ICBF y licitación basuras a la sombra de los Nule

3 de abril del 2011

ICBF y la mega-licitación de basuras cada  vez más a la sombra de los Nule. La  directora del ICBF manifestó a la W respecto a lo afirmado en esta columna la semana pasada que Edmundo del Castillo – ex jefe  jurídico de Palacio, en tiempos de Uribe- “no había tenido nada que ver” con la contratación de los Nule, esto es de la firma Ponce  de León Asociados para la auditoria de la bienestarina, o mejor de la `molestarina`, pero que su hermano, Gabriel del Castillo, quien heredó el mismo contrato por vía de cesión, sí.

Tal afirmación en nuestro parecer carece de veracidad toda vez que no se explica cómo puede asumir o ser cesionario o heredar Gabriel del Castillo funciones como abogado dentro de un contrato respecto del que jamás hubiere tenido nada que ver Edmundo del Castillo. Esto por el contrario reafirma  la continuidad innegable dentro de los dos desempeños profesionales. Dicho contrato  de “… servicios  profesionales con el fin de apoyar a la secretaria general en temas derivados de las actividades misionales del ICBF”, por valor de 95 millones de pesos,  cuyo interventor era la secretaria general, iniciado con fecha  15/03/2007, terminación 25/12/2007 y registro presupuestal 339, fue el que comenzó Raimundo y continuó –heredó su hermano-Gabriel del Castillo, quien esta semana se vió obligado a renunciar, cuando sabía  que la estantería se le venía abajo.

Además se contradicen Raimundo del Castillo y la directora del ICBF pues el contrato de interventoria de la binestarina hacía “parte de las actividades misionales de la secretaría” del ICBF. Cómo asesorar al Instituto y hallarse ajeno, sin declararse impedido en absoluto dado que participaban las empresas de sus amigos y vecinos por varios años – como el mismo lo ha aceptado- e incluso una de sus socias, como es  Rina Mendoza, la esposa de Miguel Nule. Edmundo del Castillo  además  estuvo tan involucrado con el contrato, a pesar  de que lo ha negado tanto él como la directora del ICBF, que incluso personalmente asistió a una  de las visitas programadas oficialmente en desarrollo de tal  proceso contractual  -concurso de méritos-  a Cartago.

Nadie se atrevería a pensar que fue casual su presencia  en tal lugar y en tal momento. ¿Cómo explicar entonces su rol dentro de tal visita? Y además,  ¿cómo explicar que Edmundo del Castillo asesoró a la secretaría general durante el proceso de elaboración de pliegos pero que no tuvo que ver nada con los mismos…entonces que tipo de asesoría aportó, si precisamente ese es uno de sus fuertes? ¿Fue entonces una corbata mientras estuvo Edmundo y un trabajo cuando llegó Gabriel del Castillo? … ¿Por qué Edmundo y la Directora del ICBF se reunieron en privado – y no en sus oficinas- y ella fue a la residencia de él antes de las declaraciones públicas de la misma?

¿Por qué la directora del ICBF no dijo una sola palabra con relación al concurso de méritos 001 de 2011 donde a diferencia de todas las entidades públicas decidió que las hojas de vida no eran importantes, que no se deberían mostrar sino después de adjudicado el contrato, y no antes…lo cual claramente  atenta contra la meritocracia, la transparencia, la selección objetiva, y el derecho de contradicción  opacando la “urna de cristal” ofrecida por el gobierno del presiente Santos? ¿Por qué le teme y huye a la meritocracia la dirección del ICBF…?

Por qué razón el ICBF se empecina y mantiene con los Nule el contrato de interventoría de la bienestarina, a diferencia de la gran mayoría de instituciones públicas que provocaron la cesión de tales contratos o declararon la caducidad de los mismos, pese a que se halla plenamente demostrado que tres empresas del grupo concursaron simultáneamente junto con una de las esposas de Miguel Nule, socia de la otra y de Edmundo del Castillo al menos en un aceptado negocio previo en Miami.

A la sombra de los Nule también en Bogotá corre pierna  arriba la licitación más cuantiosa de la ciudad por valor superior a dos billones de pesos, para  adelantarla por la directora de la Uaesp, Miriam Margoth Martinez Diaz –testigo dentro del proceso de pérdida de investidura que promovemos en representación de RED VER contra Germán Olano por el cartel de la contratación ante el Consejo de Estado-, quien al mismo tiempo tiene que responder en proceso verbal esta misma semana el proceso verbal por irregularidades y falsedades en la adjudicación del relleno sanitario Doña Juana, donde  no se puede descartar la posible injerencia de cartel de la contratación, y ya le hemos dicho a la justicia en qué sentido. Hemos denunciado penalmente a tal funcionaria y su comité  evaluador y asesor que permitieron o se prestaron para semejante esperpento donde la licitación misma  habría sido  `de relleno`.

Hemos solicitado a la Procuraduría, Contraloría, y demás entes de control  que se adopten medidas preventivas como aplazar el proceso, suspender a la funcionaria por el riesgo que entraña para este nuevo proceso contractual,  y un acompañamiento preventivo riguroso, para evitar que la misma servidora se vuelva a pasar por la faja estas mismas instancias con vocación de contención del desgreño administrativol. ¿Es que acaso la ciudad  ni la justicia ni los órganos de control son capaces de devolverle la sensatez contractual a la ciudad?…

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO