar temas de campaña. Una vez ordenada la prefabricación de “la prueba reina” por parte de Echandía, la entregaron a la Fiscalía, siendo luego publicado y editado por  Revista Semana. Las piezas faltantes las aporta el ex Director del CTI Julián Quintana, quien en su testimonio revalida el complot y lo mas grave afirma que el Presidente de la República en ejercicio, siendo candidato además, llamaba al fiscal a preguntar  por el caso que lo beneficiaría.

Sin Embargo, la artimaña de la DNI contra Zuluaga era de vieja data , planeada y ejecutada desde la misma convención del partido cuando se le proclamó candidato, la interceptación al correo de Pacho Santos así lo indica,  fue culpado implacablemente Zuluaga, sabiéndose posteriormente que fue perpetrada por parte de Daniel Bajaña ( otro Hacker) quien según Rúgeles ya trabajaba en la DNI. De tal forma que los testigos estrella de la Fiscalía para exterminar la campaña presidencial del Centro Democrático eran trabajadores de la DNI y recopilaban las piezas del montaje desde la proclamación de Zuluaga candidato.

El país sucumbió ante el ardid predeterminado por la DNI, quien sabe si por iniciativa propia de Echandía o tal vez ordenado por Santos.  De todas formas así ganó el actual   Nobel de Paz la presidencia de la República, con trampas y delitos graves de por medio,  privándole al país la oportunidad de tener en la presidencia a un hombre honesto, oriundo de un hogar humilde, revestido de altos estudios y amor por el país , quien de la mano de su virtuosa familia, continuaría el legado trazado por el mas grande presidente de Colombia de que se tenga noticia. Solo resta que paguen los responsables.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.