Francisco es un líder visionario

Francisco es un líder visionario

7 de septiembre del 2017

El Papa Francisco está de visita en nuestro país y en estos seis días tendrá la tarea como el Primer Obispo de Roma, de ampliar y consolidar los espacios y la fe de los católicos de Colombia y por qué no decirlo de América Latina y de lograr dejar mensajes de reconciliación y entendimiento en un país que se ahoga en una de sus más profundas crisis y enfrentamientos generados por las ideas que se tienen y se confrontan de cómo gobernar al país.

Los mensajes del Papa Francisco, han generado en la nación las confrontaciones que vienen de hace rato y particularmente desde que se iniciaron los diálogos y los acuerdos con las guerrillas de las FARC y el ELN. Hay quienes se atreven a considerar que la visita del primer jerarca de la iglesia tiene como propósito continuar siendo el cómplice de las políticas por cierto, mal llamadas castro-chavistas, cuando en realidad el objetivo principal del jerarca de la iglesia ha sido el de rechazar la guerra, condenar las desigualdades sociales y predicar la armonía y el entendimiento entre todos los seres humanos.

Sin lugar a dudas, además del propósito de su visita como peregrino de cristo, propiciador de los evangelios y constructor de una iglesia más ligada a los pobres y humildes, a los enfermos, a las víctimas de la violencia y de la explotación; también tiene el propósito de expresar un mensaje de entendimiento y de reconciliación que es una misión del rol político que la iglesia católica ha desempeñado en toda la historia y ha incidido a través de sus jerarcas en muchos países y gobiernos del mundo.

No podemos olvidar que el Papa, además de ser un líder espiritual, un orientador y multiplicador de la fe cristiana, tiene adicional, el mandato de ser jefe de Estado y como tal no puede separarse, de las situaciones que viven los países y los gobiernos que visita y con los cuales tiene relaciones diplomáticas.

El Papa no es el portador de las fórmulas mágicas que resuelven las profundas dificultades económicas, políticas, sociales, culturales, que vive el país y menos, es responsable de los malos gobiernos que lo han dirigido ni de la corrupción campante que nos tiene sumidos en las más grandes confrontaciones que han conducido a violentar la constitución, la democracia, los derechos humanos y las libertades ciudadanas que seguirán siendo iguales si se permite que los responsables de la crisis sigan gobernando la nación.

No obstante a lo anterior, lo que si es cierto, es que la presencia del Papa Francisco en el país, confirma que la iglesia de Roma con su líder espiritual principal, apoya la paz mundial, rechaza la violencia y la guerra y cree que el mejor método para seguir evitando enfrentamientos y profundizando contradicciones son los diálogos y los acuerdos, en el marco de la civilidad, la prudencia y los valores éticos y morales de los gobernantes de las naciones.

No podría pensarse que el Papa Francisco tomara partido por una u otra postura política que pretende el próximo año en las elecciones presidenciales definir qué rumbo debe tomar el país. Esto es, si se mantiene en el estatus quo responsable de los males y las desgracias de la patria, o la ciudadanía decente se alindera en favor de los líderes y movimientos que proponen los cambios y las transformaciones para hacer de Colombia el país que ponga en práctica el mandato esencial de la Constitución inspirado en el Estado Social de Derecho, del respeto a los derechos fundamentales y sociales como la igualdad la solidaridad y la libertad.

Cada sector que cree en su iglesia tomará para bien o para mal la visita y los mensajes papales, lo cierto es que para millones de colombianos y colombianas la presencia de su santidad los llena de alegría, de júbilo, de motivación, de espiritualidad, de esperanza y de contribución desde la fe a buscar un comportamiento ejemplar de quienes participan de la iglesia de cristo que representa Bergoglio.

Los que hacemos parte de los movimientos alternativos valoramos como altamente positiva la visita del Papa a Colombia. Agradecemos inmensamente su contribución a los diálogos de paz que contribuyeron a la firma de los acuerdos de la Habana, a la entrega de las armas por parte de las FARC y al rechazo del uso de la violencia como método de acción política. Igual su respaldo a los diálogos con el ELN en Quito y que el anuncio de su visita al país contribuyó al acuerdo de una tregua bilateral que debe ser permanente hasta lograr un pacto que termine con esta guerrilla y permita su reinserción a la vida civil y democrática.

Igualmente valoramos sus mensajes en favor de la defensa y la protección del medio ambiente, del respeto a nuestra madre tierra, la defensa de los pobres y las críticas a los modelos económicos excluyentes, el apoyo y trabajo por la unidad de su América latina, señalando que los diálogos y pactos entre las distintas opiniones harán de este continente territorios más unidos y democráticos.

Resaltamos sus mensajes para buscar solución a nuestros muy complejos problemas políticos y sociales que de mantenerse serían contrarios a su primer mensaje de reconciliación que lo trajo a pisar tierra colombiana. Bienvenido Francisco, esta es también tú patria.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.