El que nada debe…

5 de enero del 2011

Ha informado esta semana el Miami Herald que el ex presidente Uribe contrató a uno de los mejores abogados criminalistas para que lo represente en un proceso en contra de la Drummond, en una Corte Federal de los Estados Unidos.

Esta noticia no debería llamar la atención de los colombianos. Se trata de un ex presidente que sí ha estado mencionado en el pasado con temas de paramilitares (recuerden la masacre de El Aro), que no quiere comparecer ante una corte federal (como si tuviera algo que temer) y aparentemente está muerto del susto, porque de otra manera no hubiera contratado ‒de su bolsillo, dicen‒ nada más ni nada menos que al abogado penalista Gregory B. Craig, quien ha defendido desde ex presidentes estadounidenses hasta criminales famosos con largas trayectorias.

Salvo que no pudiera dar explicaciones satisfactorias y que no tuviera que acudir al expediente de la mentira, algo que suele hacer sin ruborizarse, toda esta parafernalia legal no se justificaría. Por supuesto que Uribe sabe que no puede mentir en frente a un juez estadounidense, porque ese es un delito gravísimo.

Y precisamente por lo que no puede mentir es que no aparece claro por qué tiene tanto  temor de salir rápidamente de una mero trámite sin tener que pagar a un costoso abogado, como lo ha dicho este jurista a los medios de comunicación.

Me imagino que nos enteraremos del monto de los legal fees el mismo día en que sus empresarios hijos le muestren al país sus declaraciones de renta. Es decir, ¡nunca!

No vaya y sea que, conociendo la tacañería del ex presidente, ahora acaben pagándole los amigos de la llamada Fundación Causa Justa, hecha dizque para pagar la defensa de los inocentes funcionarios del gobierno que se dedicaron a delinquir.

Me temo que desde que Uribe haya contratado a Craig es porque no está tranquilo con ese proceso, en donde sólo tendría que rendir un testimonio. Contratar a Craig equivale a solicitar en Colombia los servicios profesionales de juristas como Jaime Lombana o Abelardo de la Espriella para rendir un testimonio en un proceso de lanzamiento o disputar una multa de tránsito. Así como suena.

El hecho de que el gobierno de Santos haya pedido la llamada inmunidad para Uribe, aunado a la contratación de este prestigioso y costosísimo abogado, nos está dando a entender que Uribe tendría muchas cosas que decir u ocultar en este proceso de la Drummond.

En otras oportunidades hemos sostenido que Uribe no tendrá un sólo día tranquilo en lo que le queda de vida, pues nadie pasa por un gobierno impunemente cuando se han cometido delitos sistemáticos como las “chuzadas”, los falsos positivos, el asesinato de sindicalistas y una corrupción disparada como la de la Dirección Nacional de Estupefacientes.

Por lo pronto sólo nos resta decir que no estamos de acuerdo con la columnista Aura Lucía Mera cuando sostiene que espera que en 2011 vacunen de rabia a Uribe. No señora Mera, al que hay que vacunar de rabia es al caballo que lo pateó.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO