Europa busca prohibir elementos de plástico, ¿y Colombia?

5 de julio del 2018

Mientras en Colombia se cobra un impuesto por el uso de bolsas plásticas, en Europa la discusión ha ido más allá: la Unión Europea anunció una serie de medidas que buscan la prohibición de materiales plásticos de un solo uso en objetos cotidianos y para los cuales existen alternativas ecológicas. La iniciativa busca superar la […]

Europa busca prohibir elementos de plástico, ¿y Colombia?

Mientras en Colombia se cobra un impuesto por el uso de bolsas plásticas, en Europa la discusión ha ido más allá: la Unión Europea anunció una serie de medidas que buscan la prohibición de materiales plásticos de un solo uso en objetos cotidianos y para los cuales existen alternativas ecológicas.

La iniciativa busca superar la exitosa restricción a las bolsas plásticas y se centra en elementos cotidianos como pitillos, hisopos y, especialmente, en cubiertos, vasos y platos de plástico. La idea no es que todos estos productos dejen de usarse, sino utilizar una versión fabricada con materiales sostenibles.

Hoy es dificultoso reciclarlos y representan un alto porcentaje de la basura marina que inunda las costas y afecta a la valiosa y única fauna marina. ¿Cuántos vasos y cucharas desechables usamos en un año? ¿Y botellas? Los elementos plásticos que utilizamos solo una vez tienen un gran impacto en ecosistemas y animales, que los ingieren al confundirlo con alimento.

El 90% de la basura en los océanos corresponde a plásticos, lo que se ha vuelto uno de los peligros más mortales que enfrenta hoy la flora y fauna en los mares del planeta. Los números son más que alarmantes: de los 100 millones de toneladas de plástico producido cada año, cerca de 8 millones terminan en los océanos, lo equivalente al peso de 800 Torres Eiffel, suficiente para cubrir 34 veces la isla de Manhattan o el peso de 14.285 aviones Airbus A380.

En el mundo 1300 especies se han visto afectadas, y se calcula que el 50% de las tortugas marinas y el 90% de las aves han consumido plástico alguna vez. El momento de actuar es ahora. Hoy podemos frenar la dependencia que se ha desarrollado hacia el plástico y los elementos de un solo uso y optar por alternativas menos contaminantes. Es hora de elegir la opción más sustentable por sobre la más “cómoda”.

Según la Secretaría Distrital de Ambiente, en los supermercados de Bogotá se reportan anualmente 491 millones de bolsas en doce cadenas grandes. Asimismo, el Fondo Mundial para la Naturaleza afirmó que un colombiano gasta al 288 bolsas al año. Esto significa que una persona que viva hasta los 77 años gastaría 22.176 bolsas plásticas, cuyo uso medio es de 15 minutos pero tarda 400 años en degradarse. Las proyecciones indican que en 10 años la producción mundial de plástico se duplicará. El momento para ser más conscientes de lo que consumimos es ahora y el cambio depende de nosotros.

La propuesta europea significa un avance importante que deberíamos considerar en Colombia. No solo las bolsas plásticas son una amenaza, sino una serie de utensilios cotidianos y aparentemente inofensivos, pero que deberían comenzar a ser normados en su fabricación y distribución.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO