¿El palo en la rueda de la paz?

19 de junio del 2013

En menos de dos semanas, los señores de las Farc han insistido una y otra vez  en la realización de su anhelada pero, al parecer,  imposible  Asamblea Nacional Constituyente. Quieren hacernos creer a todos, que es  para sellar el llamado pacto por la paz. Pero por favor, no nos vengan con ese discurso, ya no […]

En menos de dos semanas, los señores de las Farc han insistido una y otra vez  en la realización de su anhelada pero, al parecer,  imposible  Asamblea Nacional Constituyente. Quieren hacernos creer a todos, que es  para sellar el llamado pacto por la paz. Pero por favor, no nos vengan con ese discurso, ya no les cree casi nadie. La paz aquí, es solo un pretexto para esconder sus verdaderos intereses, un kit completo: participación política, perdón, olvido y reforma agraria que los convertiría en los propietarios de grandes hectáreas de tierra en Colombia.

Para nadie es un secreto que detrás de esa supuesta intención de paz, se esconde la ambición de un grupo que durante tantos años ha codiciado el poder y que prefirió el camino de las armas en la búsqueda de ese fin, sembrando dolor, muerte y destrucción en casi todos los departamentos de Colombia. ¿Cómo quedarán resarcidas sus víctimas, las familias de los secuestrados, incluyendo de los que aún no dan razón o noticia alguna?

Como van las cosas, el gobierno no cederá a todos los caprichos de los señores negociadores de las Farc, o al menos así lo expresan, es mejor guardar reservas, porque obviamente hay un interés de reelección en medio de los discursos de paz, que dan aquí y que dan allá directamente en La Habana.

¿Estarán entonces condicionando las Farc, el proceso de paz con su intención de participación política? , De ser así, comenzaron las primeras trabas serias y apenas van en la discusión del segundo punto de la agenda.

Mientras, dicen ponerse de acuerdo las partes, el grupo ilegal, espera con ansias pasar al retiro, algunos de ellos pretenden convertirse en unos prósperos viejitos pensionados, con una curul en el congreso, viajes, descanso y reconocimiento público, todo a costillas de miles de víctimas en 50 años de conflicto en el país.

Amanecerá y veremos qué pasa en La Habana y qué hará el gobierno para lidiar otra pataleta de los negociadores de Las Farc que lo único que codician es el poder.

Lo que más preocupa o desde mi punto de vista llamaría la atención, es la continua y reiterada negativa a la constituyente por parte del jefe negociador del gobierno, ¿porque tanto afán de comunicar ello a la opinión pública tantas veces? Ya lo ha expresado uno de los miembros del grupo armado, que para ellos es inamovible el tema de la constituyente, pero ¿por qué alias Andrés Paris expresa que es un inamovible convocar al pueblo a una constituyente?

Bueno el primer planteamiento es que estos “angelitos” buscan el poder del poder, es decir, para ellos no basta con perdón, olvido que es igual a impunidad, no basta unas curules y uno o dos ministerios, ellos quieren tener justos los escarpines para lograr su propósito, para salvaguardar sus intereses, ellos pretenden que por vía constituyente se “refunde” el estado con el fin de beneficiar a las Farc, con la válida excusa pero pésima razón de la paz, ¡Quieren Seguridad Jurídica!

Faltaba más escuchar semejante desparpajo cuando ellos mismos desconocen el poder judicial en Colombia lo que en la teoría del derecho punitivo y conflictos Verges denomina “Ruptura”. Pues resulta que ahora a las Farc, les parece que debe tener cambios profundos la política, el agro, la justicia, la economía y el actuar social del Estado.

El Racionamiento de buscar impunidad y elegibilidad para las Farc, es obtuso cuando en pleno proceso las Farc matan indiscriminadamente funcionarios de las fuerzas del orden y penitenciarias, eso sin examinar a fondo el número de secuestros y extorsiones que va en aumento. Es obtuso creer que habrá paz cuando no hay concentración ni entrega de armas. La Constituyente para las Farc es un inamovible, ellos le temen mucho a la extradición y ahora quieren acuñar a su beneficio la seguridad jurídica para blindar un proceso de paz que con constituyente pretenderían ser “intocables”.

Lo que muchos de ellos desconocen es que en virtud de esa seguridad jurídica en el Derecho Internacional Público la máxima es que quien comete delitos contemplados como crímenes de guerra y lesa humanidad no será sujeto de indulto o amnistía, más cuando se trata de un estado signatario del Estatuto de Roma como es el caso de Colombia.

Siendo así con Constituyente o sin Constituyente quien comete esos delitos paga su respectiva condena, so pena de estar al borde de la jurisdicción de la Corte Penal Internacional.

¿El Gobierno arriesgará todo por una Constituyente? ¿Si el gobierno le apuesta a la Constituyente, cuál sería el papel de las próximas elecciones y las fuerzas políticas de la unidad nacional?

Esto la opinión debe tenerlo en cuenta por que el escenario es muy ambiguo, de existir una Constituyente es claro que sería después de las elecciones al congreso y sería probable, que el congreso que se eligiera para el periodo 2014-2018 fuera revocado como sucedió en el 91, situación que pondría en serios aprietos a las fuerzas de oposición que se fatigarían tras dos o tres elecciones simultaneas. Esa situación beneficiaria a quienes no son bienquerientes de esa oposición y los intereses de quienes abrogan seguridad jurídica para evitar la extradición.

Es importante claridad en la opinión de este tema, para que la ganancia recaiga en la democracia y sea respetada siempre la oposición.

@g_rodriguezm

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO