Bob Dylan por Triplicado

Bob Dylan por Triplicado

14 de Abril del 2017

Bob Dylan no se detiene. Volvemos sobre el tema de los artistas mayores de 70 años que no dejan de hacer lo que aman. Pero cómo lo hacen de bien.

Acaba de lanzar, -el último día de marzo- un álbum de tres discos apropiadamente titulado Triplicate. Es su tercera incursión en el campo de las canciones tradicionales de Estados Unidos y el tercero en que no escribe canciones. Y los tres discos contienen 30 canciones. Curioso para quien acaba de recibir el Nobel de Literatura, no ser autor de las letras. Curioso también en el escritor de canciones que hace 50 años pregonó que se acabó la era en que los cantantes solo podían cantar lo que escribían otros.

Cada disco tiene un título, que se refiere al contenido de las canciones: ‘Til The Sun Goes Down, Devil Dolls y Comin’ Home Late. Contiene más de noventa minutos de música, unos treinta por disco. Como en los dos anteriores, hacer énfasis en canciones que interpretó Frank Sinatra, todas menos una las interpretó La Voz. Son canciones que vienen de su infancia en los años 40 y sus años formativos de los 50.

El ambiente que rodea la grabación en conjunto es nostálgico, con arreglos reminiscentes de los originales y que el propio Dylan dirige y produce bajo el seudónimo de Jack Frost. La instrumentación aunque sencilla arropa con calidez su voz que no trata de imitar a nadie, no trata de ser más de lo que le conocemos. Es un viaje a través de los llamados standards (clásicos) que en este álbum incluye varias que son bien conocidas. September Of My Years, Stormy Weather, As Time Goes By, Day In Day Out, These Foolish Things y That Old Feeling, son algunas de esas.

No es el Bob Dylan de las famosas canciones de protesta de los años sesenta, el hombre que cuestionaba tantas cosas de la vida y el mundo que le rodeaba, que tenía un urgencia de contar lo que veía a su alrededor. Para nada. La sensación que me queda es de un hombre que a sus 75 años puede mirar hacia el pasado, con orgullo y respeto, y decir esto también es Bob Dylan.

Advertido, no es un disco fácil de escuchar, pero con el paso de los minutos y a medida que suenan las canciones, crece su encanto. Sin necesidad de apelar a la electrónica, láseres y bailarinas exóticas, solo con música bien hecha y sin misterios, sin tener una gran voz, habla y transmite con mucho sentimiento.

ANTES DE TERMINAR – La tragedia de Mocoa nos afecta a todos. Pero en lo que no nos detenemos a pensar es en cuánta culpa tenemos todos en esta clase de sucesos. Seguimos sin preocuparnos por proteger el medio ambiente. La Madre Naturaleza, la Madre Tierra, nos pide a gritos todos los días que la protejamos. Nos hacemos los sordos. Bogotá, por ejemplo, cada vez tiene menos zonas verdes, de naturaleza. En nombre del desarrollo y del progreso destruimos todo a nuestro paso, y no nos importa, con tal de “avanzar”. Las inundaciones y deslizamientos son cada vez más frecuentes en estas épocas de lluvias, que son cada vez más intensas, como lo son las épocas de sequía. En vez de cuidar nuestro hogar, seguimos destruyéndolo. En otros países hay creciente conciencia de la importancia de defender el medio ambiente. Aquí no. Esta Tierra, así con mayúscula, no se está quedando quieta. Reacciona y contraataca. ¿Hasta cuándo?

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.