El paro del 21 de noviembre, una oportunidad para la unión nacional

15 de noviembre del 2019

Por: Enrique Herrera.

El paro del 21 de noviembre, una oportunidad para la unión nacional

El Paro Nacional del 21 de noviembre, aunque parezca contradictorio y absurdo decirlo, puede ser una oportunidad para la unidad nacional o, lo contrario, lo obvio: el vehículo para ahondar la división y fractura de la sociedad colombiana.

El Paro puede servir para lo uno o para lo otro.

El Paro puede verse como la expresión de una ciudadanía que sale a la calle a reclamarle no solo al Gobierno Nacional, no únicamente  a Duque sino al Estado en todo su largo y ancho, una serie de cosas que no funcionan: justicia, resultados contra la corrupción, equidad, seguridad ciudadana y social,  servicios públicos, acceso a la educación de calidad, movilidad social, empleo, paz y calidad de vida en un país –como en casi todos- en el que la torta de la riqueza está mal repartida  y, por demás, crece poco. Este sería por decirlo así, el punto de partida para convertir una protesta contra el Gobierno en un Acuerdo Nacional que debe transitar a un asunto de Estado que requiere respuesta de Estado.  La otra vía es ahondar más las heridas y polarizar más al país.

La marcha no puede ser –aunque lo será- para culpabilizar a unos o a otros sino que debe servir – ¡oh, el deber ser!-  para denunciar una situación, unos problemas reales que, por reales, son difíciles de solucionar y que requieren para resolverlos estudio, compromiso, acuerdos y un trabajo cooperativo que como cualquier economía colaborativa, necesita el concurso de todos para que funcione.

El riesgo del Paro, tal y como se colige de Martha Nussbaum en “La monarquía del miedo” es  que en vez de afrontar las dificultades se opte por la violencia, por echarle la culpa al contrario y, meter miedo, dado que, entre otras cosas, pensar y solucionar problemas cuesta por lo que es más fácil culpar al gobierno y atemorizar.  Pero lo que hay que hacer es, ante tanta turbulencia emotiva, echar mano al examen crítico, la argumentación, la razón y los debates rigurosos y sinceros para construir entre todos un futuro mejor.

Las emociones -y en el Paro, en las redes y en Twitter pululan- pueden desestabilizar una comunidad y fragmentarla.  Por lo mismo hay que escuchar el grito de los resultados electorales del 27 de Octubre, los recientes hechos políticos y  la movilización ciudadana y comprometernos, -sí, todos, usted y yo- con forjar un futuro colectivo e incluyente.

Las razones para ello son varias, pero hay una que pesa, la escribe Nussbaum: Una sociedad aceptable tiene el deber moral de minimizar el odio grupal mediante políticas que generen amor, esperanzas, inclusión y cooperación y evitar las que fomenten el odio y el asco. Lo primero trae progreso, lo segundo, estancamiento y fracaso.

Pero además la izquierda no debe ser  enemiga de la derecha ni la derecha lo debe ser de la izquierda. Deben fraguarse políticas -en un mundo heterogéneo y diverso como el actual donde la cohabitación es inevitable-  que permitan la convivencia pacifica y no den pie al miedo al otro, porque el miedo es irracional, desborda el comportamiento humano, empuja a soluciones políticas erradas, hace crecer la desconfianza con el otro y busca su negación o invisibilidad y por esta vía la violencia y hasta el exterminio.

Por eso, al Paro hay que darle –con inteligencia y estrategia y ese es el reto- la vuelta y lo que se mira como una amenaza que sea la oportunidad para la unidad nacional alrededor de unas respuestas que la debe dar el Estado en unos temas que requieren pronta solución porque, a decir verdad,  los problemas que no se resuelven se convierten en crisis.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO