General (r) Gerardo Ayerbe Chaux. In Memoriam

18 de abril del 2011

Pocos personajes como el  General (r) Gerado Ayerbe Chaux. Nació en Popayán el 11 de Abril de 1916, hijo mayor del hogar de  Julio Manuel Ayerbe Segura y Adelaida Chaux Navas.  A los 18 años  ingresó a la Escuela Militar, se graduó como  subteniente un año después, para comenzar su inmaculado paso por el servicio militar.

Durante su carrera, en su condición de oficial subalterno ocupo diferentes cargos en varios batallones. Luego, como oficial superior se desempeñó como Comandante de los Batallones García Rovira, Ayacucho y Bocanegra, Subdirector de la Escuela Superior de Guerra, Director de la Escuela Militar de Cadetes, Comandante de la Tercera Brigada, Jefe del Estado Mayor del Ejercito y Gobernador del antiguo departamento de Caldas, para mencionar solo algunas posiciones.

En 1960 ascendió a Brigadier General y en 1966 a General de la República, período en el que ejerció los más altos cargos del escalafón militar: Comandante del Ejército, Jefe del Estado Mayor Conjunto, Comandante General de las Fuerzas Militares y Ministro de Defensa del gobierno de  Carlos Lleras Restrepo.

Al retirarse del servicio activo en 1970, fue designado Embajador de Colombia en Argentina.

Su condición de hombre probo e intachable y su ecuanimidad le valieron la confianza de varios jefes de Estado para solicitarle ejercer las funciones de Registrador Nacional por cerca de diez años, condición en la cual entregó las credenciales de Presidente a Alfonso López Michelsen, Julio César Turbay Ayala y Belisario Betancur Cuartas.

Dedicó tiempo y esfuerzo en búsqueda de la paz,  ejerció como  Alto Comisionado de Paz y miembro de la Comisión Conciliadora.

Durante su carrera militar y civil recibió múltiples condecoraciones, entre ellas la Orden de Boyacá en grado de Gran Cruz y la Cruz de Belalcázar.

Con Cecilia Rojas Llorente conformó un hermoso hogar por cerca de 70 años del que sobreviven sus hijos Elvira, Ana Lucia, Gerardo Alberto y Juan Carlos, nietos y bisnietos. Sus hijas Cecilia Eugenia y María Teresa fallecieron en el 2010.

Muchas veces se dicen honrosas y hermosas palabras de la gente que parte, en el caso del General Ayerbe Chaux, nos quedaríamos cortos en expresar lo que ha significado para el departamento del Cauca y para el país haber contado con un ciudadano de sus virtudes y calidades. El paso por las Fuerzas Militares, y demás posiciones  y dignidades que detentó, dejan un recuerdo imborrable para quienes tuvieron el honor de conocerlo y tratarlo. Su humildad, serenidad, alegría y su reconocida caballerosidad permanecerán siempre como algunas de sus características  más notables.

Un miembro de familia incondicional para todos, un ejemplo de vida, pues sin temor a equivocarnos podemos decir que fue uno de esos hombres con un talante y virtudes  de los que cada vez es más difícil encontrar.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO