Gremio favorecedor

18 de enero del 2013

Temas de interés nacional e itinerantes, con frecuencia en los escenarios del concierto internacional, son las relaciones con los demás países tanto en pro de lo comercial como en busca de los propósitos de una “paz estable y duradera”. Mientras gobiernos de una y otra ideología, activistas de Derechos Humanos de izquierda y otros de […]

Temas de interés nacional e itinerantes, con frecuencia en los escenarios del concierto internacional, son las relaciones con los demás países tanto en pro de lo comercial como en busca de los propósitos de una “paz estable y duradera”. Mientras gobiernos de una y otra ideología, activistas de Derechos Humanos de izquierda y otros de derecha se rasgan las vestiduras al ver cómo se le van de las manos los jugoso convenios de la cooperación internacional, todavía quedan instituciones serias que piensan de manera objetiva y sin tapujos que las víctimas del país merecen un tratamiento digno y decidido en favor de sus derechos.

Sin importar de qué brazo armado de las diversas corrientes ideológicas, que nos contaminan constantemente el panorama humanitario, sin tener en cuenta quién fue el perpetrador del hecho punible y sin reparar en los orígenes violentos del victimario, sino más bien centrándose en la violación sistemática e incesante de los derechos de las víctimas del campo, FUNDAGÁN y FEDEGÁN, han emprendido un nuevo reto que trae consigo grandes responsabilidades, no solo gremiales, sino sociales en procura de la reivindicación de las garantías legales y jurídicas quienes en mayor proporción trabajan y vienen en el campo y para el campo: los ganaderos.

Es así como de manera decidida el gremio ganadero, victimizado, ha visto una luz de esperanza en el Programa de Acompañamiento a las Víctimas Ganaderas de la Violencia (PAVIC) que FUNDAGÁN y FEDEGÁN han desarrollado y puesto en marcha con magníficos resultados, favoreciendo a quienes por décadas han tenido que soportar la inclemencia de sus victimarios. El asunto es de la mayor importancia. En épocas de pleno fuego que cruzado, que hoy no ve sus días y que según parece recrudecerá el próximo 20 de enero según los negociadores de las Farc en La Habana, FUNDAGÁN sigue acompañando los procesos de reparación y restitución de tierras en el marco de la Ley 1448 de 2011.

Esta fue una tarea que de la mano de José Félix Lafaurie y María Fernanda Cabal, se ha venido ejecutando desde la publicación de la primera edición de la obra Acabar con el Olvido, que se ha erigido como una valiosa herramienta de Memoria Histórica, que ha permitido visibilizar la persecución y el genocidio ganadero por años en Colombia a manos de los diferentes grupos armados ilegales. Durante los últimos cinco años la Fundación Colombia Ganadera –FUNDAGÁN- se ha ocupado de temas que afectan a nuestros ganaderos. Fenómenos climáticos y flagelos sociales hacen parte de los ejes temáticos que ejecuta la entidad sin ánimo de lucro, sobre la base de la responsabilidad social institucional. La organización cuenta con su propio Observatorio de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario. A través de éste obtiene el comportamiento de las cifras, regiones y tipologías delictuales más recurrentes en la Colombia rural. Acabar con el Olvido  compiló –luego de un juicioso trabajo investigativo- un listado de cerca de 4000 víctimas que han estado en el ostracismo social y jurídico. Así mismo, recogió 400 testimonios de nuestros apaleados y olvidados agricultores, que se ganan la vida sacando adelante un proyecto lechero o cárnico, en busca de una vida digna para sus familias.

Para el sector, y sobre todo para el productor, no es un secreto que no sólo se siente un impacto negativo proveniente de las balas de los bandidos y los secuestros extorsivos de las Farc, sino también hay un resentimiento económico que paradójicamente se da en virtud de los tratados comerciales internacionales. Con claridad lo ha manifestado reiteradamente Lafaurie, que conscientemente es un defensor de la producción nacional y de las exportaciones. Prueba de ello se ve con claridad en uno de sus más recientes editoriales, el cual encabeza diciendo que La premura no parece responder a la ‘conveniencia comercial’, sino a una actitud provinciana de bajar la cabeza ante los imperios. Más cuando ellos son activos observadores del proceso de paz y su aval será clave para limpiar, ante la comunidad internacional, los crímenes de lesa humanidad y narcotráfico cometidos por las Farc y asimilarlos como conexos al delito político. Eso, al parecer, es más importante que procurar el trámite reposado, que permitiría advertir y evitar la ruina para más de 300 mil familias ganaderas. Es la ruta segura a la debacle de más de un millón de campesinos que dependen de la producción lechera. 

Pues bien, esta es la descarnada realidad que le tocó vivir al ganadero; y le tocó porque ese es el mandato del gobierno que no ve más allá de los intereses particulares, desconociendo los derechos de los del campo. Evidentemente se trata de una apuesta mucho más política que verdaderamente social. Y eso que no hacen más que hablar de paz social. Me pregunto si paz justa y social es fracturar el agro pensando en la proletarización del campo y en las importaciones de leche de Europa y Estados Unidos. Las cifras no mienten y el panorama venidero es abrumador. En 2012 las compras de lácteos se incrementaron en un 200% en comparación con 2011 y fueron 8 veces más que en 2010.

Pero en vez de doblegarse y resignarse a los posibles nefastos resultados con enemigos como las Farc y los TLC el gremio eleva la frente y, con una mirada aguda y proyectada al bienestar común de sus ganaderos, ha reaccionado en pro de su bienestar.

Las víctimas ganaderas de la violencia, a través del programa diseñado para ellas, se han convertido en una tabla de salvación de la falta de solidaridad y olvido institucional. FUNDAGÁN hoy atiende más de 7.000 solicitudes de acompañamiento que a través de los proyectos locales de vacunación mensualmente llegan al nivel central, en donde profesionales del derecho especializados en temas humanitarios hacen contacto personal con las víctimas inscritas que demandan su asesoría. Se trata de una consultoría jurídica integral a través de la cual el ganadero víctima  recibe toda la instrucción sobre sus derechos y deberes en desarrollo de la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras. El equipo de abogados explica con precisión los presupuestos normativos de la ley, indica los términos, los tiempos, las entidades competentes y responsables de reconocer sus derechos y posteriormente, hace un seguimiento de cada uno de los casos, a fin de obtener los resultados esperados, a la vez que se convierte en un actor importante en la veeduría gremial frente al cumplimiento de las obligaciones de las autoridades sobre el particular. Sobre este último punto es muy importante destacar que en la actualidad FUNDAGÁN es una de las 11 Organizaciones Defensoras de los Derechos de las Víctimas (ODV´s) del orden nacional y pertenece al Subcomité Técnico de Sistemas de Información, lo que la convierte en una verdadera ONG de Derechos Humanos propositiva en la atmósfera propuesta por los postulados de la justicia transicional y en particular por la Ley 1448 de 2011 (Ley de Víctimas).

El próximo 28 de enero la agremiación emprenderá un nuevo reto. Una gira por 14 ciudades del país será la agenda que entre enero y finales de marzo se va a ejecutar en favor de los ganaderos. Se trata de conversatorios de leche enfocados a los TLC y Jornadas Humanitarias de Acompañamiento a las Víctimas Ganaderas. En estas reuniones se hablará del primer tema y se oirá a expertos conferencistas en la materia. El otro objetivo misional es atender a las víctimas que acudan en cada región, brindándoles –a través del equipo jurídico in situ– toda  la asesoría y el acompañamiento como víctimas de la violencia local. La cita empieza en Montería pasando por ciudades de la Costa Caribe, del Eje Cafetero, del oriente, del interior y terminando en Boyacá.

¡Aprendan! Esto da cuenta de un gremio serio y comprometido con sus asociados, que no baja la guardia y que sigue trabajando con ahínco y tesón, proponiendo categóricamente, bajo la premisa de una campaña irrestricta en favor de las víctimas ganaderas. Abrazo cálido. Seguimos trabajando.

presidencia@colombiaconmemoria.org

@colconmemoria

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO