Gracias, Sebastián

7 de marzo del 2011

A Sebastián Romero la vida le quedó corta para las causas que abrazó con vehemencia. Este joven edil de la localidad bogotana de Chapinero fallecido el pasado lunes 28 de febrero con apenas 32 años de vida, nos dejó un testimonio político que merece todos los elogios. La fuerza del liderazgo débil es quizás la mejor manera de describir a este ser humano excepcional.

Nació o se hizo o eligió ser gay en una sociedad y un  mundo homofóbico. Y convirtió su condición o su elección personal en su causa política principal. A ella agregó sus otras causas: la lucha por la inclusión, la causas verde, la pelea por la democracia y contra todo tipo de discriminación. Ello lo hizo una persona de izquierdas, así, a secas, sin adjetivos.

Balbuceó su causa en medio de los resquicios robados a la intolerancia y la discriminación. La tutela, instrumento de exigibilidad de derechos derivado de la Constitución de 1991, ayudó a crear progresivamente una jurisprudencia en favor de los derechos de la población de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transgeneristas –LGBT.  Aún hoy, la Corte Constitucional tramita una tutela que exige el derecho a la adopción de hijos por parte de una pareja lesbiana. También, los LGBT han acudido a la Corte demandando la revisión de leyes que son abiertamente discriminatorias y con ello han abierto vitales debates públicos que remueven las fibras de la sociedad colombiana.

Pero Sebastián entro en la escena pública en un contexto de apertura política e institucional. En su condición de Alcalde de Bogotá y desafiando resistencias de todo tipo, Lucho Garzón propició un espacio de diálogo denominado “Alianza por el reconocimiento de la ciudadanía plena de las personas LGBT”. El protagonismo político y social de los LGBT y la decisión de Lucho dio lugar al proyecto “Bogotá diversa. Chapinero diverso”, en cuyo contexto se creó el Centro LGBT para garantizar los Derechos Humanos y brindar asesoría legal y psicológica a la comunidad LGBT y sus familias. Chapinero, gobernada por Angélica Lozano y Blanca Durán, se convirtió así, en un referente político y cultural, nacional e internacional, de los LGBT. El Decreto 608 del 2007, expedido también por Lucho, dejó en firme una política pública dirigida a garantizar los derechos plenos de esta población y el Acuerdo 371 de 2009, del Concejo Distrital estableció lineamientos de  política pública para la garantía plena de los derechos de los LGBT.

Esta revolución cultural tuvo a Sebastián como protagonista de primera línea. Ahora Sebastián se fue con muchas de sus batallas a mitad de camino. A Él y al movimiento LGBT que lideró le agradecemos la comprensión del valor democrático de la diversidad y el ineludible compromiso que nos asiste en la lucha contra todo tipo de discriminación. También debemos agradecerle su papel en la creación de espacios políticos para que la reivindicación de la diversidad tenga voz propia. Y lo digo, desde mi condición heterosexual.

Gracias Sebastián por haber convertido tu vida privada en una causa política justa.



* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO