El judio que le enseñó a hablar en público a Hitler

1 de agosto del 2018

Por Felipe Riaño Jaramillo
Experto en Lenguaje Corporal, Oratoria y Persuasión.

El judio que le enseñó a hablar en público a Hitler

Emerson dijo que todos los grandes oradores fueron alguna vez malos en un principio. Y lo largo de la historia, grandes líderes y pensadores han usado el poder de las palabras para transformar nuestras emociones, dar a luz nuevas ideas, enlistarnos en sus causas como también para transfigurar el curso de la historia.

Antes de contarles sobre cómo llega un judío a enseñarle a Hitler cómo hablar en público, les contaré algo de historia de la vida de la niñez de Adolf. Un extracto de diarios de familiares de Hitler describe que la violencia ejercida por el padre de Hitler a sus hijos era bastante brutal.

Según un extracto del diario de la hermana de Hitler, el cual se comprobó la autenticidad, dice: “Temiendo que mi padre ya no pudiera controlar su ira desenfrenada, mi madre decide ponerle fin a la golpiza al subir al ático, cubriendo a Adolf que estaba tendido en el suelo…”.

Adolf crece siendo un personaje algo sumiso, cohibido e introvertido. Inclusive sus “hermanos en armas” durante la primera guerra mundial dejaron en registro qué tan silencioso e introvertido era él. Entonces, ¿cómo es que un hombre tan callado llega a movilizar una entera nación a través de la oratoria?

Erik Jan Hanussen, cuyo verdadero nombre es Hermann Steinschneider, fue un intérprete y artista judío austriaco que alcanzó cierta fama con sus muchos actos como mentalista, hipnotizador y ocultista. En la década de 1920, simpatizó con la Sturmabteilung o conocidos como la SA (un ala paramilitar del partido nazi) a pesar de su propia formación judía.

Mientras Hitler era aún un hombre relativamente desconocido, Hanussen le enseñó cómo manipular grandes multitudes y usar gestos para lograr un efecto dramático. Aunque luego Hitler estudió declamación con Devrient un cantante de ópera y perfeccionó su expresión corporal con Heinrich Hoffman, su fotógrafo personal, quien con las valquirias posaba frente a un espejo mientras era fotografiado.

No obstante el talento de Hitler para hablar en público alcanzó nuevas alturas y sus discursos se convirtieron en su arma más importante en su ascenso al poder. A principios de la década de 1930, Hanussen se estaba acercando tanto a Hitler, que algunos historiadores creen que podría haber jugado un papel muy importante en la Alemania nazi si no hubiera sido asesinado por las SA en 1933.

Al final, cualquiera puede hablar en público, pero son pocos los que logran comunicarse en público. La oratoria tiene componentes de ciencia y de arte, y eso es lo que hace de esta habilidad de las más difíciles a dominar. Porque con ella se puede utilizar para construir, o en el caso de Hitler, para destruir.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO