¿Hay división en el Centro Democrático?

¿Hay división en el Centro Democrático?

18 de enero del 2017

Dice la FM que “hay división en el Centro Democrático en torno al nombre del general Óscar Naranjo. Para algunos es considerado como un traidor, pero para otros, como el senador Iván Duque, se trata de una designación acertada del presidente Santos”. Esa supuesta división ya sea por el nombramiento de un nuevo vicepresidente o por cualquier otra cosa es motivo de noticias, artículos y notas de opinión en distintos medios poco amigos del único partido de oposición al ilegitimo gobierno de Santos. Los medios se han ocupado como nunca en hablar de Naranjo o de la Economía Naranja o de lo que sea para “defender” al senador Iván Duque, y su precandidatura a la presidencia de Colombia, de los “ataques” de sus copartidarios.

En la entrevista en La Hora de la Verdad que le realizó Fernando Londoño a Iván Duque salió a colación el tema del debate en el Senado de la República al nombramiento del vicepresidente elegido por Santos. El senador propuso que se hiciera dicho debate de cara al país y no hizo ningún “elogio” al general de los que reseñaba la FM.

No es ningún secreto que algunas actuaciones, escritos y comentarios de este precandidato han sido blanco de cuestionamientos por parte del medio digital Periodismo sin Fronteras. Ricardo Puentes, Lia Fowler y Eduardo Mackenzie han escrito serios artículos dedicados a criticar duramente a Iván Duque y los medios afectos al gobierno han querido mostrarlo como ataques desde el Centro Democrático, algo totalmente falso.

Esa es una trampa en la que no vamos a caer. Es comprensible que en una contienda por la candidatura a la presidencia se presenten disputas y que ellas sean motivos de discusiones y enfrentamientos entre los simpatizantes de uno u otro aspirante, pero que eso signifique que el Centro Democrático se encuentre dividido es otra cosa.

Tengo la certeza de que el senador Duque sabrá aclarar, a su manera, los señalamientos vengan de donde vengan pero muy especialmente aquellos que surjan de críticos al interior de su partido político o de personas cercanas a él. Por ese lado no veo ningún problema. Un joven y talentoso político cuya hoja de vida es impecable no tiene nada que temer y ya sea en declaraciones o bien por medio de sus actuaciones que dará respuesta a sus detractores y todo quedará aclarado en su momento.

Que de esta situación se quieran aprovechar los amigos del régimen para que vayamos divididos a la contienda electoral, no es de extrañar.  Eso es tan sólo el comienzo de las múltiples triquiñuelas que nos tocará presenciar, ya conocidas algunas de ellas durante la contienda electoral  pasada que, a pesar de toda la maquinación del sátrapa y sus compinches, logramos ganar sobradamente.

Las diferencias bien administradas son motivo de unión y, en mi percepción personal, ahora estamos más unidos que en 2014 cuando no teníamos la fortaleza ni la cohesión que hoy tenemos como partido. Es con la unión que podemos potenciar esa fuerza para enfrentar la terrible situación a la que hemos sido arrastrados y de la que vamos a salir cueste lo que cueste.

Con la gallardía que han demostrado en su vida pública los tres precandidatos del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, Carlos Holmes Trujillo e Iván Duque y la tan conocida de Álvaro Uribe lograremos salir más unidos que antes de esta confrontación. No estamos para juegos ni para caprichos personales, el reto es inmenso: salir del atolladero al que nos han metido. Situación más grave que la que se vive hoy en Colombia no se ha visto en su historia. El reto es grande y se necesita grandeza para asumirlo.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.