¿Hasta cuándo presidente Duque?

¿Hasta cuándo presidente Duque?

11 de marzo del 2019

“¿Hasta cuándo presidente Duque?” escribí indignado, en mi muro de Facebook, al enterarme de nuevos asesinatos de soldados y civiles perpetrados por los narcoterroristas del ELN, a lo que alguien respondió:

“¿Presidente Duque? El que dejó el rancho ardiendo fue Santos. Nos vendió, humilló a los militares y le dio vida a la guerrilla que día a día sigue matando soldados y civiles inocentes”.

A esa persona le aclaré que no era propiamente un reclamo al presidente sino la expresión y el clamor de muchos. Sabemos muy bien que los ocho años de gobierno de Santos dejaron al país en una situación catastrófica y que el lugar de ese despreciable personaje no es el de la audiencia a la que fue invitado por sus amigos -cómplices de algunas de sus jugadas más oscuras- de la Corte Constitucional, sino el de un estrado judicial en donde responda por sus múltiples delitos que bien le merecen la cárcel.

El presidente Duque tiene el apoyo de los colombianos -las encuestas cada vez le son más favorables- lo que le permite asumir actitudes enérgicas frente al crimen. A los cabecillas del ELN, luego del terrible atentado del 17 de enero contra la Escuela General Santander, no les ha pasado nada de nada y siguen orondos dirigiendo un grupo criminal que atenta a diario contra los colombianos y su medio ambiente. Todo se quedó en amenazas contra ellos sin ninguna acción concreta con lo que se han envalentonado para continuar asesinando y secuestrando sin piedad.

Pero este es sólo uno de los problemas del país que reclaman acciones inmediatas. Presenciar la farsa de la audiencia sobre el glifosato da grima y, para rematar, ver a tres magistrados reunidos con Santos poco antes de la tal audiencia sería suficiente motivo para tomar cartas en el asunto sin seguir pegados a leguleyadas, e iniciar inmediatamente las fumigaciones sobre las casi 300.000 hectáreas de coca cultivadas. Un plan enérgico contra ese flagelo que lleve a acabar de raíz con el maldito negocio del narcotráfico sería un paso fundamental en la construcción de un país en paz que pueda tomar la senda del progreso.

Otro motivo para preguntarle al presidente “¿Hasta cuándo?” es Venezuela. Luego de una arremetida diplomática las cosas se han venido enfriando, como lo esperaban Maduro y sus compinches. Cuando el perro ladra no muerde, pensarán esos miserables. La intervención militar internacional no da espera siendo conscientes de que están torturando a todo un pueblo de la manera más infame. En Venezuela ser pobre significa no tener que comer y el 94% de los venezolanos están sumidos en la pobreza, según datos del BID, y ahora, sin luz ni agua, sus sufrimientos se agrandan de manera dramática. El presidente Duque lideró la movida diplomática y cuando alguien se compromete así tiene que ser hasta las últimas consecuencias. Marco Rubio dijo que se venía lo peor para los venezolanos y no dudamos que ese terrible pronostico se está haciendo realidad. “Las personas sufrientes de Venezuela ahora están solo a unos días de la más severa escasez de alimentos y combustible que la nación jamás haya enfrentado”, dijo el senador Rubio un día antes de que se iniciara el apagón que ya lleva días.

Esperamos del presidente Duque, ante situaciones tan graves, acciones inmediatas. Por ejemplo, si se inicia ya una arremetida contundente contra el narcotráfico se tendrían efectos claros en muchos de los problemas por resolver en el país pero también ayudarían a la caída de la dictadura chavista. La mitad de la coca de Colombia sale por una Venezuela convertida por el chavismo en un narcoestado que propicia el trafico y se beneficia de sus altos ingresos.

Y en Colombia, la inseguridad, la corrupción, el mal desempeño de la economia, los problemas graves de la salud, las malas relaciones internacionales, los daños al medio ambiente, la politiquería y hasta la pésima formación educativa serían atacados al emprenderse una estrategia global contra el narcotráfico.

No sólo los colombianos sino el mundo entero quedaría agradecido con el presidente Duque si corta de tajo la gangrena del narcotráfico e impone la legalidad que fue el pilar fundamental de su campaña.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.