Pobrecitos los parapolíticos

30 de marzo del 2011

Grilletes a los parapoliticos

Los parapolíticos presos han protestado, han pedido su traslado de celda o de cárcel, se sienten incómodos, las reglas de disciplina –si es que las hay– les molestan, sus noches son solitarias y largas, las comidas (a pesar de ser de chef) los indigestan, el gimnasio que usan no es lo suficientemente moderno, los televisores plasma y sus señales de cable no los satisfacen, sus fiestas con licores finos y manjares pedidos a domicilio a los mejores restaurantes de Bogotá o de otros lugares del país no los llenan, los servicios médicos del reclusorio no son suficientes para consultar una simple migraña, un guayabo o una indigestión.

Pobrecitos estos presos que se quejan a diario de “los malos tratos” a los que son sometidos por parte de los agentes del INPEC y su director. Sí, qué horror que los despierten a la media noche y les hagan allanamientos a sus suites como a los demás detenidos, porque mientras a los de alta seguridad les encuentran armas y drogas, y uno que otro celular, a estos les encuentran trago, películas, televisores plasma y, por supuesto, celulares Blackberry con los que se pueden comunicar con el mundo exterior sin ninguna limitación.

Claro está que mientras uno que otro pillo desde las cárceles se dedica a extorsionar, nuestros políticos presos siguen manejando hasta el menor asunto, sus fortunas y sus votos untados de sangre.

Y mientras estas pobres víctimas se quejan de esos malos tratos en sus celdas, por cuenta de la violencia de las FARC, de las BACRIM, de los paramilitares y sus cómplices los políticos, en este país deambulan como fantasmas 4 millones de colombianos desplazados que perdieron sus tierras en manos de estos criminales.

Sí, 4 millones de conciudadanos que fueron víctimas de todos aquellos que los sacaron de sus parcelas con la complicidad de los políticos, del gobierno anterior, de algunos notarios corruptos y de los paramilitares y la guerrilla.

Por eso, cualquier sentencia que tenga que ver con la parapolítica es poca, porque eran precisamente los congresistas los que debían haber legislado para recuperarle sus tierras a todos estos millones de colombianos. Pero no, no lo hicieron porque detrás de esas usurpaciones estaban sus propios intereses.

Por eso me parece que más bien a estos políticos condenados, en vez de trasladarlos de prisión, deberían sacarlos con grilletes a las carreteras, a trabajar en la reparación de las mismas.

Insisto: ojalá en la reforma al régimen penitenciario que presentará el gobierno se  revivan los grilletes –no los electrónicos para que los criminales se paseen por ahí–, sino los pesados, los de las cadenas, para que se los pongan a los parapoliticos mientras construyen las vías que ellos ayudaron a robarse y entiendan de una vez por todas cómo viven los desplazados de Colombia, cargando sus pesados grilletes, sin haber cometido delito alguno.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO