Fea y desleal práctica

Fea y desleal práctica

12 de mayo del 2017

LOS CUENTOS DE LA NEGRA CANDELA

Aunque esto de la competencia desleal en todas las profesiones siempre ha existido, últimamente se ha agudizado en el  mundo del entretenimiento, específicamente entre los cantantes y gente involucrada en este mundillo entre los asesores de prensa, figura indispensable para la promoción y crecimiento de estos artistas quienes necesitan visibilizarse cuando comienzan para ser reconocidos porque de lo contrario su talento y virtudes se quedan en la cocina de su casa para deleite de sus familiares pero jamás serán conocidas por el gran público.

Hay jefes de prensa de todos los colores, pelambres y sabores.  Y lo digo con conocimiento de causa.  Están los verdaderamente profesionales que trabajan denodadamente y con mística por sus pupilos y los proyectan desde abajo hasta convertirlos en estrellas:  objetivo cumplido.  Esos son los honestos y destacables.  Sobre todo confiables porque le meten el hombro hasta el final. Muchos de ellos los internacionalizan.

Pero están en la otra punta, aquellos con presencia de años en el medio y un nombre que andan a la expectativa de los nuevos prospectos de figuras musicales para caerles cuando ya están visibilizados, han despegado y comienzan a figurar.  Les endulzan el oído con ofertas deslumbrantes de convertirlos en figuras cuando ya el trabajo duro, el más difícil, el de abajo lo han hechos otros.  Naturalmente el novato pero ansioso artista, cae redondito en el oropel de la oferta.  Sin ningún problema desechan a su anterior jefe de prensa, supuestamente porque no tienen contactos internacionales  ni estrategias de mercadeo para proyectarlos y prefieren decir adiós, te vi y marchan sin ningún agradecimiento.

Crasa equivocación en algunos de los casos.  Porque cuando cambian de Jefe de Prensa no vuelven a figurar en ningún medio y se van apagando como las velas.  Razones muchas.  Porque no es suficiente su talento y carisma como artistas.  Las relaciones públicas, el contacto con los medios, el buen trato y sobre todo el don de gentes de sus Jefes de Prensa influyen definitivamente en su aparición en radio, prensa y televisión, al igual que en las redes.  Esto nada tiene que ver con la “payola”  Es otro aspecto de la difusión de su imagen.   No es lo mismo que un Jefe de Prensa maneje dos o tres artistas que veinte o treinta.  Siempre habrá preferencias hacia uno o dos, los más fáciles de vender, los otros van de “place” o, mejor quedan relegados.  Es más, a veces los ofrecen como vendaje si les llevan o les facilitan el camino hacia quién ya está posicionado.  Así las cosas son facilísimas.

El porque de esta columna.  Sencillo.  Últimamente me he enterado de la migración de algunos de los artistas de moda de sus periodistas de cabecera hacia otros que les ofrecen el oro y el moro y no les cumplen.

Ejemplos claros de meganovas que brillaban en el firmamento con luz propia y de repente desaparecieron del panorama público por escuchar cantos de sirenas:  Mr. Black, el rey de la champeta por unos años consecutivos con su “Serrucho”; “Bandida” y “Te daré tiempo”, que lo llevó a participar en un reality en el Canal RCN, a ser invitado a programas de entretenimiento internacionales y ahora titila.  Igual está sucediendo con Jeison Jiménez, indiscutible y éxitoso cantante de música popular que aparecía en todo lado y ahora ya no se escucha igual en los medios, no estoy mencionado la radio.

Tanto el uno como el otro despidieron a los Jefes de Prensa argumentando falta de contactos a nivel internacional, cuando su época gloriosa se las hicieron estos comunicadores que aguantaron de todo. Desplantes, humillaciones y desprecios de algunos a quienes le tocaban las puertas para que los invitaran. Únicamente por el beneficio de su empleador.

Esto para citar tan solo dos casos, pero son muchísimos más dignos de ser tenidos en cuenta.

Fea y desleal practica periodística que debe terminar en el medio.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.