Inició era Trump

21 de enero del 2017

Ante los ojos del mundo se posesionó Donald Trump, el más polémico empresario, como presidente del país más poderoso.

opinion

Ante los ojos del mundo se posesionó Donald Trump, el más polémico empresario, como presidente del país más poderoso, en medio de escaramuzas de protesta, pero también de grandes esperanzas, porque Estados Unidos y otros países fueron afectados por el desbarajuste político, social y económico que se derivó de la permisividad de Obama con el terrorismo comunista y sus disfraces de paz.

Los primeros años del siglo XXI quedaron marcados por la ofensiva para la resurrección del comunismo, muerto de muerte indigna junto al Muro de Berlín en 1989 y junto a la URSS en 1990, luego de mostrar el fracaso de sus teorías económicas; la corrupción de sus dirigentes y la pauperización y opresión de sus ciudadanos.

En 1991 Fidel Castro, multimillonario y arcaico representante de ese régimen, que había intentado exportar la violencia de su revolución al África y a Latinoamérica, fundó el Foro de Sao Paulo con varios partidos de izquierda y grupos terroristas, para usar la infiltración política en lugar de las armas, con el objetivo de apoderarse de los países del continente.

La estrategia dio resultados: en 1999 cayó Venezuela con Hugo Chávez y luego 11 países más, en los  cuales los mandatarios socialistas cambiaron la constitución, se atornillaron al poder, se enriquecieron y empobrecieron a sus pueblos, con tal demagogia y populismo, que muchos oprimidos hasta les dan las gracias por el hambre, la injusticia, la incertidumbre y la miseria que les hacen sufrir.

La resurrección comunista no fue aislada. El mismo Papa, abanderado históricamente de los oprimidos, se alió con los déspotas y los opresores, y se apartó de los pobres, aunque de boca para afuera siguió abogando por ellos. Para Francisco, Castro merecía un abrazo y las FARC su bendición, como angelitos e idealistas revolucionarios. Obama por su parte, también hizo viaje expreso a La Habana para congraciarse con los verdugos de Cuba, los Castro, y suprimió la única esperanza de libertad, la política de Pies secos, pies mojados (wet feet, dry feet policy) cerrando la posibilidad de los cubanos para escapar del régimen.

Siguiendo la línea, Obama cohonestó la inaudita corrupción del gobierno Santos y su pisoteo a la Constitución Nacional, su desprecio por el pueblo que dijo No a su capricho de entregarle el país a las FARC, pero se le impuso dictatorialmente, bajo la mirada complaciente del presidente norteamericano.

Donald Trump no es  aguas tibias, Le dijo a Obama las verdades en la cara y anunció mano dura contra el terrorismo, específicamente contra el islámico, al que advirtió que lo erradicará de la faz de la tierra.

Finalizó, por lo menos en Estados Unidos la era de blandenguería. Esperemos  que Trump cumpla sus promesas y que entienda que todos los terroristas son iguales.

@mariojpachecog

www.mariojavierpacheco.com

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO