El que combate a esos bandidos

El que combate a esos bandidos

11 de febrero del 2019

-¿Escuchaste la entrevista de Fernando Londoño a Herbin Hoyos?, me pregunta mi amigo Horacio quien está muy al tanto de lo que a diario acontece en Colombia.

Tuve que confesarle que no a pesar de mi interés sabiendo que se había realizado pocos días atrás. Al escucharla me ha dejado sorprendido la claridad con la que Herbin Hoyos se expresó sobre un tema muy caliente del cual poco o nada se ocupan los grandes medios que si siguieron con pasión la farsa de los acuerdos de paz.

La cosa a tratar en esta ocasión por este valiente defensor de las victimas de las FARC y “el que combate a esos bandidos” , como lo dice Fernando Londoño, es la siguiente: ¿Por qué si en 2010 el ELN estaba vuelto pedazos -sin frentes, 4 o 5 voladuras de oleoductos, si acaso, al año-, de pronto se convierte en una poderosa empresa criminal? Y, luego de largas investigaciones de campo, nos da la respuesta en esta entrevista concedida al único medio que no tiene rabo de paja, La Hora de la Verdad. En ella, Herbin Hoyos relata pormenorizadamente la multiplicación de los frentes guerrilleros y la expansión territorial luego del acuerdo FARC-Santos.

De inicio nos aclara que hay regiones en Arauca, Casanare y Boyacá en las que el ELN controla fincas que son corredores estratégicos, donde, en una misma familia y por cuatro generaciones -abuelos, padres, hijos y nietos- pertenecen a la estructura del ELN. Hay que tener en cuenta que eso mismo hicieron las FARC en distintas áreas del país, colonizando zonas cuyas tierras fueron adjudicadas  por el INCORA donde crearon la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos, ANUC.

-Hay zonas, enfatiza Herbin Hoyos, que ya son de larga data de las FARC o del ELN. Desde abuelos hasta nietos son integrantes de esas guerrillas.

Fue en la décima conferencia guerrillera en los Llanos del Yarí donde aceptaron lo acordado en los acuerdos de paz e hicieron una alianza entre el ELN y las FARC para desarrollar acciones conjuntas, apoyos estratégicos y, lo que es más grave, donde las FARC endosó territorios con su población y sus lideres comunales al ELN. Los campesinos y sus líderes quedaron comprometidos a acatar las ordenes del ELN como la habían hecho con las FARC, algo que no tiene antecedente histórico en el mundo civilizado. Con ese acuerdo las FARC les condonaron al ELN el manejo político, los campesinos, los lideres  los congresos estudiantiles, los sabotajes a la infraestructura, las cumbres agrarias, los paros campesinos, las tomas a la Panamericana, etc. mientras que, por su parte, el Estado retiraba la fuerza publica de esas áreas tan delicadas del país.

-Fue así como se multiplicaron las guerrillas luego de la supuesta entrega de armas de las FARC, dice Herbin Hoyos. Por ejemplo en el Huila y el Putumayo, donde no había ELN empezaron a aparecer los de las FARC con nuevo brazalete. Los frentes que existían antes del acuerdo, se multiplicaron y expandieron. Los desmovilizados de las FARC fueron los “quemados”, es decir aquellos que ya estaban reseñados y en la mira de la fuerza pública o con ordenes de captura. A ellos les ordenaron desmovilizarse y a los “limpios” los dejaron al servicio directo del ELN.

(De repente se interrumpe la comunicación con Herbin Hoyos, algo que le ocurre con frecuencia a La Hora de la Verdad cuando trata temas “molestos” como este.)

Al retomar el contacto, Herbin Hoyos se refiere a cómo quienes no quieren acatar la orden de ser endosados se van o los matan. De ahí tantos asesinatos de lideres sociales luego del acuerdo FARC-Santos.

Otro asunto interesante que nos aclara Herbin Hoyos es el de la visita de los cabecillas del ELN a los de las FARC, durante las conversaciones, en La Habana, donde hicieron un acuerdo multimillonario con el que las FARC ha venido recibiendo cuotas anuales por la concesión de territorios, claves para el narcotráfico, con el compromiso del ELN de respetarles las haciendas. También se acordó la formación de agremiaciones de campesinos cocaleros y cultivadores de marihuana para llevar a los campesinos al triple cultivo con lo que erradican uno, sacándole dinero al Estado, dejando dos para el narcotráfico, es decir, triplicaron los cultivos como todo el mundo bien lo sabe.

La entrevista termina con un ruego al presidente y a los mandos militares para que escuchen estas graves denuncias de Herbin Hoyos y se vaya a la raíz del problema que tiene un nombre: Narcotráfico.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.