En las puertas de la paz

20 de enero del 2015

“Para el Presidente Santos, el 2015 es el año para consolidar el proceso de Paz.”

Con sinceridad expresé por twitter al presidente Juan Manuel Santos y a la dirigencia de las FARC mi gratificación y sentidas felicitaciones por la conducción acertada del complejo proceso de dialogo desarrollado en La  Habana, con el cual le han manifestado a Colombia y al mundo, que por fin estamos a las puertas de la Paz. Quiero decirles que  esta placentera sensación no es solo mía, se expresa en  la sociedad colombiana que ha visto pasar más de 50 años de guerra fratricida, que solo nos ha dejado violencia, muertes, viudez y orfandad, por doquier. El Presidente Santos hace honor a su condición de marino, conduciendo “contra viento y marea” en medio de mares procelosos, la delicada y frágil nave de la Paz, con la vocación de  conducirla segura a feliz puerto, para beneficio de todos los colombianos.

Por eso resulta incomprensible que exista un grupo de colombianos que sin la menor consideración y compasión con nuestra atribulada nación, hayan decidido decretarle la  guerra, sin cuartel, al Cese bilateral del fuego y a la Paz. Actitud comparable con expresiones de marcado deterioro ético que hace recordar episodios de la pavorosa Guerra Civil Española, ocurridos en el paraninfo de la Universidad de Salamanca, regentada en esos álgidos momentos por don Miguel de Unamuno, cuando en medio de la celebración del día de la raza, (hoy de  la Hispanidad), 12 de octubre de 1.936, el general del ejército español José Millan-Astray y Terreros, interrumpió la magistral intervención del Rector,  gritando: “Muera la intelectualidad traidora. Viva la muerte”. Unamuno respondió a ese necrófilo e insensato grito, diciendo: “Este  es el templo de la inteligencia y yo soy el sumo sacerdote. Estáis profanando su sagrado recinto. Venceréis, porque tenéis sobrada fuerza bruta. Pero no convenceréis. Para convencer hay  que persuadir, y para persuadir necesitareis algo que os falta, razón y derecho en la lucha. Me parece inútil el pediros que penséis en España. He dicho”.

Para el Presidente Santos, el 2.015 es el año para consolidar el proceso de Paz y por  esta razón le ha pedido a la sociedad colombiana y a sus aliados políticos que salgan y vayan por las regiones  y los campos haciendo pedagogía y educación acerca del contenido y avance de las negociaciones, sabe que el escenario central del conflicto se encuentra en las zonas rurales y será allá precisamente donde se deben concentrar todos los esfuerzos y hacer realidad la presencia de las políticas de Estado que buscan satisfacer las necesidades  por largo tiempo insatisfechas de la desfavorecida sociedad rural. Será con los líderes de esas regiones conocedores del dolor  de la guerra y la violencia con quienes logrará sacar  adelante sus inéditas y valientes propuestas de Paz.

Desde este ángulo esperanzador, la convocatoria educativa debe hacerse a los distintos estamentos de la sociedad civil que son escuchados y tienen liderazgo en los grupos de población que dirigen y a su vez, se sienten  comprometidos con la  tarea de  ayudar a jalonar los Acuerdos de La Habana. El Presidente Santos debe convocarlos como un poder renovador determinante para la superación de la violencia. Es la hora que en una decisión histórica convoque a las instituciones religiosas, universitarias, académicas, a los maestros, a los empleados, a los trabajadores, a los estudiantes, a los empresarios y los comprometa en esta acción pedagógica, que haga posible abrir de una vez y por todas las duras y oxidadas puertas  que nos conduzcan al  cambio social y a  la Paz.

Está bien que el Presidente Santos recurra la Iglesia católica, con su Santidad el Papa Francisco que tan importante esfuerzo realizó en el mejoramiento y apertura de las rotas relaciones Cuba-EE.UU. Estamos  seguros que al ser convocada  ayudará en nuestro proceso de Paz a través del presidente de la Conferencia  Episcopal, monseñor Luis Augusto Castro. Tener al lado de la Paz a los miles de sacerdotes que orientan a la grey colombiana, es contar con una inmensa legión  de pedagogos que pueden explicar las profundas conveniencias y ventajas que para el mejoramiento social y humano traerán los Acuerdos de La Habana a nuestro país.

Del mismo modo recurra a los partidos de la Unidad Nacional y al Partido Liberal donde militaron  sus antepasados, con la certeza de que será de muy buen recibo su convocatoria. Ella, la sociedad civil, irradiada a lo largo y ancho de la nación, comprendiendo la dimensión social de los Acuerdos y  de  la implementación de las nuevas concepciones de la política de Estado en los temas económicos, políticos y sociales significará  un verdadero aporte  inédito a este  proceso.

Todo esto es lo que nos lleva a expresar alegría y confianza al encontrarnos en las puertas de la Paz,  y queremos hacer un llamamiento fraternal a quienes aún persisten en actitudes escépticas y negativas, que es hora de decirnos entre todos, con fe y esperanza: “Venga esa mano país”.

EX.EMBAJADOR DE COLOMBIA.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO