Estar o no estar, he ahí la cuestión

22 de agosto del 2017

Cuando se participa en los procesos, se conocen los intríngulis de las trampas y se pueden denunciar.

opinion

“To be or not to be, that it´s the question”, decía Shakespeare en su obra famosa Hamlet. Y Claro ha sido traducido como Ser o no ser… puesto que es un drama de gran profundidad existencial. Pero como el verbo to be, traducido al español tiene dos acepciones, Ser o Estar, creo que podría legítimamente tomarse por la segunda para entender la incertidumbre de dos situaciones políticas, una en Venezuela y otra el Colombia.

En nuestra hermana nación, por cuenta de esa duda, se ha dividido y debilitado la oposición al régimen corrupto y dictatorial de Nicolás Maduro. Una parte de la alianza opositora, conocida como el MUD (Mesa de Unidad Democrática) ha decidido participar en las elecciones de autoridades locales, convocada por el gobierno para el mes de octubre. No les importa que sean organizadas por el mismo Consejo Electoral que hizo fraude para convocar a una Asamblea Constituyente aumentando los resultados de 3 millones de votos a 8 millones, sin siquiera ponerse colorado. Tampoco les importa que, para “estar” en esa contienda, los candidatos del MUD deben recibir un certificado de buena conducta entregado por la Constituyente espuria, ni que una buena parte de sus candidatos opositores hayan sido detenidos o inhabilitados.

Al otro lado de la Mesa de Unidad está María Corina Machado que se niega a participar. Para ella esa elección legitimaría al gobierno y le daría un respiro a Maduro. Pero, los que si quieren “estar”, le argumentan que al no hacerlo, el gobierno copará todos los espacios políticos y debilitará la presencia de la oposición ante la ciudadanía. Dicen que se trata de una estrategia de lucha, como lo fue la toma de las calles y que deben ir unidos a las urnas.

No es una decisión fácil, sobre todo cuando el tsunami de oposición que duró más de cien días y produjo más de mil muertos, parece haber retrocedido, cansada la gente de estar en la calle, de ver caer a sus jóvenes, sin mayores resultados.

En otro contexto, esta duda shakespereana, es la que enfrentan los y las parlamentarias que hacen parte de la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes, entre las que se encuentra la muy destacada congresista Angélica Lozano que ya anunció su retiro de este órgano investigador. Dice Angélica, y puede tener mucha razón, que allí no pasa nada. Para sustentar su posición muestra las cifras de expedientes abiertos a altos dignatarios que reposan tranquilamente sin que se avance un milímetro en su indagación. Tal vez por eso se le ha otorgado el apodo de “Comisión de Absoluciones”.

Es cierto, no le falta razón a Angélica Lozano, como tampoco a María Corina Machado. Pero cabe la duda razonable: ¿será que “no estar” le hace el camino fácil a los corruptos, tanto en Venezuela como en Colombia? La inquietud sigue siendo válida, así se haga frente a una calavera como la hacía el joven Hamlet en la famosa obra de teatro. Despachar la respuesta por la vía de la limpieza de principios puede no siempre ser la mejor opción.

Cuando se participa en los procesos, se conocen los intríngulis de las trampas y se pueden denunciar. En cambio, si el gato no está los ratones hacen fiesta, como pasó en la elección de la Asamblea Venezolana, que ante la ausencia de la MUD tampoco hubo posibilidad de veeduría en los puestos de votación. Al no estar Angélica, en el caso colombiano, los expedientes podrían refundirse en un momento vital en la lucha contra la corrupción en la Justica y los Bustos del caso no caerían.

Por lo menos ya hubo un antecedente importante y fue el de Jorge Pretelt que pasó por la Comisión de Acusaciones y salió acusado. Piénselo un poco más doctora Angélica.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO