Duele la democracia

22 de enero del 2015

“Como duele cuando en una democracia se hable de falta de garantías jurídicas.”

Cómo duele cuando vemos que una justicia con bajísimos índices de popularidad debido a su lentitud, actúa con especial celeridad y atención frente al caso del tal hacker que penetró la campaña de Óscar Iván Zuluaga, cuando tantos casos que claman justicia, están archivados y cubiertos de polvo en los juzgados de Colombia.

Cómo duele cuando la justicia en mención da credibilidad a criminales confesos como sucede en el caso de Luis Alfredo Ramos y de manera semejante, con el tal hacker que en medio del desespero, cambiando versiones de su testimonio y con un evidente afán de hacer daño, miente sobre su relación con la campaña presidencial de Zuluaga con el único objetivo de obtener beneficios y rebaja de penas.

Como duele cuando escuchamos al Fiscal General de la Nación,  proponer penas alternativas como el servicio social para criminales de lesa humanidad de las FARC y su vez, actuar de manera implacable con Óscar Iván Zuluaga, David Zuluaga y Luis Alfonso Hoyos.

Como duele cuando algunos medios de comunicación que han sido tan incisivos para adelantar algunas investigaciones, hoy presenten una noticia a medias y ni siquiera se toman la molestia de desconfiar y dudar sobre las declaraciones incongruentes del tal hacker y de la extraña celeridad jurídica con la que se ha actuado en este episodio que devela rasgos de persecución política.

Como duele cuando en una democracia como la colombiana que con todos sus peros, ha sido estable, hoy se hable de falta de garantías jurídicas, persecución y criminalizacion de la oposición.

Como duele que en este país en donde tanto se exalta la paz y la reconciliación por parte del gobierno, el Congreso y algunos medios, a su vez haya de manera paralela un profundo odio contra el uribismo; mientras se pregona La Paz se ataca con cólera visceral a Uribe y quienes lo rodean.

Claro que todo lo anterior duele, pero el dolor no desviará ni debilitará el compromiso de hacer oposición democrática, control político con argumentos y critica constructiva. Duele el daño que se hace a la democracia al buscar intimidar al opositor con la cárcel, mientras se busca premiar con la participación en política y el perdón de penas a quienes han atacado sin cesar nuestras instituciones.

El país conoce a Óscar Iván Zuluaga, sabe de sus altas condiciones profesionales y personales, lo ha demostrado durante una extensa carrera dedicada al servicio público. Los demócratas debemos oponernos pacíficamente a la intimidación judicial que hoy sufren él su hijo David y Luis Alfonso Hoyos,  hombres íntegro y probos.

No olvidemos que independiente de nuestras posiciones políticas o partidistas, quien calla frente a una injusticia hoy, puede ser víctima de ella mañana. Cómo duele el daño que se está haciendo a la democracia colombiana, pero la alternativa no es la renuncia sino la perseverancia y el valor.

@FedericoHoyos

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO