GOLEM (1)

6 de febrero del 2011

Los egipcios hablan de revolución y Mubarak de reformas, los ciudadanos le piden la renuncia y él cambia el gabinete. Lo cierto es que la importancia de Egipto no sólo es el tamaño de su población o el Canal de Suez entre otros, sino que se trata del país árabe más liberal de todos.

Porque ya muchos han explicado la relación entre lo ocurrido en Túnez y lo que está viviendo Egipto y la posibilidad de que esas ansias por las más dignas y elementales libertades terminen contagiando a los ciudadanos de Marruecos, Argelia, Yemen, Jordania, Siria, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos.

En otras palabras, el mundo árabe le está abriendo las puertas a la “democracia” pero también a los islamistas, porque cualquier gobierno de los anteriormente mencionados, tendría que incluir a la Hermandad Musulmana y a la hermandad de las redes sociales; tal pareciera que hoy en día la sociedad civil se organiza pero a través de las nuevas tecnologías, aunque en China la palabra Egipto haya desaparecido.

Mientras tanto, creería que el ejército egipcio se mantiene pasivo y “neutral”, porque la espontaneidad de las protestas sorprendió hasta al islam más radical de todos. Pero de los militares depende cuándo se irá Mubarak y de qué forma, pues si deciden apoyar al dictador, Egipto viviría un baño de sangre.

Ahora bien, Ramonet le preguntaba hace poco a los medios y a las cancillerías de USA y de Europa, si en Túnez o en Egipto existían dictaduras o “Estados moderados”, porque la doble moral de esas potencias y su histórica complicidad también los convierte en responsables de la situación actual.

Además, estas protestas todavía no son ideológicas o religiosas y una de sus más simples peticiones es que gobernar no signifique robar. Por lo tanto, la diferencia entre ellos y Occidente es prácticamente nula y Carlos Fuentes tenía razón cuando dijo que “la distancia hace creer que la diferencia es mayor, mientras que la cercanía comprueba lo contrario”. Por eso sólo espero que este momento histórico nos ayude a replantear quiénes son los amigos y los enemigos de nosotros…

[1] Se usa en metáforas, bien como seres descendidos o como entidades al servicio del hombre bajo condiciones controladas pero enemigas de éste en otras… También es el título de un poema de Jorge Luís Borges.

“Si (como afirma el griego en el Cratilo)

el nombre es arquetipo de la cosa
en las letras de ‘rosa’ está la rosa
y todo el Nilo en la palabra ‘Nilo’”…

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO