El ministro Rivera y la inseguridad de Córdoba

17 de agosto del 2011

Las declaraciones del ministro de Defensa  Rodrigo Rivera sobre la inseguridad que vive el departamento de Córdoba, demuestran el desconocimiento de esta situación y el poco trabajo que ha realizado en la zona. Ante la ola de crímenes en municipios como Tierralta, Montelíbano, San Bernardo de los Vientos, etc., que no solo ha cobrado las […]

Las declaraciones del ministro de Defensa  Rodrigo Rivera sobre la inseguridad que vive el departamento de Córdoba, demuestran el desconocimiento de esta situación y el poco trabajo que ha realizado en la zona.

Ante la ola de crímenes en municipios como Tierralta, Montelíbano, San Bernardo de los Vientos, etc., que no solo ha cobrado las vidas de dos estudiantes de la Universidad de los Andes, sino también víctimas de la violencia y ha provocado desplazamientos, en los últimos días el ministro Rivera se limitó a responderle en los medios de comunicación a la gobernadora de Córdoba Martha Sáenz, que “hasta el 18 de junio de este año, comparado con el primer semestre del año anterior, que fue el último del gobierno del presidente Uribe —del que nunca se quejó—, la reducción de homicidios es del 14%. Pasamos de 317 a 273”.

Para empezar, señor Ministro, la gobernadora Sáenz no pregunta por cifras, sus reclamos se centran en la poca efectividad de las medidas tomadas por el gobierno central que hoy día no han logrado reducir de manera considerable la terrible inseguridad que vive el departamento.  Así usted diga que sí, no porque los hechos  le den razón, sino más bien por salvar su pellejo ante  las críticas que constantemente ha recibido por su débil  gestión al frente de la cartera de la Defensa. Podrá usted sacar a relucir el número de capturas que se han ejecutado en la región,  pero es que ese no es el tema, el tema es, ¿por qué si se han llevado a cabo operativos militares en la zona, la inseguridad no cede? ¿Cómo es que en un departamento donde hace presencia la fuerza pública a través de la Policía y tropas de la Décima Brigada del Ejército con tres batallones, junto la fuerza de tarea conjunta, la violencia se encuentra en todas sus modalidades y no con casos aislados, sino con crímenes sistemáticos y amenazas a funcionarios públicos, víctimas de la violencia y líderes campesinos? Esta es la respuesta que se le pide y la responsabilidad que debe asumir, aquí no se le está pidiendo que se dedique a dar respuestas al  mejor estilo de la Policía,  que se limita a dar los números de resultados que le resultan positivos en  su misión, sin hacer el respectivo análisis a la situación de orden público que vive determinado lugar del país.

También podrá decir el señor ministro de Defensa que  se necesitan acciones judiciales para dejar en las cárceles a miembros de las bandas criminales en el departamento, en lo cual estoy de acuerdo; sin embargo, estimo que no hay que limitarse a la simple captura de determinado bandido, es necesario que en el departamento de Córdoba se dé una lucha frontal contra el crimen organizado, del cual no solo hacen parte los integrantes de los grupos emergentes del paramilitarismo y el narcotráfico. Aquí hay que ser sinceros y tener  en cuenta que en estas estructuras están delincuentes comunes, miembros de la Policía, efectivos del Ejército Nacional y de  la Infantería de Marina, lo mismo que jueces, fiscales,   abogados y funcionarios públicos,  que no permiten que la tranquilidad  se restablezca en la zona.

Me pregunto si el gobierno nacional, no solo el de Juan Manuel Santos, sino también en el de Álvaro Uribe, en el que Juan Manuel Santos sirvió como  ministro de Defensa,  no se ha dado cuenta que en el departamento de Córdoba  no cesaron los asesinatos, amenazas,  desapariciones y desplazamiento  luego de la desmovilización de los grupos paramilitares, que hoy la situación se ha vuelto inmanejable y que esto no se puede solucionar con el ofrecimiento de una recompensa a quien suministre información. Esta modalidad se ha puesto de moda y por cada hecho criminal que ocurre sale el General Naranjo o algún funcionario público a poner a la orden de la ciudadanía una cifra millonaria, no se si con el ánimo de mitigar la incapacidad que está demostrando la inteligencia militar y de policía,  para superar la inseguridad que viven departamentos como Córdoba.

Es hora de que autoridades nacionales se sienten con la gobernadora de Córdoba Martha Sáenz, pero no para vanagloriarse de una reducción en los asesinatos, que más que orgullo dan vergüenza (317 a 273 en un año), sino para analizar los hechos que  están poniendo  en riesgo la vida de miles de ciudadanos y campesinos en el departamento y buscarle soluciones conjuntas que permitan que en menos de un año la ola de crímenes se reduzca a su mínima expresión, porque como están de permeadas las instituciones por narcotraficantes y paramilitares, sería de  ilusos pensar que en un año ésta pueda llegar a cero.

Periodista Investigador.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO