Epa Colombia, de “guisa” a modelo de SoHo

Foto: Revista SoHo

Epa Colombia, de “guisa” a modelo de SoHo

5 de abril del 2017

Guisa o no, como la desacreditaron, nada refinada, de una zona marginal y pasado sórdido, lesbiana y con historias de vida terribles, sufrida pero con ganas de triunfar y comerse el mundo, Epa Colombia se ha convertido en modelo nada menos que de la revista SoHo y soberbia –a su manera- ha mostrado sus curvas, que incluyen el aumento reciente del busto, obligado ahora que le llegó la fama.

En esas páginas han desfilado las más bonitas, las más voluptuosas. Me imagino que Adriadna Gutiérrez, Claudia Bahamon, Jessica Cediel, Paulina Vega y  Sara Uribe.

La lista es bien larga y envidiable, con excepción del bache de Yidis Medina, que tenía otros méritos, el escándalo político y la cárcel.

Y el desnudo insólito y poco agradable de Daniel Samper Ospina, capaz de todo, incluyendo el intento de suicidio en una manifestación uribista.

El buen ojo de la revista (muy criticado en redes sociales) le permite a los colombianos conocer “a fondo” a esta jovencita que parecía desmirriada y enclenque, pero que se ha transformado con el poder de una o varias cirugías o la habilidad del fotógrafo Felipe Loaiza, que logró de “Epa” poses de modelo consumada.

Vea ya las fotos de @dane.cheer en SoHo.co Fotos: @felipeloaizafoto

Una publicación compartida de Revista SoHo (@revistasoho) el


La buena pluma del excelente escritor Luis Fernando Afanador –encargado de la crónica- realza el artículo, antes de que comiencen a empelotar a la modelo. Relata que se vieron en el almacén Jeans Kevin’s Straus, frente al Cami de Chircales, en Ciudad Bochica, Sur.

-Atravieso las vitrinas, guiado por una muchacha que me lleva hasta una pequeña habitación donde espero a Daneidy Barrera Rojas, Chamita Cheer, más conocida como Epa Colombia. Allí, en ese almacén que también es casa, vive ella con sus padres venezolanos y sus hermanos. A los pocos minutos aparece con una sonora carcajada y me dice, a manera de saludo: “¡Hola! Aquí, triunfando”. No hay duda: tiene carisma y una gran personalidad que la ha hecho resistente al matoneo. Porque, en realidad, lo que la hizo famosa fue un acto de matoneo.

Sere la chica abril ?????

Una publicación compartida de Daneidy Barrera Rojas (@dane.cheer) el

El momento no podía ser más trascendental para Epa Colombia. Todos listos, el fótografo Felipe Loaiza, un asistente de fotografía, José Alias Pollo. Maquillaje y peinado, Vanina Disalvo. Y hasta producción y styling, Lucy Moreno. El paraíso buscado y alcanzado.

“Quería conocer Santa Marta y ya fui. Quería ser famosa y vea, ya lo soy. Quería cantar y ya he sacado tres canciones. Quería salir en SoHo y cuando me llamaron yo me quería morir. Nunca me habían tomado una foto profesional. Me sentí muy feliz, me sentí toda una modelo, divina. Me falta conocer Cancún y llegar a ser comediante. Me gusta hacer reír a la gente. Me encanta, me encanta mucho”.

Afanador cuenta bien la historia: -En plena Copa América, antes del partido de Colombia contra Chile, se le ocurrió animar a la Selección a la manera del Ras tas tas y de los que cantaban “epa Colombia”. Le pidió a su mamá que le comprara una camiseta blanca de la Selección y, jugando con el estribillo “epa la arepa, epa el chorizo”, que coreaban los de la comunidad LGBTI que ella conocía, hizo su video, lo colgó esa noche y lo vieron las mismas 50 personas, sus amigos y gente del Sena. El celular se descargó —“tenía un perro de celular”— y se acostó a dormir. Al otro día, cuando llegó a estudiar, le dijeron: “Amiga, le están pegando una boleteada, el Brayan y el Esneider”. El Brayan es un tuitero con miles de seguidores que compartió su video, y para Daneidy eso fue lo que lo volvió viral. Sin darse cuenta, le había cambiado la vida.

La burla a “la guisa de la Selección” empezó a crecer. A los pocos días ya tenía 120.000 seguidores. Su página “se congestionó”, le hicieron memes, canciones de electrónica y la invitaron a Día a día, de Caracol Televisión: subió a 200.000. Luego, llegó al millón y se convirtió en uno de los videos más vistos en Colombia en 2016. Pero no todo fueron rosas: cuando iba por los 150.000 seguidores le hackearon la cuenta; abrió otra y la volvieron a hackear: “Al principio me hacían mucho bullying, iba a una discoteca y la gente me tiraba botellas, me pegaban chicles, era terrible, decían: ‘Esta guisa de mierda por qué pasa por los canales, cómo la vuelven famosa porque cantó Epa Colombia, hace quedar mal a las mujeres’”. Sí, no fue fácil: “La gente me decía: ‘Se le acabaron los 15 minutos de fama. Se pasa la Copa América y esa niña no es nada, es una valija ante el mundo’”.

Chamita Cheer —Chamita porque a su papá le decían Chamo y Cheer, por su actividad de porrista— no se doblegó, sigue Afanador. Al contrario, se fortaleció con las críticas.

¿La han matoneado por ser lesbiana? “No, para nada. La gente me dice que la lesbiana, que no sé qué, pero no”.

¿Siempre le gustaron las mujeres? “Al principio tuve muchos novios. Estaba en el Sena y una niña me caía mucho, yo decía no, ella es superhombre, ‘usted es muy machorra, váyase de acá’, terrible. Pero después ya, me empezó a gustar”. ¿Y su familia cómo lo tomó? “Mi mamá me decía que eso no era de Dios, pero si uno es de Dios, Dios está para ayudarlo a uno, no para cambiarlo ni criticarlo. Yo no muestro mi vida así muy abierta, por ahí unos videos payaseando.

Buena nota de SoHo. Buenas fotos. Buena crónica. Al margen de lo que piensen de la modelo, convertida en un fenómeno social, o fenómeno en las redes.

O simplemente un fenómeno, para el gusto y la opinión libre de quien quiera discutir.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.