El lapsus de Marta Lucía

El lapsus de Marta Lucía

8 de noviembre del 2017

Ayer martes 7 de noviembre los colombianos nos despertamos con la denuncia de la exministra de Defensa, Marta Lucía Ramírez, quien  fue víctima de la delincuencia común. La aspirante a candidata presidencial aseguró que al menos seis hombres armados ingresaron a su casa y se llevaron varios objetos de valor.

Hasta ahí podemos decir que este es un hecho absolutamente lamentable que generó la solidaridad con ella y con Gilberto, un señor mayor responsable de cuidar la propiedad, quien fue agredido brutalmente por los delincuentes.

Sin embargo, luego se desató una cadena de hechos aún más lamentables.

Minutos después, la precandidata por medio de un trino y de diversas declaraciones a los medios de comunicación, culpó al Gobierno Nacional por dicho incidente al reducir su esquema de seguridad que, a la fecha, solamente consta de dos escoltas tiempo completo y una camioneta blindada, todo por un costo anual de 300 millones de pesos, pagados por los colombianos, desde luego. Un esquema que, por cierto, tiene como objetivo cuidar la integridad del protegido, en este caso, a la aspirante a candidata y no cuidar de sus bienes.

Y es que la Doctora Marta Lucía, bienvenida a la realidad, entendemos que debe estar muy afectada y desde luego molesta, pero ante todo, esperaríamos que entienda lo que realmente está ocurriendo en este país que quiere gobernar y con quien debería comunicarse con cierta asertividad.

Usted hace parte de los 53 aspirantes a candidatos que quieren gobernar nuestro país. Pero específicamente hace parte del grupo de 30 candidatos, que debido a su perfil, son beneficiarios de un esquema de protección, el cual, solamente para este selecto grupo tiene un costo anual para el Estado de 3000 millones de pesos.

Esta situación privilegiada y desde luego merecida, según los resultados de su estudio de seguridad, la hace menos vulnerable que al resto de la población, pero en este caso desafortunadamente le ocurrió a usted un incidente.

Según la Encuesta de Percepción y Victimización realizada por la Cámara de Comercio de Bogotá, durante el primer semestre de 2017 el 6% de los encuestados fue víctima de robo a su residencia, en este caso, usted hizo parte de esta tendencia.

Muchos esperábamos que actuara con cabeza fría. Que lamentara el hecho, que como buena política aprovechara este momento de comunicación para transmitir mensajes coherentes y contundentes, de cómo la seguridad ciudadana se ha afectado en las principales ciudades del país,  de la necesidad de fortalecer el trabajo con las autoridades, del reto que viene para este nuevo Gobierno que se estrenará en 2018,  pero también de la necesidad de crear fuentes de empleo y oportunidades de educación, para que esta realidad llegara a su mínima expresión.

Usted, una mujer a la que muchos colombianos admiran, con experiencia en seguridad y en defensa, quien tiene el país en la cabeza, conoce sus problemáticas y posibles soluciones, se dejó ganar la partida por la cabeza caliente y logró transmitir un muy mal mensaje, un mensaje que la distancia cada vez más de lo que usted llama la gente común y corriente, que creo somos el 98% de este país.

Hasta ahora estamos iniciando esta carrera por la Presidencia y esperamos que este incidente solamente se trata un lapsus.

No han sido tiempos fáciles, los colombianos estamos desgastados de la realidad nacional,  de la JEP, de las guerras de partidos,  de los 53 aspirantes a candidatos y también de los robos a las viviendas.

Esperamos que este mal momento de comunicación, si así lo podemos llamar, le sirva de experiencia a la Doctora Marta Lucía y a los otros 52 aspirantes a candidatos, para que entiendan que en esta carrera electoral, no solo deben decir que entienden al país, si no que también ponerse en los zapatos de ese 98% de ciudadanos que viven en el.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.