En la cocina de Bula y su casona de 2 millones de dólares

En la cocina de Bula y su casona de 2 millones de dólares

11 de junio del 2017

De Pablo Ardila Sierra, por entonces gobernador de Cundinamarca, se publicaron todos los abusos y corrupción de su administración, pero el país sólo vino a fijarse en el personaje cuando se conocieron fotos de sus trofeos de caza, en Africa y en el mundo, que exhibía en su lujosa mansión en Bogotá.

Los animales exóticos disecados en la sala de su casa estremecieron al país y obligaron a las autoridades a mirar sus cuentas bancarias y finalmente a privarlo de la libertad, tras despojarlo del cargo. Ardila vive hoy en Argentina como multimillonario. Pero fue el hecho de permitir que entraran a “la cocina” de su casa lo que condujo a la reacción nacional, tras conocer la exageración y la desvergüenza.

Quizá los excesos –fruto de la corrupción- también irriten al país ahora que se conocen las fotos de la casona de Otto Bula en Cartagena (zona amurallada, en la calle de Tejadillo) , que revela el periódico El Tiempo. La casa, en reconstrucción, fue  embargada por la fiscalía y avaluada en dos millones de dólares. A diferencia de Ardila, que presuntuoso mostró sus trofeos, Bula actuaba con perfil bajo, pero ahora la fiscalía está permitiendo conocer sus enormes propiedades.

Bula está preso por recibir sobornos de la empresa Odebrecht, entre ellos un millón de dólares que habría ido a parar a los bolsillos de Roberto Prieto, gerente de la campaña Santos Presidente, o a la campaña misma, según investiga la fiscalía.

Dice El Tiempo en su primicia que “la casona tiene cerca de 600 metros cuadrados de terreno y dos pisos. Además, un jardín interior con palmeras de más de 5 metros y un espacio libre en una esquina de la segunda planta en el que Bula ordenó construir una piscina. Algunos de los materiales previstos para los salones del primer piso iban a ser importados, incluidos los que recubrirían las escaleras en forma de caracol y algunos arcos, hoy con ladrillo a la vista”.

Quién es Otto Bula

“Los pocos que admiten conocer al político, radicado en Medellín desde hace casi dos décadas lo recuerdan como el muchacho de cabello rubio, sencillo, de amplia personalidad, que tenía como hobby por las tardes, llenar de amigos el viejo ‘pichirilo’ rojo, cabeza bajita, de propiedad de la familia, para pasear por el pueblo hasta que se acabara la gasolina, relata El Heraldo en reciente crónica, cuando estalló el escándalo.

“Podría tener para esos tiempos entre 18 y 19 años, cuando iba de casa en casa de sus amigos, a recogerlos sin un plan distinto que recorrer el pueblo. Muchas veces convidaba para la finca, aquí cerca de Sahagún, prácticamente dentro del perímetro urbano”, relata en la esquina del parque Simón Bolívar un hombre que pide la reserva de su identidad, y que aparenta ser contemporáneo de Bula, de 49 años.

El ciudadano se refiere a la finca El Socorro, ubicada en el sector Pocheche, a escasos tres minutos de Sahagún, que después recibió como herencia el exparlamentario y que, al parecer sigue siendo  suya.

Una lujosa vivienda y ranchos en palma de la especie ‘vende aguja’ se divisan a unos 50 metros de la carretera, aproximadamente. Justo al frente de la finca, de 50 hectáreas, termina el pavimento del sector. El predio está delimitado con cercados de madera, pintados de blanco, que le da un toque de altura como los muebles rústicos.

La propiedad es vecina de la quesera que por varios años fue de Otto Bula y que según los vecinos de ese sector ha tenido nuevos dueños. Sin embargo, allí empezó Bula su vida como comerciante, lejos, tal vez, de querer ingresar al ‘rentable’ oficio de político.

En una vivienda cerca de la carretera troncal, Nicomedes Aldana, nativo de Sahagún y amplio conocedor de la política local y regional, relata que Bula recibió como herencia una pequeña fortuna representada en una finca, un depósito agropecuario y la casa familiar de los Bula Bula, en una de las esquinas del parque central de Sahagún.

“Otto estudió en Medellín, hasta que se conoció con Mario Uribe Escobar cuando este aspiraba al Senado (1998). Otto le hizo la campaña en Córdoba, a tal punto que alcanzo a reunirle si mal no recuerdo más de 10.000 votos. Mario Uribe fue elegido congresista, hace renunciar al segundo y al tercero en la lista y hace entrar a Otto Bula quien era el cuarto. Estando Otto en el Senado, Mario Uribe se cayó de un caballo en una de sus fincas, lo incapacitan durante varios meses y quedó entonces con todo el periodo. Considero que ha sido un personaje muy sagaz en política”, relata Aldana.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.