Hay que olvidarse del clima como lo conocemos

17 de julio del 2019

Opinión de Greenpeace

Hay que olvidarse del clima como lo conocemos

*Por Silvia Gómez, directora de Greenpeace Colombia

El cambio climático ya no es una amenaza lejana. Hubo un momento en el que pensamos que era un problema para las generaciones futuras. Hoy ya no: el cambio climático está aquí y está empeorando rápidamente.

Un estudio recién publicado en el medio de difusión científica PLOS, realizado por investigadores del Instituto Federal Suizo de Tecnología, revela importantes alteraciones en el clima de las principales ciudades del mundo para el año 2050. En el caso de Colombia, el clima de Cali será como Bangui, la capital de la República Centroafricana y Bucaramanga como Cebu en Filipinas. Mientras tanto, Cartagena y Barranquilla tendrán el mismo clima que la venezolana Maracaibo. Otra confirmación más de que el cambio climático no para de avanzar.

El informe, que tomó como base un incremento optimista del aumento de temperatura en el planeta de “solamente” 1.4 grados centígrados, revela que 77% de las principales ciudades del mundo experimentarán variaciones climáticas importantes, alzas en sus temperaturas, cambiando su fisonomía y asemejándolas a otras urbes ubicadas a miles de kilómetros de distancia y mucho más cercanas al trópico.

En el caso de Cali, por ejemplo, el estudio advierte que habrá un alza de temperatura de 3 grados centígrados respecto del mes más caluroso y de un 1.8 grados más en el mes más frío. Mientras tanto, en Bucaramanga, el alza será 2.6 grados respecto del mes más caluroso y de 2.4 grados más sobre el mes más frío. Para Barranquilla se espera que la temperatura aumente 1.6 grados centígrados respecto del mes más caluroso, mientras que en Cartagena será de 2.1 grados.

El clima de Madrid en 2050 se parecerá al que ahora tiene Marrakech, Londres al de Barcelona, Buenos Aires al de Sidney, Berlín al de Canberra y Moscú al de Sofía. Respecto del 23% de las ciudades restantes, el informe explica que éstas se ubican más próximas a los trópicos y que por esta razón mantendrán, en general,  temperaturas parecidas a las actuales, aunque enfrentarán períodos más extensos de lluvias y sequías.

Este informe es otra confirmación de que las cosas serán muy distintas en el futuro y que debemos olvidarnos del clima tal como lo conocemos. Es una prueba más de que enfrentamos una emergencia climática de grandes proporciones y que la solución es ser ambiciosos y dar pasos decisivos para contener la emergencia climática que enfrentamos.

La propagación de estas olas de calor apunta al cambio climático como un factor claro, aún cuando tenemos 1 grado de calentamiento desde la era preindustrial. La perspectiva de lo que podría suceder si las temperaturas suben más allá del objetivo de 1,5 grados establecidos en el acuerdo climático de París es impensada. Por eso, los gobiernos de todo el mundo deben priorizar el tema en sus agendas: ya no es abstracto, los efectos del cambio climático se sienten y se ven. El cambio climático está sucediendo aquí y ahora, y tiene grandes efectos en nuestra región. Acelerar la transición hacia energías limpias y renovables es más urgente que nunca. Deforestar y abrir más reservas de petróleo, gas y carbón es condenar al mundo a impactos climáticos devastadores. El momento de actuar es hoy: apostemos a las energías renovables.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO