Extravío y rumbo de Min Agricultura

4 de abril del 2019

Opinión de Enrique Herrera

Extravío y rumbo de Min Agricultura

El Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (MADR) desde hace un tiempo, y particularmente desde el Gobierno de Santos viene extraviado, está como perdido de lo productivo porque lo enfocaron a lo social. Lo desorientaron.

No tuvo grandes apuestas ni se concentró en incrementar la competitividad y rentabilidad  agraria,  ni en la inserción a los mercados particularmente de los pequeños productores  ni en la sostenibilidad del sector. Ello es tan así que los rendimientos por hectárea de, por ejemplo, el café, maíz, yuca y arroz  se rezagaron frente a los promedios mundiales y lo mismo ocurrió con la leche y  la carne.

Lo social, sus movilizaciones y protestas impusieron la política pública agraria  y por eso el Ministerio andaba de  paro en paro  suscribiendo compromisos sociales,  comprometiéndose con lo que no podía cumplir, gastando su presupuesto en la coyuntura, o sea en   ayudas directas a los productores y subsidios al precio y casi nada en la estructura, es decir en dotar de bienes públicos al sector como son la seguridad jurídica de la propiedad rural y la  infraestructura productiva.

Y para mientras tanto los costos de producción aumentando, la rentabilidad bajando y los productores quebrándose.

La fuerza de la inercia, esa que trae el MADR de lo social, nunca hay que infravalorarla porque la inercia es cómoda, no requiere esfuerzo y no tiene  resistencia dado que no implica cambios y así invita  al sesgo del statu quo que es, ni más ni menos,  la tendencia general a aferrarse a la situación actual y que por lo mismo, impide cambiar.

Ese desafío, el de la inercia, el statu quo y la postergación tendrá que vencerlas pero  no necesariamente de rompe sino con argumentos y guardando el equilibrio entre lo productivo  y lo social o, mejor, atendiendo lo social con lo productivo mejorando rentabilidades, aumentando la tasa de inclusión de los pequeños a los mercados e incrementando sus ingresos  y con la provisión, por supuesto, de bienes básicos sociales.

Los compromisos adquiridos por el anterior gobierno tomaron proporciones gigantescas e incumplibles, tienen preso al  Ministerio, lo desviaron del foco y minaron al territorio nacional con bombas de movilizaciones sociales. La minga del Cauca es una muestra de ello y los paros  que vendrán en un año electoral,  reafirmarán lo aquí dicho.

Incumplibles son los compromisos con la comunidad étnica y los adquiridos en el diálogo social como también los del  punto 1 de la Habana, el de la Reforma Rural integral,  porque el marco fiscal de mediano plazo no lo permite y  la debilidad institucional de las Agencias del sector tampoco.

Las mesas constituidas para el diálogo social proliferaron y los compromisos adquiridos en ellas también. Existe la Mesa Única Nacional de la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular; la Comisión Nacional de Territorios Indígenas; la Mesa permanente de Concertación   y 14 mesas más que desgatan al Gobierno, le formulan la agenda, comprometen su presupuesto  e impiden que el  MADR cambie de rumbo, que se mueva de lo social a mejorar la productividad, sostenibilidad  y rentabilidad del agro.

Está siendo hora, aunque tarde es,  que el Presidente Duque diga cómo recibió el sector, sincere las cuentas y explique que es cumplible y qué no de los compromisos que heredó.

@enriqueha

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO