El Valle y el proyecto de nación

8 de febrero del 2019

Opinión de Alonso Ojeda Awad

Opinión Alonso Ojeda Awad Carlos Álvarez visión crítica del cine

Gracias a la fraternal invitación a Cali del médico ginecólogo y profesor universitario Rodrigo Cifuentes Borrero, lo acompañé en la presentación de su libro “Manual de Preeclampsia y otros trastornos hipertensivos del Embarazo”, llevado a cabo en el Auditorio principal del Centro Médico Imbanaco, de la ciudad y que contó con una nutrida asistencia de médicos vallunos. En esta selecta audiencia presenté, para conocimiento y análisis, mi conferencia titulada “Construcción de un Nuevo Proyecto de Nación”, camino que nos permita corregir el errático rumbo del país y en esta forma, orientar nuestras potencialidades al cumplimiento de los más altos desafíos, en beneficio de nuestra atribulada sociedad.

El libro presentado “Manual de Preeclampsia” esta sintetizado en 28 capítulos escritos por 45 especialistas, colaboradores de Colombia, (la mayoría de facultades de medicina del Valle), Paraguay, Perú, Ecuador, Estados Unidos, España y Alemania. Este libro es un gran aporte a los desafíos médicos que plantea esta enfermedad.

En el marco de este significativo acto médico, presenté los conceptos para una conferencia titulada: “LA RESPONSABILIDAD EN LA CONSTRUCCIÓN DE UN PROYECTO DE NACIÓN: DEMOCRÁTICO, ÉTICO, SOLIDARIO, DE JUSTICIA SOCIAL, PACÍFICO Y CONVIVENCIAL”.

Comencé diciendo, ante esta nutrida asistencia médica, que el Proyecto de Nación que se construye desde los tiempos de la Independencia hace agua por todas sus esquinas, amenaza, seriamente, con irse a pique con las graves consecuencias políticas y sociales que un hecho de esta magnitud conlleva.

Debo manifestarles que me sentí profundamente complacido por la atención que la nutrida asistencia de colegas dispensó a nuestros planteamientos sociales, políticos y agradecer la disponibilidad total para articularse a los equipos humanos que asumimos la tarea de seguir profundizando estos esfuerzos de elaboración teórica y compromiso pedagógico.

Es indiscutible, Colombia busca nuevas formas de expresión política donde la violencia no tenga ninguna cabida. Yo siento al caminar esas hermosas y feraces llanuras del Valle del Cauca, el nacimiento de una nueva nación que no quiere bajo ninguna circunstancia que se repita el ciclo doloroso y traumático de la violencia. Se siente al conversar con sus gentes un aliento de esperanza de que vamos a ser capaces de construir una nueva nación en base a los postulados que pregonamos.

Fue muy grato contar con la presencia de queridos amigos de antaño. Escuchar sus cuidadosos y elaborados planteamientos. Destaco la compañía del médico Javier Parga, exsecretario de salud del Valle del Cauca en dos pasadas administraciones. La lucidez de sus reflexiones y la madurez de su pensamiento político nos enseña que estamos frente a un dirigente social valluno que busca ayudar a su nación y a su querido departamento.

Al día siguiente y gracias a la generosidad de Rodrigo Cifuentes, Roberto Monroy y señora, la Dra. Martha Isabel Cardona, Jaime Cifuentes, José Rodrigo García y los demás integrantes del emblemático grupo “La Cofradía del Bolero”, pude conocer al hermoso municipio de “El Cerrito” de donde son oriundos todos estos caros amigos.

Además, me llevaron a conocer la idílica finca “El Paraíso” donde María y Efraím vivieron su romance magistralmente descrito por el escritor vallecaucano Jorge Isaacs, y conocer el pueblito de Santa Elena, que adorna su parque principal con las bellas estatuas de estos dos famosos personajes. Después fuimos hasta Buga, a conocer la imagen sagrada de “El Señor de los Milagros” que se venera en esta ciudad. De allí, continuamos hasta el municipio de Ginebra, Valle, donde se realiza el famoso Festival de Música Andina Colombiana “Mono Núñez”.

Cerramos esta primera etapa de mi visita al Valle, conociendo la pintoresca población de Calima-Darién que esta ubicada en las orillas del lago Calima y que es nítida fotografía de un pueblo de la colonización antioqueña, en las estribaciones de la cordillera occidental. Allí fuimos alojados en la pintoresca finca Santa Marta, cuyos propietarios Roberto Monroy y su señora Viviany González nos atendieron a las mil maravillas y nos contaron historias palpitantes de estas hermosas tierras.

Continua en la próxima entrega: “VIAJE A LA COLOMBIA PROFUNDA”

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO