En marcha la Sexta Papeleta

1 de abril del 2011

Estuve esta última semana de marzo en el Foro Colombia 2011 realizado en Bogotá por iniciativa de la Secretaría de Región Capital a cargo de Sonia Durán en alianza con la Revista Semana, durante la celebración de los 20 años de la Constitución del 91. Magnífico evento, bien organizado, bien concurrido y con expositores colombianos y extranjeros de primera línea. Asistió numeroso público, alrededor de mil personas, profesionales en su gran mayoría. Me llamó la atención su juventud y que no bajaron su atención los dos días, no obstante la intensidad horaria de las tareas del foro y la multiplicidad de temas e intervenciones. El público y los conferencistas son calificados y convencidos de la trascendencia de la materia, verdaderos especialistas, y la interlocución fue al grano de los asuntos.

La primera conclusión que saco del Foro es que la importancia del tema de “región” es extraordinaria para los colombianos. Siempre se ha dicho que Colombia es país de regiones. Esta reunión lo demostró, no solo por el interés que despertó y por la profundidad de las exposiciones y los diálogos, sino porque concurrieron colombianos oriundos de todo el país que trajeron al debate sus propias experiencias y visiones sobre la materia. Se puso de manifiesto, eso sí, esa circunstancia odiosa que domina la cuentión del centralismo colombiano bien descrito y criticado por los gobernadores de Atlántico, Cauca, Cundinamarca, Risaralda y Santander que hicieron uso de la palabra y por los asistentes que intervinieron. El centro no solo acapara y esteriliza cada vez más atribuciones y recursos del presupuesto, sino que con el paso del tiempo es más olímpico en despreciar a la dirigencia y los reclamos de la provincia. En esta oportunidad a las autoridades centrales, el Vicepresidente de la República, el Ministro del Interior y el Presidente del Congreso Nacional quienes figuraban en el programa, no les  molestó incumplir la cita con la reunión, con lo cual no solo demostraron su desenfado, sino que despreciaron magnífica oportunidad de encontrarse cara a cara con la agenda de la descentralización de la que depende no solo el desarrollo del país, económico y social, sino la sostenibilidad ambiental, la soberanía y la paz.

Quedó claro que el proyecto de Ley de Ordenamiento Territorial que tramita el Congreso no solo es irrelevante e inocuo, sino contrario al espíritu descentralista y autonómico de la Constitución. Está inspirado en el referente anacrónico de los miedos que suscitan los recuerdos de las guerras civiles del siglo XIX, en vez de las relidades del siglo XX y las exigencias de modernidad en este mundo globalizado. No tengo duda que la agitación popular que vendrá en Colombia más temprano que tarde, será por cuenta del desesespero bien fundado por la urgencia de la descentralicación. Bogotá no solo se convierte cada vez más en una magalópolis incómoda para sus habitantes agobiados por la corrupción, las dificultades de transporte, la falta de empleo de calidad y la inseguridad, resultantes de que su crecimiento desbordado y caótico obedece más a la pauperización y el abandono de la periferia que a la generación de dinámicas económicas que estén abriendo paso a la creación de oportunidades de bienestar. Como si fuera poco, irrita cada vez más a la provincia que se siente despreciada y ve perder en la impotencia sus oportunidades de progreso del país entrabadas y frustradas por el centralismo administrativo y fiscal que deriva en el Estado impotente y absurdo que tenemos.

Vendrán movilizaciones importantes de las regiones reclamando atención y procesos de autonomía política y presupuestal como los que se vienen dando desde hace décadas en países avanzados y con crecimientos notables que entendieron a tiempo la necesidad de descentralizarse para progresar con equidad.

Se dijo con claridad en el “Foro Colombia Regional 2011” que el argumento de la incompetencia y la corrupción en las organizaciones territoriales es válido también para criticar la administración central, como lo demuestran los escándalos de los últimos tiempos. Además, que debe cuestionarse al centralismo por el atraso y la regresión del país en rubros fundamentales como la infraestructura de transporte, la distribución del ingreso, el empleo y la lucha contra la pobreza. Son limitaciones de extraordinaria contundencia que impiden el avance de la sociedad colombiana y que debe afrontar y resolver el país en la transformación del sistema político, en la construcción de valores y en la transformación de la arquitectura del Estado.

Está pues en marcha otra vez y en definitiva, el gran movimiento descentralizador de Colombia. El arranque ha sido este “Foro Colombia Regional 2011” que en su sesión de clausura decidió constituirse en Cabildo Abierto para entregarles a los cinco gobernadores asistentes al evento y a la Secretaría de Región Capital, el mandato de convocar cuanto antes a todos los gobernadores del país para proponerles que soliciten al Registrador y al Consejo Nacional Electoral la inclusión de la Sexta Papeleta en las elecciones locales de octubre próximo, que permita a la ciudadanía de toda la nación pronunciarse si su voluntad soberana es hacer realidad el proceso de institucionalización de las entidades territoriales autónomas contempladas en la Constitución del 91. Sí, por fin llegó la hora de “Colombia Región”.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO