El planeta dio un paso a favor del futuro de los océanos

27 de septiembre del 2018

*Por Estefanía González, coordinadora de la campaña de Océanos de Greenpeace Andino

El planeta dio un paso a favor del futuro de los océanos

A principios de este mes, tuvo lugar en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York un hecho histórico a favor de los océanos de todo el mundo. Por primera vez, representantes de gobiernos de todo el mundo analizaron y negociaron fórmulas que permitan entregar protección efectiva y duradera a los océanos del planeta. Las negociaciones son resultado de un proceso de una década y podrían concluir en 2020, pero este primer paso ya resulta muy significativo.

Los “océanos globales” son aquellos ubicados más allá de las 200 millas de las costas de los países. De hecho, estas aguas cubren más de 230 millones de kilómetros cuadrados y corresponden a un área más grande a las de todos los continentes juntos. Estos cuerpos de agua hoy enfrentan crecientes amenazas como la pesca industrial, la contaminación y el cambio climático. Si bien nos pueden parecer muy lejanos, estamos hablando de casi el 50% del planeta, de mares que en silencio regulan el clima, son hábitats de especies maravillosas y nos proveen de diversos servicios ecosistémicos. Es por ello que desde Greenpeace hemos estado cerca desde el principio, trabajando sin parar.

El aporte y compromiso que cada país hizo en el encuentro fue y será clave para avanzar hacia el objetivo de lograr un tratado global oceánico. Este acuerdo es crucial porque hoy no existen normas internacionales para proteger a la gran mayoría de los océanos globales, pero sí bastantes para explotarlos, y solo el 1% de los océanos mundiales está protegido actualmente. Por eso se hace urgente que, al menos, el 30% de los mares estén protegidos en 2030.

Se acerca el gran momento: en octubre tenemos la oportunidad de crear la mayor área protegida de la Tierra: un Santuario del Océano Antártico. Casi dos millones de personas ya han pedido por el, que ayudará a proteger a especies de pingüinos, focas, ballenas y nos ayudará a combatir el cambio climático. Si lo logramos, ganaremos un impulso único y para tener un Tratado Global de Océanos. Los santuarios marinos son posibles. La ecuación es simple: sin azul no hay verde.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO