Iguarán dice que Colmenares tiene ofuscada la mente

24 de julio del 2012

El abogado Mario Iguarán desmiente a Luis Alfonso Colmenares pero lo excusa “porque tiene ofuscada la mente”, en referencia a las denuncias sobre una supuesta reunión privada con la juez que después dejó en libertad a Carlos Cárdenas, a quien la Fiscalía considera cómplice en la muerte del joven universitario Andrés Colmenares. Iguarán celebra que […]

El abogado Mario Iguarán desmiente a Luis Alfonso Colmenares pero lo excusa “porque tiene ofuscada la mente”, en referencia a las denuncias sobre una supuesta reunión privada con la juez que después dejó en libertad a Carlos Cárdenas, a quien la Fiscalía considera cómplice en la muerte del joven universitario Andrés Colmenares.

Iguarán celebra que su defendido Cárdenas goce hoy de libertad “porque —sostiene— su sonrisa tímida, es la risa de la inocencia”.

¿Y qué distancia hay entre la inocencia y el cinismo?

—Yo creo que están bien lejos. La inocencia puede llevar a unas manifestaciones que algunos pueden interpretar como cinismo, pero es que la inocencia da tranquilidad de conciencia y no lo altera a usted. Así como los padres de Colmenares sufren y padecen la inexplicable ausencia de su hijo, también los padres de Carlos Cárdenas (porque lo he vivido) sufren y padecen la situación de su hijo inocente.

»Es una familia que no tiene la prosapia, ni los abolengos, ni los apellidos que dicen que tienen. Es una familia, permítame, del común, normal, la familia tipo colombiana, que no están aferrados a ningún poder de apellidos o dinero. Solamente están aferrados a un Dios, para que le dé luz a la justicia y se pueda resolver este caso.

Iguarán ratifica que no se reunió con la juez tercera de garantías, María del Carmen Vallejo, que dejó en libertad a Carlos Cárdenas, relacionado con la muerte de Andrés Colmenares.

—Le doy mi palabra, —asegura Iguarán. —No me reuní ni dos minutos, ni cinco, ni cuarenta minutos como dicen el señor Colmenares y su abogado, el doctor Lombana. Nos presentamos al despacho e inmediatamente pasamos, esperamos en una sala de audiencias pequeña que estaba enseguida, pero no tuvimos ningún intercambio con la señora juez.

En su estilo pausado, con voz casi paternal y lenguaje poético, Iguarán manifestó:

—Yo entiendo el dolor y sobre todo el dolor del alma, que es tan profundo, y más si se relaciona con los hijos. No sólo hiere el corazón sino que ofusca la mente. Y eso es lo que pasa con el señor Colmenares: tiene ofuscada la mente. Recuerdo haberlo visto en la sala de audiencias, una sala pequeña que se encuentra enseguida del despacho del Juzgado Tercero. Allí me encontraba con mis investigadores, con mis abogados auxiliares y asistentes, y entran el doctor Lombana y el señor Colmenares.

¿Por qué cree entonces que Luis Alfonso Colmenares está diciendo que él lo vio a usted entrando al despacho de la juez?

Por lo que le digo. No voy a tildarlo de otra manera, no voy a dar calificativos, cuando alguien está faltando a la verdad, pero ahí está la propia juez que lo podrá decir.

¿Qué relación tuvo alguna vez con la juez en referencia?

Ningún tipo de relación. No ha sido asociada, no hemos tenido ningún vínculo personal. Es la relación que puedo tener, pero sobre todo el respeto que debo tener sobre cualquier funcionario judicial.

¿Usted la conocía?

Creo que debo haberla conocido, aunque no la podría identificar de manera directa. Yo no fui solamente Fiscal General, fui viceministro de Justicia y en esta última condición tuve muchos diálogos con la rama judicial. También fui procurador, fui director de la Escuela Rodrigo Lara Bonilla, que es la encargada de capacitar y formar a los magistrados y jueces de este país y a los funcionarios y empleados de los despachos y además la encargada de adelantar los cursos para ingresar a la rama Judicial.

No sé si una circunstancia de esas, si una entrega de esas a la administración de justicia, hoy me la puedan enrostrar para decir que no puedo ejercer mi profesión. Lo importante es que la ejerza con dignidad, con respeto. No sé si reunirme con una juez sea falta o no, pero quiero decirle que si yo tuve una conversación con la juez, si intercambié con la juez ideas, experiencias, vivencias, de este tema o cualquier otro antes de la audiencia, que la consideren la peor de las faltas.

¿No sesga cualquier proceso tanto poder suyo sobre antiguos funcionarios y subalternos?

Al frente teníamos un fiscal que fue mi discípulo, que fue subalterno mío en la Fiscalía, el señor Antonio González. Podría decirse que con su presencia no hay objetividad en el proceso, que no hay imparcialidad. Pero ustedes lo han visto aguerrido, estudioso, empeñado en que no se diera la libertad, empeñado en que no se reconocieran mis argumentos.

Por otro lado, el abogado de las víctimas, es uno de los abogados más prestigiosos, de más reconocimiento no solo en la academia sino en la rama Judicial. Bien podrían estar diciendo que no hay igualdad de cargas. Debo tomarlo más bien como un reconocimiento inmenso pero inmerecido, que me pudieran estar haciendo, pero no es así.

¿Cuáles fueron las razones esgrimidas por usted, que condujeron a la juez a la decisión de dejar en libertad a Carlos Cárdenas?

La ley, el Código, permite a cualquiera de las partes, incluso a la defensa, pedirle a un juez que revoque la medida de aseguramiento, cuando hay una información, unos elementos probatorios que ya no permiten inferir razonablemente que la persona que está encarcelada, pueda ser autor o partícipe.

Nosotros encontramos documentos que nos permitieron generar esa dudas que llevan a que la señora juez tome la decisión, por el principio de que la duda se resuelve a favor del sindicado y le concedió la libertad a Carlos Cárdenas, acusado por alguien lleno de maldad.

El testimonio del testigo Ayola desgastó a la justicia, la desvió, haciendo más complicado el camino para llegar a la verdad. Estos testigos que dicen en muchas oportunidades que les dieron plata para guardar silencio, que insisten en que estaban esperando más plata, hoy se aparecen diciendo que el cargo de consciencia los lleva a colaborar con la justicia. Un poco más de respeto y consideración con los padres de Luis Andrés. Alegan además unas amenazas que son válidas tenerlas en cuenta pero que tampoco han sido verificadas.

¿Cómo ha visto usted la actuación de la Fiscalía en este expediente de Colmenares?

Tengo que ser consecuente con lo que prediqué cuando era Fiscal y lo que le predicaba a mis fiscales, incluido el Doctor González. Yo no le puedo pedir al Doctor González que sea imparcial. Siempre me escucharon la cantaleta de que los imparciales tenían que ser los jueces, no los fiscales. Por eso entiendo a la Fiscalía, es su trabajo y celebro que continúe con la investigación. Eso es lo que le corresponde a la Fiscalía. Lo que estaba diciendo es que en un sistema constitucional como el nuestro, que privilegia la libertad personal, no se puede encarcelar a alguien con un testimonio como el del señor Ayola.

¿Usted cree que la Fiscalía se equivocó en el caso Cárdenas?

Lo que me corresponde a mí es demostrarle a la Fiscalía que Carlos Andrés Cárdenas Gómez, no es responsable en el supuesto de que estemos frente a un homicidio.

La Fiscalía dice que ustedes obtuvieron ilegalmente los documentos con respecto a Ayola, para desacreditarlo a él como testigo…

La propia Procuraduría, en la audiencia misma cuando se hizo esa afirmación tan delicada, recordó que hubo autorización, que la propia Procuraduría asistió y es por eso que la juez dijo: “la información que hoy se enrostra aquí para pedir esta revocatoria de medida de aseguramiento, fue una información legalmente obtenida”.

¿Usted sostiene que Andrés Colmenares fue asesinado, o murió en un accidente?

Yo creo que la justicia debe contar con nosotros para coadyuvar a que se sepa la verdad y no solo los familiares, sino toda Colombia, pueda conocer la verdad.

¿Usted conoce el dictamen forense de Máximo Duque?

Hay una necropsia que dice que en el cuerpo no hay hematomas, que no hay escoriaciones, ni heridas en el tórax, en el abdomen, ni en la zona de los glúteos ni los genitales; en las extremidades superiores no hay huellas que evidencien defensa o lucha, habla de las extremidades inferiores con unas escoriaciones solamente en las rodillas.

Respecto a la necropsia en el cráneo, donde se dice que no hay hematoma o sangrado, fractura o traumas en huesos como el parietal, los temporales y el occipital. Pero también hay gente que ha dicho lo contrario. Hay un doctor Rubén Darío Angulo, que dijo que sí hay fracturas. Pero mire que esto lo dijo en la televisión y no en la investigación. Son aspectos que hay que entrar a considerar con la cientificidad que merece.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO