Ineos y Egan Bernal

31 de julio del 2019

Opinión de María Piedad Villaveces

Ineos y Egan Bernal

El pasado sábado 27 de julio, a eso de las 10a.m., tuvimos la feliz noticia: El Colombiano Egan Bernal era el ganador “virtual” del Tour de Francia. La emoción de la noticia se confundía con la incertidumbre de no entender muy bien cómo podían hablar de un  ganador sin haberse terminado la carrera. Después de varias explicaciones sobre los detalles del Tour, comprendimos el término “virtual”. Y el domingo, desde tempranas horas de la mañana, acompañamos al corredor a la última etapa del Tour en la que se confirmaba que era el ganador de la Vuelta a Francia. 

Ese domingo, la alegría de ver a un colombiano en el primer lugar del podio de la carrera de ciclismo más importante del mundo, era gigantesca. Las notas del himno nacional hicieron que a muchos se nos derramaran las lágrimas. Ese muchacho, de apenas 22 años, había logrado lo que muchos ciclistas, desde los años 90s, habían ayudado a construir.

Con esa emoción, busqué más información sobre INEOS, la empresa que apoya al equipo de Egan Bernal. Sentía que debía conocer a esa empresa cuyo nombre no era tan conocido como MOVISTAR o SKY y agradecerle por haber apoyado a un joven talento del ciclismo colombiano. Buscando encontré que INEOS es una empresa británica muy fuerte en el sector de la industria petroquímica. Su radio de acción se expande a 26 países del mundo. INEOS, genera materiales primarios esenciales para la producción de pinturas, plásticos, textiles, medicamentos o teléfonos celulares. 

Indagando aún más, identifiqué que el dueño de la petroquímica INEOS es Jim Ratcliffe, el hombre más rico del Reino Unido. Que, entre otras cosas, le ha apostado a la explotación de minerales como el gas y el petróleo con la técnica del “Fracking”. Para Ratcliffe el Fracking es extremadamente segura y ampliamente probada. El uso del Fracking permitió que Estados Unidos pudiera garantizar grandes reservas de gas y de petróleo. Para Ratcliffe, estas reservas generan progreso y seguridad a Norteamérica. Ratcliffe ha sido criticado, entre otros, por los habitantes de Yorkshire por el uso de esa técnica que ha sido prohibida en Francia y Alemania por las consecuencias ambientales que tiene. 

Ratcliffe se escuda en la necesidad de proyectar el futuro con base en el conocimiento científico. Sin embargo, su argumento no tiene en cuenta las tensiones ambientales que la técnica del Fracking produce y se ha negado a buscar un diálogo para llegar a una concertación.  En el siglo XXI, temas como la investigación y la innovación responsable (Responsible Research and Innovation), son relevantes para el fortalecimiento de sociedades basadas en el conocimiento. Por ello, ver a magnates como Ratcliffe escudados en los presupuestos de la ciencia del siglo XX, resultan anacrónicos y arrogantes. 

El nombre del equipo de ciclismo INEOS no debe relacionarse sólo con el promotor de unos deportistas de primera, sino que debe abrir un debate sano y argumentado sobre la necesidad de usar Fracking para garantizar estabilidad energética frente al impacto ambiental que pueda causar. El Fracking, como cualquier otra fuente de energía sustentada en la explotación mineral, debe surtir consultas científicas, sociales, económicas y ambientales que analicen las consecuencias de su uso o de su no uso. 

En la sociedad del conocimiento ni INEOS, ni ninguna otra empresa podrá seguir patrocinando deportistas para limpiar prácticas que generen impacto ambiental o social. Lo anterior, debido a que hoy el acceso a la información permite un escrutinio público y una valoración ética de las acciones de las empresas.

La reflexión anterior, no desdice la grandeza de la hazaña de Egar Bernal y lo orgullosos que estamos los y las colombianas por haber logrado ser el primer colombiano ganador del Tour de France.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO