Greys´s Anatomy regresa con más locura

Greys´s Anatomy regresa con más locura

2 de noviembre del 2010

Uno ve Greys´s Anatomy sintiendo que cada proceso mental de estos personajes por asimilar en la vida nos identifica, pero seguimos sintiendo envidia de su perfecta vida inaccesible, llena de sabiduría, pero a la vez rutinaria, propia del sistema, desesperada y compulsiva, en la que hay amor, desamor, pelea, odio, estrés, fiesta, comida, diversión. Uno se enreda en la endogamia propia de estas series. Pero esta no es Melrose Place, ellos salvan vidas mientras se enredan.

Porque, ¿quién quiere salvar vidas y dedicar años estudiando una página tras otra el cuerpo humano lleno de alma? Son los verdaderos nerds del mundo, a nadie le importa si después se gastan sus ganancias viajando al África para seguir salvando gente o si compran una casa en Los Cabos, uno siempre seguirá rajando del sistema de salud no del médico que le salva la vida o que da la aspirina con una mini terapia gratis en la que puede uno contarle que se rajó en el examen o que hace rato que no habla con sus padres. Es por eso que se les quiere y para verlos, llegó la sexta temporada con todo el halo de demencia que puede dejar una masacre en las cabezas de los ya “fritos” cirujanos.

Ahora, algunos bajo la mirada de un psiquiatra importado logran revelar su trauma post violencia, lloran se desahogan e inventan para poder seguir operando. Meredith y Derek, continúan bajo el mandamiento del post-it que los unió y se portan de manera “normal”, mientras ella evade un aborto que seguramente la dejó insabora, en algún momento explotará y para ese espectáculo debemos esperar mientras que él acumula multas por exceso de velocidad después de vencer a la muerte, el trauma de todo héroe criollo, crisis que también llegará.

http://ve.canalsony.com/shows/greys-anatomy/season/6/episodes/24-death-and-all-his-friends

Cristina se acobarda y nada frena su caída, solo parece amortiguarla con el matrimonio dependiente del veterano que la ahorcaba en las noches, pero no hay guerra, solo la cara demente de la japonesa, quien ya no abre los ojos y parece un conejito asustado esperando el martillazo en la nariz, ya no tiene sarcasmo ni frialdad ahora solo teme y uno se queda sin saber si aguanta más ella o, nosotros sin ella. Afortunadamente la cuida el rey del trauma.

Entonces, están los nuevos residentes, ahora tienen más presencia y podemos soportarlos, aunque cuesta acostumbrarse a la cara diabólica inevitable del Dr. Avery, y la voz chilona de April hace que queramos cambiar el canal. Yo veo todo en streaming y no me gusta adelantar, si se ve en Sony a lo mejor pueda uno darse una pasada a ver que se está cocinando en otros canales. Pero bueno ¿quién no ha lidiado con un intenso? por eso se respeta y se aguanta como la fila de un cajero.

La doctora Bailey sigue en shock y extrañamos sus gritos y su actividad miniatura por los pasillos. Los demás: Callie, Arizona, Karev, Teddy, Mark, Lexie, Sloan el restablecido Jefe, van y vienen extrañamente, sin saltar mucho a la pantalla, operan se apiadan, reflexionan y lidian con la masacre a su modo, como pasa en la normalidad, como pasa en la vida real. No hay necesidad de protagonizar algo todos los días.

Entonces hay más llanto, hay más drama, más borracheras, más besos, más desengaños y más verdades reflejadas en cada uno de ellos, sobre nosotros mismos. Cuando ya no se quiere más de ellos, acabaron hasta con el nido de la perra y regresaron para verlos levantarse, excelente opción, porque uno siempre habla de los fracasos pero no sabe cómo lidiar con ellos. Vamos a ver qué pasa con tanto renacimiento.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.