Sin la ayuda del Estado nada de nada

Sin la ayuda del Estado nada de nada

17 de diciembre del 2016

Sin la ayuda de papá he estado financiando programas de televisión. ¡Ah! Bien difícil que es llevar a buen puerto un proyecto televisivo.  Y cuando los subsidios se acaban el debacle, porque mueren esos proyectos.  Es el caso de la salida del aire anunciada para próximas semanas del programa “Feliz día” de Telecaribe, conducido por el Barranquillero Agmed Escaff, quien refrescó, modernizó, actualizó y demostró la gran diferencia entre una propuesta cosmopolita y los desgastados programas magazines que abundan en la pantalla chica, especialmente en las empresas con pocos recursos como son algunos canales locales.

La noticia de la conclusión de “Feliz día”, tiene conmocionados a los habitantes de la Costa Atlántica que respaldaban con su sintonía al programa de Agmed.  Les llenaba las expectativas porque les hablaba en su lenguaje.  Al mejor estilo de “Los Ángeles de Charlie”, Agmed salía acompañado no por tres sino por cuatro hermosas presentadoras cautivadoras que le hacían la segunda.

El cuento es que al ser una co-producción en el que participa el Estado, donde ellos colocaban la infraestructura técnica y él los contenidos y equipo humano, la fórmula funcionó.  Pero como el dinero se termina, eso es exactamente lo que pasó con “Feliz día” y los demás canales regionales con programación propia.  El soporte comercial manejado por cada una de las empresas televisivas se repartía en el resto de la programación y no sólo en el espacio triunfador desangrando sus finanzas y obligándolos a recoger sus inversiones en calidad.  Les desvían sus ganancias.

El caso de “Feliz día” es tan sólo un ejemplo de que esta sociedad no produce buenos resultados monetarios a la larga.  Terminada la financiación sale el talento que no quiere meterse la mano al bolsillo para seguir apoyando el proyecto.

Por ser co-productores y responsables sobrevivió el Canal Uno hasta el 30 de abril del 2017.  Era una empresa mixta entre los programadores y Radio Televisión de Colombia, lo mismo pasa con los demás regionales: Teleantioquia; Telepacífico; Telecafé que se ven a gatas para reportar ganancias económicas, y los balances al final del año no son los mejores.

Por eso la web está ganando la pelea contra  la televisión abierta.  Preocupa el futuro de los medios audiovisuales especialmente los más débiles quienes morirán sin el apoyo del Estado.  

Papá gobierno sigue siendo Quijotesco, y no ha sabido equiparar la pelea contra la televisión por suscripción, porque no se les olvida que el único servicio gratuito en nuestro país es la televisión.  Se paga el agua, la luz y el teléfono pero no la señal emitida por RTVC la cual es blanco de todas las críticas a pesar de ser gratuita.  Por eso andan todos los canales regionales con cara de preocupación, en shock porque sin aportes económicos  su futuro es negro, si es que lo tienen.

El caso del programa de Agmed Escaff, es apenas el detonante del panorama de éstos canales donde la pauta es difícil de conseguir por falta de calidad en sus producciones y lo peor, porque se han convertido en botines de los políticos regionales.   Sin papá Estado la cosa está grave, grave….   

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.