Hace años…

27 de enero del 2011

En este 2011 un sinnúmero de efemérides tendrá particular relieve. Por ejemplo, en el campo de la música, se completarán dos centurias exactas del nacimiento de Franz Liszt quien dejó un invaluable legado de obras para piano, canciones y poemas sinfónicos, y como hace un siglo falleció Gustav Mahler, otro gran compositor y director de orquesta cuyas sinfonías cambiaron la música sinfónica, sin dejar de lado sus magistrales ciclos de canciones, las orquestas de todo el mundo, incluso las colombianas, harán los correspondientes énfasis. El rey Federico El Grande de Prusia, compositor de hermosas piezas, y el autor francés de ópera Ambroise Thomás muy reconocido por Mignon y Hamlet, nacieron hace 100 y 200 años respectivamente. Hace cuatro siglos murió Tomás Luis de Victoria, el más célebre polifonista del Renacimiento español. En cuanto a intérpretes, la legendaria contralto austriaca Ernestina Shuman-Heink y la muy recordada, hasta en la repostería, soprano australiana Nellie Melba vieron la luz hace 150 años, mientras que el gran tenor sueco Jussi Bjorling lo hizo hace 100.

Las fechas significativas en el campo literario permitirán el acercamiento a la obra de  grandes escritores mediante conferencias, ensayos, ediciones críticas y, de ser el caso, puestas en escena. Esto último ojalá ocurra, en estos andurriales, con los trabajos de Tennesse Williams, soberbio dramaturgo americano, de cuyo nacimiento se cumple un siglo. En mayo hará media centuria que se suicidó otro americano grande, Ernest Hemingway, Premio Nobel de literatura en 1954. Y hablando del Nobel, también se conmemoran 150 y 100 años de los natalicios del poeta y filósofo indio Rabindranath Tagore, premiado en 1913, y del novelista egipcio Naguib Mahfouz ganador en 1980. El pasado día 18 hizo 75 años que falleció Rudyard Kipling,  galardonado en 1907, quién escribió el admirable Libro de la Selva. También en enero, rico en aniversarios, se cumplieron 50 años de la muerte de Dashiell Hammett, padre de la novela negra, y 450 del nacimiento del filósofo y escritor inglés Francis Bacon. En abril, el mundo entero hablará del italiano Emilio Salgari, autor de inolvidables novelas de aventuras, quien falleció 1911.

La aportación hispánica es notable: el asturiano Gaspar Melchor de Jovellanos ensayista, poeta y dramaturgo de la ilustración, sucumbió en 1811; el poeta sevillano Gustavo Adolfo Becquer, nació hace 175 años; el gran gallego don Ramón del Valle-Inclán, novelista, dramaturgo y poeta angular del modernismo, murió hace 75 años poco antes de una guerra que habría de llevarse, en ese mismo 1936, al entrañable poeta granadino Federico García Lorca y al comediógrafo gaditano Pedro Muñoz Seca. En junio celebrará su centésimo cumpleaños el novelista argentino Ernesto Sábato, contemporáneo por pocos meses del narrador indigenista peruano ya fallecido José María Arguedas. Al unísono con el citado onomástico se recordará la defunción de otro gran porteño, Jorge Luis Borges, hace 25 años y, un mes después, el primer centenario de la muerte en 1911, en París, del bogotano Rufino José Cuervo eximio filólogo de la lengua española.

En la pintura se conmemorarán los nacimientos del posimpresionista uruguayo Pedro Figari y del surrealista chileno Roberto Matta hace 150 y 100 años. De igual manera cumplirían una centuria de nacidos varios talentos inmortalizados en la pantalla: los directores norteamericanos Nicholas Ray y John Sturges; las actrices Jean Harlow, Ginger Roggers y Lucille Ball, la inmortal Lucy de la televisión; el actor Lee J. Cobb; el compositor italiano de bandas sonoras Nino Rotta y  los mexicanos Cantinflas y Jorge Negrete. Los políticos, para bien o para mal, se referirán a los centenarios de Ronald Reagan y de Georges Pompidou que vinieron al mundo en 1911. La historiografía se ocupará del gobierno de Abraham Lincoln y de los inicios de la Guerra de Secesión hace 150 años, y de la Guerra Civil Española hace 75; se celebrará el bicentenario de la independencia del Paraguay y acaso se haga hincapié en el sesquicentenario de L´Osservatore Romano, eje del poder mediático del papado, que surgió poco después de la unificación de Italia, nación que también cumple 150 años y que hubiera sido impensable de no extinguirse el poder territorial de la Iglesia. ¡Unas por otras! En todo caso, subrayar las efemérides, cuando lo ameritan, entretiene, sorprende e instruye.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO