El país requiere un presidente ponderado

El país requiere un presidente ponderado

11 de mayo del 2018

En mi opinión, el presidente que Colombia necesita para el actual momento político de crisis, confrontaciones y miedos es el profesor Sergio Fajardo, símbolo nacional de la convivencia y la reconciliación. Su origen, formación académica, sensatez y coherencia, experiencia como gobernante, sus propuestas programáticas, postura democrática y carisma, son los mínimos que hoy debe tener el conductor del Estado que la ciudadanía elegirá entre mayo y junio próximos para cambiar el manejo del país y corregir las dos últimas décadas de pésimos gobiernos que tienen la nación en el abismo .

El desafío principal que tiene hoy el Dr. Sergio Fajardo para ganar, es lograr ampliar el apoyo de los sectores determinantes de la sociedad. Me refiero a los grupos de privilegiados decentes de sectores productivos, la clase media, los sectores sociales organizados, los jóvenes, las mujeres, los universitarios, los maestros y profesores, los intelectuales, los columnistas objetivos, los abstencionistas y en general el grueso de la población culta, que es mayoritaria.

De no lograrse esta victoria democrática, el país seguiría por el camino del continuismo, intentando igualar con la clientela y el fraude, a Vargas con Duque, para superar a Petro y a Fajardo. Y entonces; pasar a segunda vuelta, las dos opciones de derecha, que son, una y otra, más de lo mismo. Los temas neurálgicos serían más protuberantes y podrían conducirnos a tiempos peores. La corrupción, la concentración de la riqueza y la pobreza, la violencia y la inseguridad, el miedo y la desesperanza, la antidemocracia, la violación a los derechos humanos y las libertades, nos llevarían a una nueva confrontación que no propiamente seria política sino seguramente, de violencia que los colombianos no estamos preparados para seguir soportando y menos, con la financiación de los dineros sucios de las bandas de narcotraficantes que pululan en Colombia con mayor presencia en el Estado y la sociedad.

Como Fajardo representa la decencia, genera confianza, es transparente, no es parte del establecimiento tradicional y antidemocrático, sino la expresión viviente de un demócrata autentico, que los únicos que le temen son los corruptos y los violentos; pretenden minimizarlo y desconocer sus propuestas pacifistas, de reconciliación y de la transición de un régimen antipopular y excluyente a un gobierno democrático inspirado en la carta política de los derechos, que no ha logrado ponerse en practica porque quienes han gobernado no son amigos de su contenido pluralista.

Fajardo es sin duda, un ciudadano preparado para gobernar el país en este momento difícil que requiere de un gobernante con la suficiente autoridad política, ética y moral, con fuerza y contundencia para tomar las riendas del poder y orientar todas las instituciones del Estado y la sociedad por el sendero de la construcción de una nación ejemplar en todos los campos y que sin duda la prudencia no la debilidad, no se equivoquen, es su fortaleza. En tiempos de mareas altas y de turbulencia se requiere un capitán con serenidad y seguridad, ese es Fajardo.

Por otra parte, al candidato Gustavo Petro, le han colocado el estigma de representante de la extrema izquierda, de la guerrilla, del inexistente Castro-Chavismo, de la expresión populista y de destrucción de los valores y la propiedad. Lo consideran el candidato que genera miedo a sectores oligárquicos, haciéndole creer a la ciudadanía ficticiamente, que no es el presidente que dirigiría el país en el marco constitucional.

Es absolutamente peligroso pretender callar la opinión del contrario con amenazas de muerte, atentados terroristas, calumnias temerarias, acciones irrespetuosas y confrontaciones que dividen peligrosamente a los electores, o generando miedos a los electores con la calumnia y falsas afirmaciones que los candidatos distintos a los del establecimiento generan temor por que llevarían el país a caminos diferentes a los de la carta constitucional.

Los tres, Duque, Vargas y Petro no serían los presidentes ideales del momento político que requiere que un líder ponderado, coherente que permita la transición pacifica e incluyente de todos los sectores de la sociedad sin excepción y que construya la confianza en las instituciones, que apoyen un programa democrático, sin generar odios, ni controversia irracional y menos venganza, sino al contrario un gobierno unido para salvar la nación de la hecatombe. Las propuestas de @sergiofajardovalderrama se ajustan al momento político, y más aun cuando sigue primando en la campaña electoral presidencial las posturas radicales que impiden el debate de las ideas políticas y las propuestas programáticas de cada uno de los aspirantes a la primera magistratura de la nación.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.