Fatal Inquisición contra General Flavio Buitrago y señora

28 de noviembre del 2015

Saludcoop, el robo del siglo aún no termina.

Fatal Inquisición contra  General Flavio Buitrago y señora

Fuimos nosotros –léase Red de Veedurías- quienes en su momento descubrimos y  le mostramos al país el enriquecimiento sin límites del coronel Royne Chaves, jefe de seguridad del expresidente Andrés Pastrana, sus propiedades  y fincas de recreo que ocultaba y que  sirvieron para su condena posterior.  Y, que gracias a este hallazgo la Revista Cambio pudo contrarrestar la arremetida de Royne Chaves, esposo de la conocida cantante Marbel, que amenazaba su independencia periodística.

Fuimos nosotros –léase Red de Veedurías- quienes le hicimos un seguimiento exhaustivo al proceso del General Santoyo, – preso en los Estados Unidos- y lo desempolvamos de los riesgos anaqueles del Consejo de Estado, como también fuimos nosotros quienes denunciamos las irregularidades recientes en la dirección de la Policía para amañar investigaciones disciplinarias que tocaban al general Palomino, actual director de la entidad.

Tribunal de la inquisición contra el General Buitrago y su esposa: procesados por enriquecimiento lícito – no ilícito-

También un día se dirá que fuimos nosotros –Red de Veedurías- quienes advertimos que en el caso del General Flavio Buitrago, y su esposa Elba Alieth Pulido Solano, se está  adelantando un juicio, como en el medioevo, ante un tribunal de la inquisición  simplemente por haber sido aquel el jefe de seguridad del entonces Presidente Álvaro Uribe, y donde lo que se pretende es  forzarlo a confesar lo inconfesable y servir de testigo en contra de este último, en una desaforada cacería de brujas, donde a juicio de la Fiscal del caso, Primera Delegada ante el Tribunal de Distrito, Liliana Patricia Donado Sierra, uno y otro sin fórmula  de juicio, merecen ser pasados por la hoguera, con el único cargo sustentable de que no es el de enriquecimiento ilícito, sino precisamente por el delito de enriquecimiento lícito.

Decimos que el pecado o delito que se les acusa y por el cual se les tiene privados de la libertad es el de enriquecimiento lícito, por cuanto se les acusa de haber recibido sueldos de la policía así como comisiones de servicios, y que el informe y mal llamado peritazgo de la Fiscalía no incluyó la valoración de unos bienes cuya procedencia y monto resultó ser exactamente el del avaluó catastral. Asi quedó claro en la audiencia de pruebas de la semana anterior cuando se abrió el juicio.

Cada peso y centavo  de su patrimonio que se le acusa de procedencia ilícita está plenamente justificado en el proceso con los ingresos del General Buitrago, según lo declarado por los peritos contables – que escuchamos en la última audiencia realizada la semana pasada-, presentados por la defensa integrada por Mario Iguaran y  Carlos Arturo Gómez Pavajeu. La Fiscal Liliana Donado,  no tuvo una sola pregunta  que formular en esa extenuante jornada de testimonios, que más se parece al abuso del derecho de incriminar y mantener privado de la libertad a una discreta y sencilla ama de casa y a su esposo un General, cuyo pecado fue aceptar hacerse cargo de la seguridad de un expresidente.

El General sí tiene quien lo atropelle: injusticia verde oliva

Lo extraño es que la misma  Fiscal Liliana Donado no dijo nada cuando Marcos Gil “el papero”  fue dejado en libertad -solo recapturado después por decisión de la justicia-, pese a confesar este  sus nexos con la mafia y su patrimonio de procedencia ilícita. Tampoco dijo nada cuando la familia  de “el papero” fue desvinculada penalmente por el presunto lavado de activos de  quien por mucho tiempo fue considerado un empresario próspero, al punto de que Pedro Gómez hizo varios negocios multimillonarios con el –“papero”- antes e incluso después de figurar en la lista Clinton.

Ni Pedro Gómez, ni “el papero” han declarado en contra de los esposos Buitrago-Pulido, más aun se les acusa por parte de la Fiscal Pulido de haber comprado a cuotas un local al constructor Pedro Gomez.

Esta sórdida página muestra como existe en Colombia una justicia selectiva, o mejor una injusticia teledirigida, pérdida en la búsqueda de enriquecimientos lícitos, sobre la base de los mismos bienes y los ingresos públicos de un General que si tiene quien lo aprese.

La única salida será de nuevo la justicia, los  jueces de la República, que le devuelvan la majestad a la justicia y el sosiego perdido del retiro, y restablezcan el dolor tendido sobre la familia del General Buitrago, cuyo único pecado por el que se le acusa es haber protegido al presidente Uribe. Esto esperanzadoramente será en enero, entre tanto su navidad y año nuevo tendrá por sino los grilletes y las rejas.

Otras lupas

El capo de la salud Carlos Palacino cabeza del Megacartel de la Salud volvió impune a Colombia

Carlos Palacino, el mayor  mercader en la historia de la salud en Colombia, y cabeza del grupo Saludcoop, donde se produjo el mayor saqueo a las arcas del país hasta ahora conocido, como lo denunciamos en el libro “El Megacartel de la Salud”, se halla  en Colombia -ahora  sí consiguió para el pasaje desde Miami donde reside, pues decía que no tenía con qué-, amenaza con demandar a los colombianos, quizás por no haberle dejado saquear aún más al país, y de paso poner en riesgo más de 4 millones de afiliados, y sus familiares. Le salimos debiendo.

Carlos Palacino, capo de la salud, y el congresista Holguer Díaz  ante el Consejo de Estado por caso Saludcoop 

El propio Consejo de Estado había negado la declaración de Carlos Palacino, ahora finalmente la decretó, para eso tuvimos que insistirle y presentar recursos dentro del proceso de pérdida de investidura que desde la Red de Veedurías adelantamos contra el  entonces parlamentario santandereano Holguer Díaz, quien aparece presentándole una cuenta de cobro a Palacino por sus servicios prestados no al país sino a los intereses de Saludcoop, léase  “Megacartel de la Salud”, cuando era “padre de la patria”.

Presas funcionarias de la Contraloría que condenaron a Saludcoop: otro falso positivo judicial…!justicia al revés¡  

Mientras Carlos Palacino sigue impune,  y el Gobierno Nacional decide liquidar a Saludcoop, este fin semana fueron apresadas las dos funcionarias -madres cabeza de hogar- de la Contraloría que estuvieron al frente de la investigación que adelantó la Contraloría General y que terminó con una multa de $1.4 billones. Curiosamente habían tratado ser apresadas a finales de diciembre de 2014, pero un Juez le negó a la Fiscalía tan aberrante y desvergonzada petición. En lugar de felicitarlas y condecorarlas, la intención de la Fiscalía no es hacer justicia sino injusticia,  apresarlas para presionarlas para que “canten”, cuando no hay nada que contar.

Decisión que coincide sospechosamente con el concepto rendido por un perito la semana pasada para eliminar  esa decisión ante el Tribunal de Cundinamarca  y con la cual  se pretende tumbar  esta sanción – y de paso el bolsillo de los (las) colombianos(as) -, descaradamente concluye la firma contratada Crowe Horwarth,  que el desfalco de Saludcoop fue solo de $74 mil millones. Así las cosas, no parece ser una coincidencia  el regreso al país del capo de la salud Carlos Palacino y sus anuncios de demandar al Estado.

La liquidación de Saludcoop será un fracaso y un desenfrenado fracaso si permitimos que a la luz pública y a los ojos de todo el mundo, no se paguen los cerca de $1.4 billones de esta sanción que le han literalmente sido robados a la salud de millones de colombianos y colombianas, y si además Carlos Palacino no termina  pagando por ello en física cárcel.

El cartel Saludcoop, y el delito perfecto

Saludcoop, el robo del siglo aún no termina… solo falta que se caiga la más importante  sanción de la Contraloría, y que quienes  la adoptaron con inmenso  y por qué  heroico valor civil,  terminen en la cárcel – como ya está ocurriendo, desde la semana pasada, cuando fueron apresadas las funcionarias de la Contraloría General, claves en la sanción contra Palacino por $1.4 billones, madres cabeza de hogar, confinadas al peor patio de la cárcel El Buen Pastor, el quinto, para que no se nos olvide lo  ocurrido con Policarpa Salavarrienta, Berbeo, Galán y en general con los líderes  del movimiento comunero-, que indemnicemos a Carlos Palacino por el megasaqueo de la salud, el más grande y grave en la historia del país, entregándole como parte de la misma   Saludcoop saneada y ahora Cruz Blanca –incluidos los $200 mil millones que le acabamos de entregar-, sus inversiones en el exterior, sus condominios vacacionales, y equipos de fútbol y mejor aún la propiedad de la totalidad de la red hospitalaria pública  del país, que Carlos Palacino sea considerado la mayor  víctima de la Ley 100 y del sistema de salud patrio, y como consecuencia sea  resarcido también mediante condecoración por el Congreso  de Carlos Palacino con la Cruz de Boyacá y termine siendo designado como mínimo de interventor, o mejor de superintendente  y ministro de salud y protección social.

reddeveeduriasdecolombia@redver.org

@Pablobusanc

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO