“El país que se esconde detrás de las montañas”: Papa Francisco

“El país que se esconde detrás de las montañas”: Papa Francisco

10 de Septiembre del 2017

La visita del Papa a Colombia nos deja muchas reflexiones: Sus palabras, en cada uno de los actos organizados para el pontífice, fueron concisos, apropiados, profundos y con mucha sabiduría.

Y me quiero enfocar al mensaje dirigido a la juventud y a la conciencia ambiental, especialmente porque son puntos donde la segunda oportunidad aplica a la realidad que hoy vivimos los colombianos.

El desafío que tenemos con el ambiente es grande y me alegra que haya sido el propio Papa en nuestro propio país quien nos lo recordara en su discurso en la Plaza de Armas : “ Colombia es una nación bendecida de muchísimas maneras; la naturaleza pródiga no sólo permite la admiración por su belleza, sino que también invita a un cuidadoso respeto por su biodiversidad. Colombia es el segundo país del mundo en biodiversidad y, al recorrerlo, se puede gustar y ver qué bueno ha sido el Señor (cf. Sal 33,9) al regalarles tan inmensa variedad de flora y fauna en sus selvas lluviosas, en sus páramos, en el Chocó, los farallones de Cali o las sierras como las de la Macarena y tantos otros lugares”.

Es paradójico que siempre sean las personas que vienen a visitarnos los que valoren la riqueza de Colombia, pero más allá de lo que tenemos, lo importante es cómo lo cuidamos y nos lo apropiamos. Y es aquí donde entran los jóvenes como una fuerza imparable que puede y debe rescatar del fondo, la pobre conciencia ambiental que permanece en las generaciones mayores.

Nunca es tarde, y siempre hay tiempo para aprender. Lo dijo el Pontífice “Vengo también para aprender; sí, aprender de ustedes, de su fe, de su fortaleza ante la adversidad”. Esas palabras, que vienen de un hombre que tiene 80 años, fueron como cachetadas a cada uno de nosotros, y lo digo así porque creemos que ya lo sabemos todo o que ya no vale la pena ir más allá.

Sin embargo, la esperanza de este país y del mundo entero que está pasando por momentos críticos, no solo ambientales, sino también políticos y económicos, está enfocada en los jóvenes y son ellos los que tienen el compromiso de enderezar el camino andado, no repetir las historias e invitarlos a asumir nuevos retos, y aquí vuelo a citar al Papa cuando les dijo en la Plaza de Bolívar a cerca de 22 mil niñas y jóvenes de todas partes de Colombia. “Cómo no van a poder cambiar esta sociedad y lo que se propongan! ¡No le teman al futuro! ¡Atrévanse a soñar a lo grande! A ese sueño grande los quiero invitar hoy”.

“Ayúdennos a nosotros, los mayores, a no acostumbrarnos al dolor y al abandono”, les dijo el Papa y les recordó “¡Cuánto los necesita Colombia para ponerse en los zapatos de aquellos que muchas generaciones anteriores no han podido o no han sabido hacerlo, o no atinaron con el modo adecuado para lograr comprender!”

Y no es que quiere dejarles la responsabilidad total a los jóvenes, ni más faltaba. Lo que pasa es que los jóvenes de hoy tiene el privilegio de tener a la mano la información y las comunicaciones, darse cuenta de lo que está pasando en el mundo entero, analizar experiencias de otros países, argumentar con estudiosos de los temas sin importar en qué lugar del planeta estén. Estas generaciones van como bala de cañón a conquistar el universo y que bueno sería que lo hicieran en conciencia con justicia, equidad, responsabilidad, disciplina e inclusión.

Sólo así, lo dijo el Papa “se animarán a descubrir el país que se esconde detrás de las montañas; el que trasciende titulares de diarios y no aparece en la preocupación cotidiana por estar tan lejos. Ese país que no se ve y que es parte de este cuerpo social que nos necesita: descubrir la Colombia profunda. Los corazones jóvenes se estimulan ante los desafíos grandes: ¡Cuánta belleza natural para ser contemplada sin necesidad de explotarla! ¡Cuántos jóvenes como ustedes precisan de su mano tendida, de su hombro para vislumbrar un futuro mejor!”.

Quedo sin palabras ante las palabras del Papa que a buena hora pasó por este país. Nos quedamos con la responsabilidad y la obligación de poner en práctica sus mensajes especialmente a aceptar su invitación “Los invito al compromiso, no al cumplimiento, en la renovación de la sociedad, para que sea justa, estable, fecunda”.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.