Hacia un país “sin problemas”

29 de septiembre del 2018

En su pequeña, pero elocuente, obra “Estado fuerte o caudillo”, publicada en Bogotá en 1961, el filósofo Mario Laserna, fundador y rector de la Universidad de los Andes, decía algo que aterriza muy bien en el tema de fondo de la columna de hoy: “Generosos y prudentes hacia las generaciones futuras, solucionemos los problemas de […]

Hacia un país “sin problemas”

En su pequeña, pero elocuente, obra “Estado fuerte o caudillo”, publicada en Bogotá en 1961, el filósofo Mario Laserna, fundador y rector de la Universidad de los Andes, decía algo que aterriza muy bien en el tema de fondo de la columna de hoy: “Generosos y prudentes hacia las generaciones futuras, solucionemos los problemas de la presente sin atrevernos a solucionar los de toda la historia. Dejemos a quienes nos han de seguir la responsabilidad de solucionar sus problemas […]”.

La cita viene a cuento de las molestias y preocupaciones de todo género que a diario sufrimos los habitantes de este país único, Colombia, de las que hablamos en tertulias, foros, redes y medios, molestias y preocupaciones que nos golpean y no se resuelven: huelgas, atentados, secuestros, pobreza, desempleo, etc. De ahí que, atendiendo la recomendación de Laserna y las inquietudes que el panorama suscita, quiero referirme a diez aspectos
críticos comunes y a las soluciones óptimas, pensando en un país sin problemas, sin dificultades, sin angustias. ¡En un paraíso…! Por ejemplo:

● ¿Está muy nervioso porque su hija de 16 años anda enredada en las redes sociales con amistades que la incitan a cosas “raras”? Estese tranquilo: todas las redes sociales serán controladas según las directrices de nuestro Partido (no es difícil saber cuál), de tal modo que nadie tenga acceso a ellas sin el permiso del Partido, y sin que tanto las redes como las personas dejen de estar vigiladas por expertos de la Guardia Revolucionaria, encargada de que el Paraíso vaya cogiendo forma.

● ¿Lo perjudican los taponamientos de carreteras que de tanto en tanto hacen algunos grupos? No sufra. El problemita terminará cuando el Partido llegue al poder y disponga la apertura a sangre y fuego de las vías obstruidas y la concentración de los responsables en campamentos rurales de nivelación ideológica.

● ¿Le molesta que sus hijos estén sin clases por las huelgas de los maestros? No se preocupe. Con el Partido el temita se acaba porque todo el magisterio tendrá que ir en la dirección que indiquen los intereses de la Revolución, la cual no señala nada distinto a prohibir las huelgas “de por vida”. ¿O cuándo ha visto usted una, por ejemplo, en la gloriosa Cuba socialista?

● ¿Le inquieta que en su empresa los trabajadores estén sindicalizados? Mantenga la calma, compañero. Por un lado, su empresa pasará a manos del Partido, que la entregará a los operarios y, por el otro, habrá cero sindicatos pues el verdadero es el Partido. Es que ya no habrá necesidad de defender a la clase obrera: ¿defenderla de qué, si será el paraíso proletario?

● ¿No lo deja dormir la ansiedad por sus niños recién nacidos o muy pequeños? Pierda cuidado: el Partido se apropiará de la patria potestad y dispondrá de instituciones especiales para atender a su crecimiento dentro de las ideas de la Revolución. Ellos pasarán a formar los “clubes de pioneros” de donde salen los futuros dirigentes. El principal afán del Partido es conservar el poder para el pueblo por los siglos de los siglos.

● ¿Tiene úlcera por los jóvenes de hoy, tan loquitos y “desvirolados”? Eso será cosa del pasado: según sus edades y géneros, el Partido los reunirá a todos en la Juventud Revolucionaria, donde recibirán educación militar e ideológica basada en los sagrados principios de nuestros Guías Eternos. ¡Y santo remedio!

● ¿Sufre porque su vivienda carece de comodidades básicas? Ese puntico lo tenemos muy claro: los apartamentos, las casas, las mansiones y las fincas de los capitalistas y sus secuaces serán expropiadas por la Revolución y compartidas por el pueblo. No obstante, las mejores pasan a manos de los jefes y los compañeros del Partido y de los camaradas que vengan de otros países revolucionarios, pues, como reza el dicho, “el pan ha de ser Partido”.

● ¿Dice que está en desacuerdo con la fuga de cerebros? Pues claro, compañero. El Partido prohibirá los viajes de todos los ciudadanos y sólo se permitirá la salida de aquellos que señalen expresamente los jerarcas de la Revolución.

● ¿Ve inaceptable que haya tantos partidos y movimientos políticos luchando por los votos del pueblo? Tiene la razón, pero, a partir de nuestro triunfo, sólo existirá el glorioso Partido de la Revolución, formado por los ciudadanos mayores de 18, quienes votarán libremente sólo por los candidatos que digan nuestros comandantes y jefes. Los demás partidos y movimientos desaparecerán por ser innecesarios o enemigos del pueblo.

● ¿Vive bravo porque los medios de comunicación dicen muchas mentiras? Tranqui, camarada, tranqui. En cuanto alcancemos el poder, los directores y periodistas no afines al Partido serán internados en “campos de ajuste ideológico y trabajo compensatorio”, y todos los medios serán manejados por los colectivos según las directrices infalibles del Partido.

La anterior es apenas una pequeña muestra de las líneas de trabajo que pueden identificarse en dirección hacia una Colombia “sin problemas y preocupaciones”… Tal vez usted se pregunte qué debe hacerse para alcanzar esas y otras maravillas. Muy simple: votar por las petras y los petros humanos, verdes, rojos, amarillos, patrióticos, comunes, decentes y demás cuentos. ¿Cómo la ve desde la eternidad, doctor Laserna?

INFLEXIÓN. Algo nos dirá el proverbio chino: “Excava el pozo antes de que tengas sed”.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO