Fantasía sensual o pesadilla de un azafato

16 de marzo del 2011

Una azafata rubia, alta, de ojos claros y cuerpo espectacular corriendo por el pasillo de un avión, alterada, sin respiración y para hacer más interesante la escena, vestida tan solo con cucos y sostén,  ¿el sueño de todo varón hecho realidad? Pues sí,  pero el sueño en verdad era una pesadilla.

Resulta que mi compañera, Magolita, la rubia espectacular, iba por el pasillo distribuyendo tarjetas de inmigración cuando un pasajero un poco tambaleante se le acercó, aparentemente a preguntar algo. De pronto, el tipo se inclinó hacia adelante, abrió la boca como si fuera un gran lobo bostezando, y de su interior salió un chorro de sangre oscura que impactó con fuerza el cuerpo de la azafata y la dejó como en película de terror, incapaz de moverse y cubierta de un líquido rojo que le chorreaba de los pelos a los pies.

El lío que se armó fue fenomenal. La sangre volaba por todas partes, los pasajeros cercanos gritaban y se apartaban de tan grotesca escena tratando de que el líquido no los alcanzara, algunos auxiliares se fueron a buscar equipos de primeros auxilios, otros observaban sin saber que hacer, y dicen las malas lenguas, que uno hasta se escabulló hacia la cabina delantera incapaz de enfrentar semejante espectáculo. El enfermo cayó al piso después de lanzar un pequeño gemido, que no se supo si era de disculpa o de sufrimiento.  Por unos eternos segundos, o quizá hasta minutos, toda persona que no estaba paralizada, se alejaba de la escena. Hasta que la compañera embadurnada reaccionó, trató de ayudar al hombre en el piso pero con su apariencia de demonio rojo, tan solo logró quitarle el poco ánimo que le quedaba y untarse un poco más de sangre. Sin más que hacer, la ahora repugnante rubia de ojos claros, decidió  correr al baño. Un compañero logró, nadie se explica aun como,  sobreponerse a la sorpresa y repugnancia y se lanzó a socorrer al tipo. Resultó que el hombre estaba operado de las amígdalas y no había hecho caso a los días de convalecencia recomendados y aparentemente por la presión del avión, se le habían reventado los puntos de la herida.

Mientras todos seguíamos el drama en el pasillo, la compañera encerrada en el baño  impresionada e incapaz de pensar con claridad por la sangre que la cubría y sin poder soportar la húmeda sensación sobre el cuerpo, se quitó la ropa. Trató, sin éxito, de llamar la atención de algún compañero o pasajero para que le llevara su maleta y cambiarse el uniforme. Pero con semejante espectáculo de terror en la cabina, ¿quien le iba a poner atención? Desesperada, decidió salir en interiores en busca de su equipaje que estaba muy cerca sobre la ultima fila de pasajeros…en ese momento, todo el mundo se olvido del enfermo y de la impresión tan horrible que les producía la sangre, TODOS se quedaron boquiabiertos viendo la escultura desfilar por la cabina, ya nada más importaba, y ahora si, todos los caballeros se dieron cuenta que lo importante era ayudar a la pobre azafata, que con pocas manchas de sangre sobre la blanca piel…y poca ropa, hacia esfuerzos por bajar tan pesada carga del compartimiento superior. El azafato, y dos o tres de los pasajeros se mandaron en picada a colaborarle a la  señorita  a bajar su maleta.

El enfermo, después de un  tratamiento con hielo y reposo llegó a La Paz sin más contratiempos, el auxiliar que salió a escabullirse se ganó una buena reprimenda, la azafata aun sufre y se pone nerviosa cuando algún pasajero tambaleante se le acerca y los pasajeros aun sueñan con viaje tan excitante a la Paz, pero eso sí, los que viajaban con señoras, todavía tienen pesadillas al recordar la vaciada que les pegaron sus esposas por mirar con cara de idiotas a la azafata en ropa interior.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO