El mal humor de la Azcárate, Alerta, Hassam y  otros humoristas

El mal humor de la Azcárate, Alerta, Hassam y otros humoristas

2 de agosto del 2016

El popular, exitoso y muy querido Pedro González, “Don Jediondo” comenzó a sufrir vértigos, ataques de pánico y desmayos, en momentos en que su carrera estaba en la cima.

La crisis la superó plenamente después de un año de tratamientos médicos y espirituales. Me dijo él que la soberbia lo condujo a alejarse de su familia y a vivir en permanentes afanes por su trabajo nada fácil, hacer reír. Hoy la paz han retornado a su vida y a su casa.

Hace poco, otra persona que aprecio, Ricardo Lozano, “alerta”, resultó enfurecido –amenazó con abogados y demandas- porque le pregunté si obligado había tenido que hacer presentaciones ante mafiosos o personas fuera de la ley. También se incomodó porque hice una broma de su figura “amorfa” frente a la modelo porno Esperanza Gómez, con quien haría una película.

Lea también: ‘Socorro Porro’ (periodista que metió en líos a Azcárate )espera las excusas de Álvaro Uribe Vélez

El humorista Gonzalo Valderrama se fue de su casa y el país lo estuvo buscando tres días continuos, pensando en lo peor. Cuando apareció se ofendió porque habíamos dicho que “no estaba muerto, que andaba de parranda”. Su señora explicó que era bipolar.

Por su parte, el brillante Herly Hassam Gómez Parra le contestó a madrazos a un tuitero que hizo alguna referencia a su matrimonio en crisis. Le pregunté el porqué de su respuesta agresiva y me dijo que no toleraba que se metieran con su familia.

Además: La diatriba de Alejandra Azcárate contra las Farc y el proceso de paz

La Azcárate disgustada

Esta mañana, en medio del diálogo sobre sus presentaciones de hoy, Alejandra Azcárate me lanzó de entrada –al aire en Todelar- un puñetazo verbal por haberla atacado, según dijo, en un comentario, que no precisó y me envió a buscar en los archivos de google.

Lo primero que me encontré es que le había dicho “flacuchenta desgarbada”, pero ella me aclaró que eran sus propias palabras.

Encontré, entonces, una nota sobre su “descachada” al hablar sobre temas de paz, en un diálogo con “Socoro Porro”, que causó mucha controversia en su momento, pero que seguramente se fue a la porra (Socorro) porque no he vuelto a saber de ella, la periodista Yennifer Sáenz.

También: Hassam: “Me amenazaron por hacer chistes de la Comunidad del Anillo”

Aclaró entonces La Azcárate que la entrevista había sido realizada meses atrás, en otra coyuntura, y por eso la inconveniencia e inoportunidad. Terminamos bien, le tomé una foto, nos dimos un abrazo no tan cálido y suscribimos la paz. Soy su admirador y no me perdía sus entrevistas políticas en televisión. Celebro que esté pensando en regresar con ese espacio.

Los humoristas en los camerinos

El asunto del humor –o del genio- de los humoristas es complejo. Partimos del hecho de su admirable sensibilidad, de la inteligencia que se requiere, de la presión inimaginable para lucirse en su campo.

Seguramente por eso, muchos terminan siendo depresivos, bipolares, fácilmente irritables, cuando no es que se ahogan en horribles tragedias.

Emeterio, de “Los Tolimenses” terminó siendo alcohólico y otros han llegado al suicidio.

El umbral de tolerancia se reduce en extremo y se exasperan por cosas sin importancia.

Yo me siento más a gusto y tranquilo entrevistando políticos y funcionarios, con los que he llegado a ser agresivo e insultante. Sin embargo, ellos generalmente se crecen y se hacen fuertes. En cambio, una entrevista con un humorista es muy difícil, se desbaratan fácilmente. Y si no lo hacen en el momento, sí después, en sus casas o trabajos.

Hacen reír, se burlan, satirizan, son espectaculares. Pero se vuelven polvorosas, debiluchos, cuando ellos mismos son motivos de risa o burla. Aquí también se incluyen algunos periodistas, pero ese será tema de otro día.

La vida del payaso

No voy a suscitar la ira divina diciéndoles payasos, pero haga referencia al poema de Juan de Dios Peza, “Reir llorando”, tan viejo y tan conocido en el mundo.

Viendo a Garrik, actor de la Inglaterra el pueblo al aplaudirlo le decía: “Eres el más gracioso de la tierra, y el más feliz…”; Y el cómico reía. Victima del “los altos lores, en sus noches más negras y pesadas, iban a ver al rey de los actores, y cambiaban su “spleen”; en carcajadas.

Una vez ante un médico famoso, llegóse un hombre de mirar sombrío:

_Sufro _le dijo_ un mal tan espantoso como esta palidez del rostro mio.

Nada me causa encanto ni atractivo:

No me importa mi nombre ni mi suerte; en un eterno “spleen”; muriendo vivo, y mi única pasión la de la muerte.

_Viajad y os distraeréis _Tanto he viajado.

_Las lecturas buscad. _Tanto he leído.

_Que os ame una mujer. _Si soy amado.

_¿Pobre seréis quizás?. _Tengo riqueza.

_¿De lisonjas gustáis?: _Tantas escucho.

_¿Qué tenéis de familia? _ Mis tristezas

_¿Vais a los cementerios? _ Mucho…mucho

_¿De vuestra vida actual tenéis testigos?

_Si, más no dejo que me impongan yugos:

Yo les llamo a los muertos, mis amigos, y les llamo a los vivos mis verdugos.

_Me deja_agrega el médico perplejo vuestro mal. Más no debo acobardaros; tomad hoy por receta este consejo: sólo viendo a Garrik podéis curaros.

_¿ A Garrik ? _Si a Garrik…la más remisa y austera sociedad lo busca ansiosa; todo aquel que lo ve muere de risa, tiene una gracia artística asombrosa.

_¿Y a mi…me hará reir? _Oh. si, os lo juro.

El sí, nadie más que él. Mas…¿qué os inquieta?

_Asi dijo, dijo el enfermo, no me curo; yo soy Garrik….cambiadme la receta.

Cuántos hay que cansados de la vida, enfermos de pesar, muertos de tedio, hacen reír como el actor suicida, sin encontrar para su mal remedio

¡Oh, cuántas veces al reír se llora!

Nadie en lo alegre de la risa fíe, porque en los seres que el dolor devora el alma llora cuando el rostro ríe.

Si se muere la fe, si huye la calma, solo abrojos nuestra alma pisa.

Lanza la faz la tempestad del alma, un relámpago triste; la sonrisa.

El carnaval del mundo engaña tanto, que las vidas son breves mascaradas.

Aquí aprendemos a reír con llanto y también a llorar con carcajadas.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.