Respuesta a Juan Lozano

31 de agosto del 2011

Suena difícil de creer, pero está más que comprobado que expulsar la mafia con la que cogobierna Colombia en todos sus niveles es una tarea imposible si la sociedad y los partidos políticos no ponen de su parte. Sorprende ver la actitud de Juan Lozano, director del Partido de la U, con la que descalificó […]

Suena difícil de creer, pero está más que comprobado que expulsar la mafia con la que cogobierna Colombia en todos sus niveles es una tarea imposible si la sociedad y los partidos políticos no ponen de su parte.

Sorprende ver la actitud de Juan Lozano, director del Partido de la U, con la que descalificó el informe que sobre riesgos electorales realizó la Corporación Nuevo Arco Iris con el apoyo del Ministerio del Interior y del Instituto Nacional Demócrata, diciendo a través de los micrófonos de Caracol Radio que “no corresponde a la validación que hicieron  los organismos del Estado y sostuvo que ese listado no le fue entregado al partido porque el propio Gobierno consideró que tenía inconsistencias.”

Para empezar, senador Lozano, el Ministro del Interior en ningún momento ha dicho que el informe tiene inconsistencias y cito las  palabras de Vargas Lleras en medios de comunicación como el Tiempo.com, cuando fue presentado  al gobierno nacional y los directores de los partidos que como usted, Rafael Pardo (Partido Liberal)  y José Darío Salazar (Partido Conservador) sentaron su voz de protesta: “es un malestar que me parece injustificado porque el informe de la fundación Arco Iris ha sido trasladado a los organismos de inteligencia para que se coteje esa información”.

Me da la impresión, senador Lozano, que todas estas ganas de descalificar el trabajo que con mucho esfuerzo y sacrificio se ha hecho en varias regiones del país, no son sino ganas de desviar el  debate, centrarlo en una cuestión personal con el director de Nuevo Arco Iris y así distraer la atención de la opinión nacional y pasar de agache en las elecciones.

En ningún momento se ha negado que no se esté realizando un esfuerzo por depurar las listas, pero es claro que no ha sido lo suficientemente válido como para aplaudirlo, por eso doy lugar a las palabras de Claudia López y León Valencia cuando aseguraron que la tarea de limpiar las listas hasta el momento, es  mínima.

Puede ser que con esto que voy a decir especule, y especule más de la cuenta, pero estoy casi seguro de que la intención de mantener candidatos de los que se sospeche tiene algún apoyo de personas cuestionadas o  grupos  al margen de la ley, se hace con el ánimo de ganar y si llegado el caso, la justicia actúa y pierde el cargo,  en todo caso el partido presenta una terna de posibles sucesores y asunto arreglado, el puesto continúa en manos del movimiento político ganador. La anterior situación no fue contemplada por la reforma política que castiga a los partidos y movimientos que presenten en sus listas a senadores y representantes con vínculos con actores ilegales, y nuevamente el país se encuentra bajo el riesgo de que tanto el conflicto armado como los políticos que han hecho de los gobiernos locales su caja menor, comiencen su tarea de reacomodarse en el poder local.

Ojalá el senador Lozano y todos sus colegas en los demás partidos políticos reconozcan la labor que desde la sociedad civil se hace por una política sana y sigan el ejemplo e inviten a los ciudadanos a votar por candidatos con una hoja de vida impecable y libre de sospechas, pero sobre todo, que abandonen la estrategia de que con tal de ganar cualquier camino es bueno.

Cambiando de tema, cuando escuché la entrevista a Amparo Grisales en Caracol Radio y recordaron sus intentos por incursionar en la música caí en cuenta por qué las cuarenta mil copias que según ella alcanzó a vender hoy se encuentran en el lugar que tanto  menciona su disco: en la oscuridad.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO